Filiberto García

Conque mucha Mongolia” “¡Pinche Mongolia!”

Filiberto García, desde la calle de Dolores en la ciudad de México, desenreda un complot internacional para asesinar al presidente de Estados Unidos John F. Kennedy.  Y Rafael Bernal, (México 1915 – Suiza 1972), prolífico y cosmopolita escritor, nos lo cuenta en El complot mongol (1969), tal vez la primera novela policíaca mexicana y la primera novela de espías .

La novela ha sido valorada por sus contenidos sociológicos y psicológicos, y por su espléndida narración que en tercera persona va introduciendo los monólogos de Filiberto García. Bernal logra sendos retratos de personajes paradigmáticos de los sesenta: “el licenciado”, “el coronel”, el ruso de la KGB, el gringo del FBI, los chinos de Dolores y por supuesto “el matón”, Filiberto García, siempre con un “pinche” en la boca.

Filiberto García tiene 60 años, pistolero y matón desde tiempos del presidente Obregón cuando lo único que se necesitaban, dice,  “eran huevos, ahora títulos“, desentraña una intriga internacional para asesinar al presidente de Estados Unidos durante su visita a México. Filiberto había sido contratado por el licenciado para trabajar con el ruso y con el gringo: los chinos van a matar al presidente de Estados Unidos, los rusos se enteran en Mongolia y avisan sobre este complot.

Reminiscencias de la revolución mexicana, clichés, parodias, muertos y medio millón de dólares en billetes de “50” y el siempre atrayente fondo del mundo de los chinos de Dolores: de Liu y su tienda, donde vive Martita, de Pedro Yuan, donde juegan al pókar y del café Cantón de Wang. Buenísima y muy, muy divertida!!!!

 Rafael Bernal, México D.F 1915 – Suiza 1972.

Rafael Bernal. El complot mongol. México:  Joaquín Mortiz/SEP, Lecturas Mexicanas Segunda Serie, núm 7, 1985. 214 págs.