Detective CHICA Thóra GudmundsdóttirMatthew Reich

El último ritual  Last Rituals  

El thriller es sin duda el género que más nos conecta con habitantes de coordenadas diferentes a las nuestras. En este caso, Islandia, el país con menor población del mundo: 320 000 habitantes en un área de 103 000 km2.  La República de Islandia se establece en 1944 (anteriormente había sido parte de Noruega y de Dinamarca) y su capital Reykjavik es la capital más al norte del mundo. Para la década de los noventa llegó a considerarse como una de las más desarrolladas naciones y actualmente ocupa el número 13.  Su lengua es el islandés que pertenece a la familia de las lenguas germánicas y se caracteriza por su complejidad morfológica; su alfabeto se escribe con el alfabeto latino y está formado por 32 letras; no existen la C,Q,W y Z, hay 7 vocales con signo diacrítico y tres letras propias: Ð/ð, Þ/þ y Æ/æ, aparentemente difícil de pronunciar.

Yrsa Sigurðardóttir ha escrito varias novelas que tienen como protagonista a la abogada islandesa Thóra Gudmundsdóttir y al alemán Matthew Reich.  Viven en Reykjvik, la capital de Islandia en la que parece que todos sus habitantes están relacionados de alguna manera. En su primera novela Thóra tiene treinta y seis años, es madre divorciada de una niña de seis y un joven de dieciséis que muy prematuramente la convierte en abuela, tiene un despacho con un socio y una secretaria muy irritante. Sus casos la llevan a todas partes de la pequeña isla ofreciendo un panorama de las peculiaridades de uno de los lugares más fríos y grises del planeta, describiendo sus paisajes, sus ciudades y aludiendo a su muy peculiar tradición cultural y sobre todo lengua. En lo social apreciamos más cosas en común con otros países, en especial las consecuencias de la crisis financiera que sufrieron en 2008 y la descripción, sin concesiones, de sus instituciones. Pero es en la presentación de los personajes y las relaciones humanas y familiares que los lectores de otras latitudes encontramos muchas cosas en común.  Este es el contexto en que la autora desarrolla historias de suspenso muy bien estructuradas que parten de situaciones aparentemente fantásticas que poco a poco se van esclareciendo. Las novelas de la serie de la abogada Thóra son: Last Rituals (2007); My Soul to Take (2009); Ashes to Dust (2010); The Day is Dark (2011); I Remember You (2012); Someone to Watch Over Me (2013).

 Last Rituals

La primera novela de la serie Last Rituals, en español El último ritual,  sucede  a finales de 2005. Thóra acaba de iniciar su práctica privada con su socio de nombre Bragi, mayor y más experimentado y Bella, la secretaria interesante por irritante: fea, gorda y desaliñada, gruñe en vez de contestar, grosera, pero imposible de correr porque es la hija del casero quien puso como condición su contratación para alquilarles las oficinas.

Thóra estudió leyes en la Universidad de Berlín. Uno de sus profesores la recomendó con  Amelia Guntlieb para que apoyara a Mathew Rich quien a nombre de la familia se encontraba en Reykjvik para investigar el asesinato de su hijo Harald Guntlieb,  alumno de la facultad de Historia en la Universidad de Islandia. La familia estaba no creía que el asesino fuera el joven amigo de su hijo que había sido arrestado.

Harald Guntlieb estaba obsesionado con el tema de la quema de brujas en Islandia y en Alemania durante los siglos XVI y XVII. Sus asesores eran el Professor Thorbjörn Ólafsson y un célebre Dr. Gunnar Gestvík, jefe del departamento de Historia de la Universidad de Islandia. Tanto el Dr. Gunnar como Harald estaban muy interesados en un manuscrito del siglo XV llamado “Malleus Maleficarum”, “El martillo de las brujas” que supuestamente había sido llevado a Islandia para aventarlo en el cráter del volcán Hekla.  En la realidad el libro existe y  es un tratado sobre la persecución de las brujas, escrito por dos monjes llamados Heinrich Kramer y Jacob Sprenger, que ha sido fuente e inspiración de novelas y películas. En la Edad Media se consideraba al infierno como un lugar real, en los intestinos de la tierra y supuestamente su entrada era el cráter del volcán Hekla.  Según Elisa, la hermana, Harald había ido a Islandia buscando ese infierno y lo había encontrado.

