Anatomy of a Scandal, Anatomía de un escándalo (2018) de Sarah Vaughan (Inglaterra), es un thriller parte judicial y parte psicológico. La parte judicial narra el juicio contra un subsecretario del gabinete del Primer Ministro inglés cuando una joven asistente lo acusó de haberla violado en un ascensor de uno de los pasillos de la Cámara de los Comunes.  La parte psicológica retrata a los protagonistas, desde sus tiempos de estudiantes en los años noventa.

“Britain’s most fanciable MP had sex with his female aide in a lift in the Commons, the Daily Mail can exclusively reveal. “James Whitehouse, a junior Home Office minister and confidant of the prime minister’s, conducted his affair with his parliamentary researcher in the Palace of Westminster. The married father of two also shared a room with blonde Olivia Lytton, 28, during the party conference.”

“This is me: Kate Woodcroft, QC; criminal barrister; member of the Inner Temple; a highly experienced specialist in prosecuting sexual crimes; forty – one years old; divorced…; single…; and childless”.  La abogada de la parte acusadora, Kate Woodcroft, Q.C, relata lo que va sucediendo en el juicio que se desarrolló entre 2016 y 2018.  Y el narrador en tercera persona va describiendo las personalidades y las vidas del acusado James Whitehouse y de su esposa Sophie Greenaway.  “Mr. Whitehouse’s wife, Sophie, granddaughter of the 6th Baron Greenaway of Whittington… Sophie Greenaway. That’s who this is. One of the beautiful ones who had slipped effortlessly into college life…”  Y a través de las vivencias de un cuarto personaje, Holly Berry, quien fuera compañera de Sophie a principios de los años noventa, se completa la historia de un violador más, al irse intercalando episodios de la vida de los entonces alumnos en la universidad de Oxford.

“Why ask her about James and Tom ? The press are obsessed with their relationship and each time they raise it she fears they’re digging around about the Libertines..” se pregunta Sophie. “Los Libertinos” era el nombre con el que se hacían llamar un grupo de jóvenes aristócratas, entre ellos el Primer Ministro, Tom Souther y su subsecretario más cercano, el aristócrata, guapo y carismático James Whitehouse.

“Her husband is a stranger . Not only a narcissist who dismisses the truth if it suits him , who thinks it is flexible , but — and the horror comes crushing down on her — someone who is guilty of rape.”

NOTA del 10 de octubre de 2018 con una advertencia: el siguiente párrafo puede estropear la lectura de quien no haya terminado de leer este libro.

A veces la ficción es igual o menos terrible que la realidad. Las semanas pasadas el mundo presenció una muy dramática controversia en el Senado de Estados Unidos. Brett Kavanaugh, el candidato del presidente Trump para ocupar la Corte Suprema, fue acusado por una mujer, Christine Blasey Ford, de abuso sexual, más de treinta años antes y en circunstancias tan parecidas a las de esta novela, que sí no ésta no se hubiera publicado primero, parecería estar basada en este caso.  Las autoridades, el presidente, el FBI y el senado desoyeron a Christine Blasey Ford, de la misma manera como el mundo desoye a la mayoría de las mujeres que han sufrido el abuso sexual en todas partes y que se han atrevido a denunciarlo. Igual que a las protagonistas de esta novela.

Sarah Vaughan. (Inglaterra)

Sarah Vaughan. Anatomy of a Scandal: A Novel. New York: Atria/Emily Bestler Books. Simon & Shuster. 2018. 401 Pags. Kindle Edition.