Theodore Tate

Five Minutes Alone (2014) del escritor neozelandés Paul Cleave (1974), es el cuarto libro de la serie del detective Theodore Tate.  Mientras el gobierno de Nueva Zelanda está en el proceso de instaurar la pena de muerte, dos detectives de la policía de Christchurch, la tercera ciudad más importante después de Auckland y Wellington, se sienten atrapados en un sistema que parece proteger más a los criminales que a ellos.  No sin cierto humor, sus conflictos internos son transmitidos a través de Theodore Tate y de un narrador omnipresente.

I haven’t seen Schroder in a while. He’s different now. Difficult to talk to. Difficult to be around. After the explosion that almost killed Kent, Schroder tried tracking the Carver himself. He found him too—but for his efforts, Schroder took a bullet to the head and the Carver escaped. It almost killed him, and for a while we were both in comas at the same time. That’s when the media called us the Coma Cops…

En Christchurch conocían a los detectives Theodore Tate y Carl Schroeder como los “detectives comatosos”. Ambos habían caído en estado de coma como resultado de las heridas sufridas al enfrentarse a los criminales que investigaban. Durante los últimos años, la ciudad había estado amenazada por una serie de asesinos y violadores psicópatas, “… the Christchurch Carver, the Burial Killer, the Gran Reaper, even Melissa X..” y el violador Dwith Smith.

El día en que Theodore Tate cayó en coma, su esposa Brigit había despertado después de que ella misma había estado varios meses en estado en coma. Un automovilista borracho, de nombre Quentin James, había matado a Emily, su pequeña hija, y herido gravemente a su esposa, quien quedó con secuelas mentales como pérdida de la memoria y depresión.

Theodore Tate pudo reincorporarse a la policía, pero Carl Schroeder, quedó con una bala alojada en alguna parte de su cerebro que en cualquier momento podría moverse.  Carl Schroeder había tomado una de esas “decisiones imposibles” en un enfrentamiento con un criminal, por lo que fue despedido ignominiosamente y perdió a su familia. Insensible al hambre y al frio, se pasaba los días hablando con una araña en la pared, recordando su “antiguo yo” y pensando en “su nuevo yo”, “…the Old Him has gone , replaced by the New Him , and the New Him is all about acceptance…”

Dwith Smith había violado atrozmente a Kelly Summers, su joven vecina.  Juzgado y sentenciado a once años de prisión, salió libre a los cinco años.  El “nuevo yo”de Carl Schroeder reflexiona desde el sillón de su casa mirando a la araña. ¿Por qué, un criminal como Dwight Smith tuvo derecho a una segunda oportunidad? ¿Por qué un hombre que había atacado tan violentamente a una joven podía tener una vida mejor que él, el policía? Vigila a Kelly Summers y confirma sus sospechas. Dwight Smith entró nuevamente a la casa de la joven y cuando está a punto de violarla otra vez, lo detiene el ex policía. Kelly Summers le pide a Carl Schroeder que la deja sola con Dwight Smith cinco minutos. 

But the Old Him has gone , replaced by the New Him , and the New Him is all about acceptance .

Why should a guy like Dwight Smith get a second chance at hurting people ?

He was evolving. Why should Dwight Smith get to live a better life than him? Or that of the woman he had attacked? Why should? The answer was simple—he shouldn’t.

Tate duda cuando se descubren los restos de Dwight Smith, parecía que se había suicidado, pero no tenía sentido haberse suicidado después de su liberación, en tal caso lo hubiera hecho al ingresar a la prisión. ¿Por qué ponerse enfrente de un tren en movimiento si acababa de recuperar su libertad?

“ There are two likely scenarios , ” he says . “ The first is Dwight Smith sat down on the train tracks and let the train scatter him into the breeze . ”

“ The second is somebody put him there . Our victim raped a woman five years ago…”

Otros violadores y asesinos en libertad aparecerán muertos.  En los medios se habla del “hombre de los cinco minutos”, un superhéroe, la gente ama los superhéroes. Y Tate se cuestiona,

“…Yes , I’m a cop again , yes I’m back on the force , yes I’m one of the team . But for the last three years , after killing the man who took my daughter away from me , I’ve been off the team . In that time I’ve developed some habits as a private investigator that don’t mesh well with being on the same page…”

Paul Cleave, Nueva Zelanda. 1974.

 

Paul Cleave. Five Minutes Alone: A Thriller (Christchurch Noir Crime Series). New York: Atria Books. 2014. 464 pags. Edición de Kindle