Melchor Marín 

“…a veces la justicia absoluta puede ser la más absoluta de las injusticias”.

En su última novela Terra Alta (2019) Javier Cercas (España, 1962) nos regala un thriller policíaco donde nada o casi nada queda fuera. Cercas lo ha estructurado a través de la historia de Melchor Marín, mosso de squadra transferido desde Barcelona a Terra Alta, en el sur de Cataluña, y su participación en la investigación del asesinato del hombre más rico de la región y de su esposa.

La historia se va construyendo desde el presente con la vida de Melchor, sus recuerdos y sus reflexiones. Y con muchas otras historias que tocan el pasado y el presente de España, entre ellos los atentados terroristas y el “procés” independentista de Cataluña y al final la historia de Armengol y la Guerra Civil. Historias de mala suerte, de odio, venganza, justicia y de redención gracias a la lectura.  Y también de amor.

“El balance de los ataques fue devastador: dieciséis muertos y un centenar de heridos en Barcelona; un muerto y seis heridos en Cambrils. En total, seis terroristas abatidos, cuatro de ellos por Melchor”. La historia de Melchor Marín es triste, infancia difícil, juventud fuera de la ley, la cárcel, su redención gracias a la lectura y relectura de Los Miserables de Víctor Hugo y su entrada a la policía.  Para protegerle por posibles represalias islamistas, es asignado a la comarca de Terra Alta, en el sur de Cataluña.

Cuatro años después participa en la investigación del brutal asesinato de los propietarios de la mayor empresa de la región, Gráficas Adell.  En ese tiempo sentía que tenía un buen amigo, su compañero el caporal Salom.  Buscando nuevas lecturas había ido a la biblioteca de Terra Alta, encuentra a  Olga, la amó como no había amado, ni a su madre asesinada, y con la quien tiene a su adorada Cosette. “A sus casi treinta años, Melchor siente a menudo que, desde que conoció a Olga, su vida no es aquella a la que estaba destinado, que su madre le engendró para la existencia sórdida que llevó hasta llegar a la Terra Alta y que, desde entonces, está usurpando una vida ajena, luminosa, infinitamente mejor que la que le correspondía”.

Ante la falta de avances, la investigación del asesinato de los Adell fue oficialmente suspendida.  Melchor no pudo parar, investigó a la familia, a la hija, al yerno Albert Ferrer, a los ejecutivos de la empresa, hasta que Melchor encontró la prueba de una huella que alguien había dejado cuando desconectó el sistema de seguridad de la casa de los Adell para permitir la entrada de los asesinos, prueba que alguien había ocultado.

La mitad de un libro la pone el escritor, la otra mitad la pones tú” le había dicho “el francés” el preso de la cárcel de Quatre Camins que le había dado el libro de Los Miserables, que Melchor leería y releería, comparando las diferentes etapas de su vida con las vidas de Jean Valjean y de Javert, quien lo “encandiló, “un desarraigado sin esperanza y sin futuro, hijo de un presidiario y una pitonisa, que encuentra su arraigo, su esperanza y su futuro en el apego intransigente a la causa de la ley y se convierte en el perseguidor inflexible de Jean Valjean, en su enemigo a muerte, en su Némesis”.

Javier Cercas. España, 1962,

Javier Cercas. Terra Alta. Barcelona: Grupo Planeta. 2019. 384 págs. Edición de Kindle.