David Stark

Los tres libros del autor inglés Keith Wright* reúnen lo mejor de las buenas novelas policiacas y añaden algo muy especial, ilustran los procedimientos policiales. Sus personajes son el Detective Inspector DI David Stark y todo el equipo de  la División de investigaciones criminales, CID, de la localidad de Nottingham, al norte de la ciudad de Londres.

Las tramas de estas tres novelas se suceden en 1987. Los libros se publicaron originalmente en 1991 y las ediciones que reseño fueron revisadas en 2019 y publicadas por el mismo autor en Kindle.

Con su experiencia de 25 años como detective de la policía inglesa, hay una intención del autor de no dejar nada fuera de la esfera del crimen, los antecedentes, contextos, extraordinarios retratos psicológicos y la recreación del trabajo de los diversos equipos de especialistas que intervienen en las investigaciones del los crímenes, los conflictos entre jerarquías, entre los miembros de los equipos, cuestiones de género y multirraciales.

The Detective Sergeant’s desk was at the head of the DC’s desks, facing toward them. Detective Sergeant Nobby Clarke’s team was at the top end of the office. He was effectively running two shifts, which included, Ashley Stevens, Jim McIntyre, Stephanie Dawson, Charlie Carter, Steve Aston, and the new Aide to CID, Cynthia Walker. Detective Inspector Stark oversaw the whole office, of course.

Wright logra que esas recreaciones formen parte parte de las tramas y así vamos viendo cómo trabaja el equipo de la CID, el de SOCO, “Scenes of Crimes” que son los encargados de recolectar la investigación criminal y de los laboratorios forenses; el de la SOU, “Special Operations Units”; de médicos forenses durante las realizaciones de las  autopsias; o  conocemos la base de datos Holmes, “Home Office Large Major Enquiry System”.  Wright también va aportando datos muy interesantes, como su explicación del método de identificación de huellas dactilares que se desarrolló a partir del “Principio de intercambio de Locard” según el cual “Siempre que dos objetos entran en contacto transfieren parte del material que incorporan al otro objeto” y que  “Todo ser humano deja, o toma, una huella o rastro” .

Keith Wright parece no dejar nada fuera. Intercala capítulos que presentan al criminal, cuidando de no mencionar datos o nombres obvios.  Aquí destaco el interesante perfil del psicópata en Adressed to Kill.

Sentido común, conocimiento de la mente humana y excelentes habilidades como detective son las cualidades del Detective Inspector DI David Stark.  Está en sus cuarenta, es bien parecido, es un esposo y padre de familia tradicional, no había ido a la universidad, no era un súper policía y sufría de ataques de pánico, pero amaba su trabajo, los retos y los enigmas a los que se enfrentaba elaborando listas con sus  “points of interest”: “People in Direct Contact with the Circumstances”, “Questions Arising from Facts Known”.  “Stark was certain that the sum of the answers to these questions added up to the killers’ identity.  All he had to do was fill in the gap”s.

Las novelas de Keith Wright nos meten de lleno en los entresijos del trabajo policial en los años en que todavía no había teléfonos celulares ni pruebas de ADN y el “CCTV” era una novedad,  y ofrecen fantásticos retratos humanos para que nosotros, los lectores, también podamos descubrir al asesino

 

One Oblique One

‘One oblique one at 43 Maple Close.’  The police code word had only one meaning – ‘sudden death’”.

“At approximately 1 a.m. on Thursday 16th July 1987, Walter and Audrey Marriott and their nineteen-year-old daughter Faye were brutally murdered.  Para Stark el “principio de Locard”** y el trabajo forense eran frecuentemente las claves de su resolución y la escena del crimen de los brutales asesinatos de la calle 45 Maple Close, ofrecían numerosos “mini-escenarios” en los cuales se pudieron aislar cabellos, fibras, pedazos de huesos, sangre, excremento, y otros elementos.  Por su parte, la investigación arrojó varios sospechosos, entre ellos los amigos de Faye, la hija de 19 años que había sido asesinada junto con sus padres.

“It could be foppish Charles Lyon, wealthy but pathetic sugar daddy, or Winston Kelly, notorious Rastafarian drug-dealer with psychotic tendencies, or the burglar, who is seen at the location at the time of the offence…”

‘Why on earth would Glover want to kill the Marriott’s and then Paul, for God’s sake?’ se preguntó Stark pues sabía que primero había que encontrar el motivo y recordar siempre su “motto: ‘Go on what you know’”.

**Edmund Locard había sido un criminalista francés (1877-1966), pionero en las ciencias forenses y la Poroscopía, la especialidad de identificación por medio de la comparación de los poros y de las terminaciones de las glándulas sudoríparas que lo que llevaron a desarrollar la identificación de las huellas digitales.

Keith Wright.  One Oblique One. 2019. 307 pages. Kindle Edition.

 

Trace and eliminate

“Trace and eliminate; that felt good”.

Trace and eliminate es la segunda novela con el DI David Stark.