Harald es un personaje muy peculiar, con una historia familiar que de alguna manera explica su actitud ante la vida. Se había hecho tatuar y lacerar todo su cuerpo y lideraba un grupo de estudiantes obsesionados por “sexo, magia negra, drogas y más sexo”: Marta Mis Eyjólfsdóttir, Brjánn Karlsson, Halldór Kristinsson, Hugi Thórisson y el acusado, Bríet que más que sus amigos, parecían sus discípulos, lo que explica el hecho de uno de ellos le haya sacado los ojos.

Autor Yrsa Sigurðardóttir. Islandia. 1963.

FichaYrsa Sigurðardóttir.  Last Rituals. An Icelandic Novel of Secret, Symbols, Medieval Withcraft, and Modern Murder.  United States: HarperCollins Publishers Inc. e-books. 2009. Kindle Amazon. 

                                                     

Someone to watch over me

 La última novela traducida al inglés de Yrsa Sigurdardottir es Someone to watch over me cuyo título podría traducirse como “Alguien que me cuide” o “Alguien que vele por mí”, pues todavía no aparece en español.  La trama está estructurada en dos historias que al encontrarse se explican, aunque una de ellas podría resultar fantástica y la otra muy dolorosa porque su contexto es la situación personal, familiar y,social, incluyendo la responsabilidad del estado,  de las personas con alguna severa discapacidad como el síndrome de Down, parapléjicos, autistas o enfermos en coma.

El lunes 4 de enero de 2010 Josteinn Karlson preso por pederastia en la Unidad de protección psiquiátrica de la prisión de Song en Islandia,  manda llamar a la abogada Thóra para solicitarle se encargue de apelar la sentencia de otro de los reclusos. Jakob Grimheidor es un  joven de veinte años con síndrome de Down, acusado de haber prendido fuego a un centro para discapacitados en el que estaba internado y durante el cual murieron cinco personas, entre ellas Tryggvi, un joven autista hijo de Einvardur Trygguason, importante funcionario del Ministerio de Justicia islandés, Lisa una joven en estado de coma que al realizarse la autopsia encontraron que estaba embarazada y el vigilante nocturno Fridleifur. ¿Cuáles son las intenciones de Karlson, nos preguntamos los lectores?

Esta novela presenta una severa crítica de la política gubernamental por los recortes económicos y la falta de apoyo en este caso a las instituciones de asistencia médica y, específicamente, hacia los enfermos con alguna discapacidad, algo que pasa en todas partes.  Esta falta de apoyo no sólo se explica como un efecto de la crisis económica que sufrió Islandia en 2008, sino como consecuencia de cambios en los valores humanos, situación que se puso en evidencia con el incendio en la residencia comunitaria para discapacitados. Unos años antes de la crisis se había construido esta residencia con el equipo más moderno y con la idea de establecer un tipo de residencia integral para personas con distintos tipos de discapacidad.  Lamentablemente por los recortes presupuestarios y la falta de integridad burocrática se cometieron ciertas omisiones en los sistemas de seguridad y de vigilancia de los pacientes.

Como las otras novelas de la serie, la autora nos mete a la casa de Thóra (sabemos  que en Islandia la gente vive preferentemente en casas) donde viven su hijo de diecinueve años Gylfi, la joven madre de su hijo Sigga y el nieto Orri ya de dos años y medio; la hija de diez años Sóley; Matthew es su pareja y vive con ella y al principio de este libro se mudan los padres de Thóra, en una fácil convivencia.  También somos testigos de la descomposición del matrimonio de Berglind cuando Magga, la niñera del pequeño Pési, fue atropellada por un carro que huyó y dejó a la joven muerta tirada enfrente de la casa.  Y la aparentemente normal vida familiar de la familia de Tryggvi, su padre Einvardur, su madre Fandis y una hija adolescente llamada Lena.

Y como siempre pasa en estas reseñas, decir más es estropear la aventura de la deducción  de los futuros lectores a través de las investigaciones de Thóra, de sus pláticas y reflexiones con Matthew y por supuesto de los omnipresentes mensajes de texto, correos electrónicos y Facebook de nuestros días,  en una trama que le va revelando la cadena de vínculos o conexiones al lector atento (o activo).

  Autor Yrsa Sigurðardóttir. Islandia. 1963.

FichaYrsa Sigurðardóttir.    Someone to watch over me. Great Britain: Holder & Stoughton. 2013. 483 págs.