Matthew Cave

Las historias de Los crímenes del Ártico (2019) de Mads Peder Nordbord (Dinamarca, 1970),  se van construyendo entre el presente y el pasado, en el entorno casi fantástico de Groenlandia -la segunda isla más grande del mundo después de Australia-, con una población escasa, alrededor de sesenta mil habitantes mayoritariamente de origen inuit, un país con dos lenguas, el groenlandés y el danés, que ha logrado construir su vida en una isla en la que el 77% está cubierta de hielo, témpanos, icebergs, glaciares y muy fría.

Los Crímenes del Ártico empieza en agosto de 2014 cuando se le encarga a el periodista Matthew Cave,  cubrir la noticia del hallazgo de un cuerpo congelado en un glaciar; al día siguiente del hallazgo, se encontró el cuerpo destripado y vaciado del policía que custodiaba el cuerpo congelado que había vuelto a desaparecer. El hielo estaba teñido de rojo.

Matthew Cave investiga la desaparición del cuerpo congelado y el asesinato del policía destripado. Paralelamente se interesa por un caso antiguo, “unos asesinatos bestiales” que se habían cometido en Nuuk en la década de los setenta:  niñas desaparecidas y cuatro hombres asesinados, despellejados y “destripados desde el bajo vientre hasta el esternón” con un “ulu”, el cuchillo con el que se desollaban las focas. Los cuatro asesinados en 1973 habían vivido en los edificios del “Bloque P”, tenían entre treinta y cuarenta años…

Matthew tiene acceso al cuaderno de Jakob, el policía que había sido el encargado del caso, y así las historias de los asesinatos pasados y los recientes se entremezclan, develando la violencia doméstica y la triste historia de las niñas en sociedades aisladas por el extremo frío, hombres y mujeres tratando de sobrevivir en condiciones naturales difíciles de imaginar.

Matthew se enfrenta a amenazas, a otros asesinatos, a complicaciones políticas que se explican por la historia de Groenlandia.  Y al reto que representa la joven inuit Tupaarnaq que recién había salido de la cárcel después de doce años, con su extravante atavío, su rifle antiguo y su ulu, con todo su delgado y musculoso cuerpo cubierto de tatuajes, y su extrarodinaria habilidad para manejar botes y usar el “ulu”.

“De Nuuk no salían ni entraban carreteras.  Nuuk era Nuuk, y todo en torno a la ciudad y sus dieciséis mil habitantes era monte, cielo o mar”.

 

Mads Peder Nordbord. Dinamarca, 1970.

Mads Peder Nordbo. Los crímenes del Ártico. España: Planeta. 2019. 416 págs. Edición de Kindle.