Bernie Gunther

La serie con el detective alemán Bernhard, Bernie, Gunther, comprende 14 novelas de detectives desarrolladas en contextos políticos y sociales históricos.  Las primeras tres forman la trilogía Berlin Noir (1989-1991). En 2006 Philip Kerr (Escocia, 1956-2018)  continuó la serie con once novelas más.  Las tramas se desarrollan en un periodo de alrededor de veinte años de la vida en Alemania.  Cada novela suele narrar dos historias, que se desarrollan en diferentes años.

Bernie Gunther es uno de los grandes detectives de la novela negra. Lo que lo define es ser un berlinés. Es sarcástico, rudo y cínico; cómo no serlo si tuvo que servir al régimen nazi.  Es un hombre desencantado tratando de mantener sus principios.

Peleó en la Primera Guerra; perdió a su primera esposa en la pandemia de influenza de 1918; durante once años fue detective de la división de homicidios, la Kriminalpolizei de Berlín y durante un tiempo, y de mala gana, fue un oficial de la Gestapo. Renunció en 1933 cuando los Nacionalsocialistas tomaron el poder. En 1936 está trabajando como investigador privado; bebe y fuma, acaso demasiado. Y odia por parejo a los “ivanes”, los “frogs” (franchutes), los “brits”, los “amis”, y sobre todos ellos, a los “krautz”.  Bernie Gunther es algo así como “el buen policía” en medio del horror nazi.

Prussian Blue  (“azul de Prusia”, nombre de un pigmento de ferrocianuro), es el título de la  novela 12 de Philip Kerr .

Kerr imagina la vida diaria durante dos épocas, la germano-nazi, y después durante la alemana-Stasi (órgano de inteligencia de la extinta República Democrática Alemana). Hay crímenes, traiciones, escándalos sexuales, fraudes financieros, metanfetaminas y asesinatos.

En el mes de abril de 1939, Gunther es llevado por oficiales de la Gestapo ante Reinhard Heydrich el jefe de las SS.  Ese mismo día lo envía a Obersaltzberg, en la región de Baviera.  Ahí, enmarcada por los Álpes Bávaros, Adolf Hitler se había construido una residencia nombrada “Berghof”, el escaparate de su distopía alpina. En el pueblo cercano de Berchtesgaden se formó una sociedad afín al régimen. En la terraza de Berghof, el ingeniero Karl Flex, había sido asesinado con un tiro de escopeta que nadie sabía de donde salió.  Gunther tenía que investigar y resolver el asesinato antes que llegara Hitler a celebrar su cumpleaños cincuenta. Si falla, el archienemigo de Heydrich, Martin Bormann, el jefe del estado mayor y secretario de Hitler, se posicionaría mejor con Hitler.

La segunda historia sucede en 1956 e inicia en Villefranche, en la Costa Azul.  Su antiguo colega Fredrich Korsch, quien trabaja para la Stasi en Alemania Oriental, lo busca y le dice que debe tomar el siguiente tren a Londres. Que recibirá una ampolleta de thallium con la cual deberá envenenar a una agente doble, alguien que lo había traicionado.  Gunther sube al tren, pero para escapar.  La Stasi lo persigue en todo su periplo, cambia trenes, roba bicicletas, camina por los sembradíos, duerme en establos, para llegar a la frontera de Alemania Occidental.

Gunther lucha por su vida en un mundo polarizado. Sus habilidades son la evasión y la observación, claves para su supervivencia. Con ingenio se enfrenta a los antagonistas, en dos momentos del estado alemán y se las arregla para mantener su integridad moral y seguir siendo un detective eficaz que trabaja dentro de la ley.

Philip Kerr. Edimburgo, Escocia 1956-2018.

Philip Kerr. Prussian Blue (A Bernie Gunther Novel). New York: Penguin Publishing Group. 2017. 528 pages. Kindle Edition.