Terror

 

No voy a revelar aquí el por qué Lars Koch derribó el avión. Lars Koch era un joven comandante de la Fuerza Aérea alemana, acusado de que

… el 26 de mayo de 2013, a las 20.21 horas, disparó un misil aire-aire que derribó un avión de pasajeros tipo Airbus Industrie A320-100/200, número de vuelo LH 2047 de la compañía Lufthansa, que volaba entre Berlín y Múnich, y que las ciento sesenta y cuatro personas que se encontraban a bordo murieron.

Terror.  Una obra de teatro (2015), de Ferdinand von Schirach (Alemania, 1964) es una obra de teatro en dos actos que ya ha sido representada en varios países desde su estreno en Berlín en 2015. En la escenificación de la Gran Sala de lo penal número dieciseís de la ciudad de Berlín se ubican los personajes: el juez, la secretaria, la fiscal, el abogado defensor, el acusado y la mesa de los testigos.  En la representación teatral se comienza cuando el juez se dirige a los espectadores personificando al jurado. En el drama escrito, nosotros, los lectores somos los jurados:

Sólo ustedes tienen competencia para juzgar aquí, ustedes son los escabinos, el jurado popular que hoy decidirá la suerte del acusado Lars Koch. La ley les concede el poder de decidir el destino de un ser humano.

El juicio de Koch presenta un caso de gran complejidad moral con distintas y contradictorias facetas. Los argumentos presentados por el juez, la fiscal y el abogado defensor, reflexionan sobre las amenazas al Estado, específicamente en el caso de la  piratería aérea y de los actos terroristas. Se discute la contravención de órdenes superiores militares.  Se justifican los principios constitucionales y el Estado de Derecho, “Con el derecho sucede lo mismo que con la amistad: no vale para nada si sólo existe cuando las cosas van bien”.  Se argumenta sobre la posibilidad de que exista certeza en cuestiones morales y sobre la dignidad del individuo en relación con que  el “Estado no puede jamás compensar una vida con otra. Ni tampoco con cien mil vidas”. 

El juez, la fiscal y el abogado defensor, fundamentan sus alegatos en los grandes pensadores como Immanuel Kant y en las resoluciones judiciales en casos similares, en otros tiempos y en otros países. Al final de los alegatos, el juez se dirige al jurado y Ferdinand von Schirach deja que los asistentes a la representación y que nosotros los lectores, demos el verdicto de culpable o inocente.

“Desde el punto de vista jurídico deben saber lo siguiente para tomar su decisión: no cabe la menor duda de que el acusado cometió el acto. Tampoco lo ha negado el abogado defensor. Deliberarán, pues, acerca de si el acusado debía contravenir las obligaciones impuestas por el Tribunal Constitucional Federal y la Constitución. Ése es el meollo de la cuestión”.

 

Completa esta original y profunda reflexión sobre el Derecho, un texto titulado el “Discurso con motivo de la concesión del premio M100 Media Sanssouci a Charlie Hebdo”.  En 2011 las oficinas de la revista “Charlie Hebdo” en París, fueron incendidas por terroristas en venganza por la publicación de una caricatura del profeta Mahoma en su portada. En 2015 dos hombres entraron a las oficinas y mataron a once trabajadores de la editorial.  La reflexión de este discurso se pregunta ¿Qué le está permitido a la sátira, a las caricaturas? “La medida en que los actos terroristas ponen en peligro los valores de la democracia… la advertencia de Benjamin Franklin tiene en la actualidad más validez que en su tiempo: «Quien abandona la libertad para ganar seguridad, acabará perdiendo las dos.»”

 

Ferdinand von Schirach (Alemania, 1964) es un abogado defensor en la ciudad de Berlín.  Crímenes, (en alemán Verbrechen, 2009) es su primer libro. No es un libro de ficción, sino la extraordinaria narración de once casos reales en los que participó como abogado defensor (en el prólogo dice que ha participado en más de setecientos casos). En 2010 publicó Culpa (en alemán Schuld), y en 2011, su primera novela, El caso Collini (en alemán Der Fall Collini). Todos han sido un éxito en ventas y traducidos a muchos idiomas.

Ferdinand von Schirach, Alemania, 1964.

Ferdinand von Schirach.  Terror. Barcelona: Ediciones Salamandra. 2019. 160 págs. Edición de Kindle. Título original en alemán: Terror. Publicada en 2015.

 

 

Crímenes

Crímenes, (en alemán Verbrechen, 2009) no es un thriller propiamente dicho, ni Ferdinand von Schirach es el detective, es un abogado defensor. En todos los casos hay un crimen, un culpable y una resolución. Son once relatos con las historias personales de los que participan en cada caso; pero en el momento en que empieza a intervenir como defensor y sin que el lector sea consciente, pasa de la tercera a la primera persona para, con su voz ir explicando las complejidades del sistema penal y  el papel de policías, abogados, fiscales, jueces, jurado, testigos, médicos forenses, esto es, todos los actores del crimen. Al mismo tiempo va cuestionando, opinando y siempre deja cerrado el caso.

Tal vez lo que más sorprende, es su habilidad para captar la esencia de cada historia y hacer notar que la justicia puede tener diferentes facetas.  Y, nada fácil, simplificar y hacer muy interesantes las descripciones de lo que en la vida real son engorrosos juicios y complicados procedimientos penales. Todos los criminales son presentados en sus contextos y con su historia personal, familia, amigos o colegas así como el papel de los jueces, jurados y testigos.

El marido que asesina a la esposa, los ladrones “buenos” víctimas de gángsters; la historia trágica de hermanos. Los criminales lo mismo son alemanes que inmigrantes, legales e ilegales, refugiados, profesionistas o prostitutas y narcotraficantes y los motivos amor o dinero. Para el abogado defensor no importa si él cree que su defendido es culpable, lo que importa es  defenderlo y no hacer preguntas cuya respuesta no conozca.

 

 Ferdinand von Schirach, Alemania, 1964.

 Von Schirach, Ferdinand. Crímenes. Barcelona: Salamandra. 2011. 187 págs.