Hong Ju

 

“–Doctor Hong, usted, cuyas deducciones son tan impresionantes como las de Sherlock Holmes, ¿pudiera ayudarnos a ver con claridad lo que ha sucedido aquí esta noche? –¡Es muy simple! En mi opinión, no sucedió nada absolutamente”.

Crímenes de Sangre de He Jiahong (Beijing, 1953), es un thriller que nos va llevando de la mano en la reconstrucción de un crimen cometido once años atrás, y en su resolución con apego a los procedimientos judiciales chinos. Porque el personaje principal Hong Ju es un abogado, como su creador He Jiahong, prestigiado especialista en el procedimiento penal y de criminología. De origen manchú, He Jiahong vivió la época de la Revolución Cultural de Mao Zendong; trabajó como chofer de tractor y maestro en una granja en el noreste de China. Estudió Derecho en Beijing y su doctorado en la Universidad de Northwestern en Estados Unidos. Actualmente es profesor de Derecho en la Universidad Renmin en Beijing.

La historia de Crímenes de Sangre empieza en Beijin en 1994, cuando Hong Ju es contratado por el hermano mayor de un joven injustamente encarcelado once años antes por la violación y asesinato de una joven. En 1983 Zheng Jianguo vivía con su hermano mayor y trabajaba en una granja colectiva cerca de la pequeña ciudad de Binbei en la provincia de Heilongjian, en el noreste de China. Una noche su vecina, la joven Li Hongmei, quien también vivía con su padre y su hermana, fue violada y asesinada.  Gu Chunshan y Wu Hongfei, oficiales del departamento de Seguridad Pública que estaban en la región investigando las actividades de otro joven Xiao Xiong, hijo de un antiguo derechista, se apresuraron a inculpar a Zheng Jianguo.

El abogado Hong Jun viaja a la ciudad de Binbei, recorre la región en tren, visita la granja, localiza a la hermana y al padre de la joven. Investiga acuciosamente, resolviendo interesantes enigmas. Un puñal, los exámenes forenses de la década de los noventa, dos tipos de sangre, los trayectos ferroviarios, una aparición en la cueva del Oso, otro asesinato en una habitación cerrada.

La narración fluye fácil y yo diría muy gratamente, con descripciones de la vida de la ciudad, la provincia y el campo de China en las décadas de los ochenta y noventa del siglo XX.  La montaña de Daxing’an y la cueva del Oso y la cacería; los “centros de ocio” baños saunas muy sofisticados; los salones de baile; los restaurantes; las costumbres, entre ellas las formas de relación entre personas. La traducción de la novela refleja la forma respetuosa de cómo se tratan las personas chinas, siguiendos códigos como agregar al nombre el adjetivo “mayor” por respeto y “hermana”. En notas de páginas se leen algunas explicaciones sobre las expresiones llenas de imágenes de la lengua hablada.

A propósito, me llamo Hong Jun: Hong como cuando decimos hong shui meng shou –las peores catástrofes– y Jun como en qian jun yi fa –solo tiene un pelo . ¿Y usted cómo se llama? –Mi nombre es Bao, pero todo el mundo me llama Gigantesco Viejo Bao” .

En Crímenes de Sangre hay historias de amor y de redención, pero no sólo de los personajes, sino de la historia China.

A lo largo de mi larga vida, viví varias épocas de la historia de nuestro país. Bajo el reino de la dinastía manchú, los pequeños diablos extranjeros no nos consideraban como seres humanos: se servían de los Orochong como cobayas para sus experimentos bacteriológicos, y más de un millar de los nuestros dejaron allí la vida. El Kuomintang no fue muy bueno. Aprovechando el hecho de que no sabíamos leer, sus soldados nos engañaban de todas las Solo después de la llegada al poder del Partido Comunista nosotros comenzamos a vivir mejor.

Crímenes de Sangre originalmente publicada en chino en 1994, está traducida al francés, al inglés y al español.  Es la primera de cuatro de la serie del abogado Hong Jun de Beijing:

  • Crime de sang / Hanging Devils / Crímenes de sangre
  • Le mystérieux tableau ancien
  • L’énigme de la pierre œil de dragon
  • Crimes et délits à la bourse de Pékin / Black Holes / Crímenes y delitos en la Bolsa

He Jiahong. Beijing, 1953

He Jiahong. Crímenes de sangre. China Intercontinental Press. 2015. 525 págs. Edición de Kindle.