Una mañana de otoño, a las ocho de la mañana, el abogado James Deely recorría la misma ruta de cada día de la semana, de su casa a la oficina, iba escuchando música, pensando en que el esfuerzo para estudiar leyes había valido la pena, amaba su esposa y a su hija, tenía una linda casa y un buen trabajo. Bajó la velocidad ante un hombre que se apareció en medio de la carretera,  ¿un borracho o drogadicto? ¿le hacía señas?. Cuando estuvo casi parado alcanzó a bajar el sonido de la música pero no a darse cuenta que un cuchillo se deslizaba fácilmente a través de su arteria carótida, su tráquea y su esófago y que el vidrio de la ventana se estrellaba cuando el cuchillo salió hacia afuera.

“The killer had not finished. Far from it. In fact, this was only just the beginning. It was a shock to see so much blood gush out from that pathetic bastard’s neck. It was a surprise how easy it had been…. The clever lawyer was dead. He was dead. That made sense. That gave balance. There was more work to do, but now with a renewed confidence; the next one was less of a risk. The next one would be easier. It was just a case of making sure that they were dead, squashed, eliminated from God’s green earth. All that was necessary was to trace his movements, track him down, and finish the job. Trace and eliminate; that felt good”.

En la sala de reuniones de la División de investigaciones criminales, CID,  de la Policía de Nottingham,  David Stark, su superior, el Detective Superintendent Wagstaff, y su equipo comentan que ese día James Deely tenía una cita con un trabajador social de nombre Roy Prentice. “He will have to be traced and eliminated from the enquiry”.

Cuando un hombre fue brutalmente atropellado afuera de un bar, Stark le preguntó al agente de tráfico. ‘Please tell me it’s an accident.’ ‘Sorry, sir, it appears to be a deliberate act. According to a couple over there, the car turned around and went over him a second time, to finish the job.

Para Stark había que vincular ambas muertas; solo sucedían seis o siete asesinatos no domésticos al año, en todo el Condado;  los dos muertos habían asistido al Nottingham Polytechnic, en el mismo año, en el mismo grupo de tutoría y en el mismo grupo de amigos: Jonathon Stacey, Tracey Sewell, Caroline Winner, Mark Winner, David Seaton, Roy Prentice, Stuart Millichip, James Deely.  O sea que dos de ocho antiguos compañeros de escuela yacían muertos en la morgue. Uno de ellos debía ser el asesino y otro, tal vez, sería la próxima víctima.  El “porqué” era la clave, la prioridad, “Find the motivation and we find the killer”.

Keith Wright.  Trace and Eliminate: A novel from the Inspector Stark series. 2019. 412 pages. Kindle Edition.

 

Addressed to Kill.

“The true criminal psychopath cannot be confidently cured; only caged. These tortured souls are ill… For Christ’s sake don’t try to hug it out of them, or try to ‘understand’ them, unless you are a top-level psychiatrist, or they will destroy you..”

En Addressed To Kill se presenta un interesante retrato psicológico de un psicópata: un hombre que acecha, viola y asesina jóvenes mujeres, simplemente “because he could”.  Muchos criminales tienen una historia triste, este asesino no la tiene.

Regardless, from a distance he looked like any other person; he would nod and smile, and exchange pleasantries if forced. There was nothing about his outward appearance that indicated he was a perverted, narcissistic, psychopathic, sadist; with a twist of misogyny, for good measure”. 

El 23 de diciembre de 1987 Mandy Towlson regresaba al edificio donde vivía con su amiga Barbara, tenía 19 años. El psicópata estaba en sus veintitantos y había elegido a Mandy. El psicópata había nacido así, era la composición de su cerebro que lo hacía incapaz de comprender las emociones, su absoluta falta de empatía por todo lo viviente, su disfrute por infligir dolor y sufrimiento a los demás.

Cuando se encuentra el cuerpo de Mandy, Stark se da cuenta que el crimen apuntaba a un asesino serial, que ya había probado tener el poder de violar y matar y que no descansaría hasta la siguiente víctima, pero Stark nunca se imaginó quien podría ser esa siguiente víctima, quién podría aparecerse ante él “ attractive and dressed to kill”. Uffff!!!!

Keith Wright.  Addressed To Kill: A novel from the Inspector Stark series. 2019. 253 pages. Kindle Edition.

 

* Keith Wright, Reino Unido. Autor que casi ha pasado desapercibido y que ahora gracias a la magia de “Kindle”, se pueden obtener sus cinco novelas.  En el sitio “Defrosting Cold Cases” (https://defrostingcoldcases.com/keith-wright-in-person/) aparece una entrevista (diciembre 25, 2019) en la que el autor dice que en 1990 publicó su primera novela “One Oblique One” (frase que en el código policial indica “muerte súbita”), tenía 27 años y todavía trabajaba como detective. En su página web (https://www.keithwrightauthor.co.uk/about) dice haber nacido, trabajado y vivido siempre en el área de Nottingham, haber trabajado 25 años en la policía de donde se retiró en 2005 como Sargento-detective. También tiene una página en facebook: https://www.facebook.com/keithwrightauthor/