Agente especial Marcus Ryker

The Beirut Protocol (2021) es la cuarta novela de cinco de la serie con Marcus Ryker (Estados Unidos, 1967), agente especial operativo de la Central Intelligence Agency, la CIA.

Las historias con Ryker giran en torno al terrorismo. En esta novela están involucrados Líbano, Israel, Irán y los Estados Unidos. Con la intermediación de los Estados Unidos, Israel y Arabia Saudita se preparaban para firmar un acuerdo de paz.

2 de mayo. Frontera entre Israel y Líbano. El comando que dirigía Ryker fue atacado por las fuerzas especiales de la unidad Radwan Hezbolá, un grupo terrorista respaldado por Irán que controlaba el sur de Líbano. Ryker, la agente especial Kailea Curtis del Diplomatic Securit Service, DDS, y el joven israelita Yigal Mizrachi del Israel Defence Force, IDF, fueron secuestrados. Yigal era sobrino del primer ministro de Israel.

El líder del grupo de la unidad Radwan Hezbolá era Amin al-Masri, “el egipcio”. El fundador de la red terrorista Kairos había ordenado el secuestro y Amin al-Masri había pedido a Kairos veinte millones de dólares por los tres rehenes.

El gobierno del Sheikh Ja’far ibn al-Hussain, el líder espiritual de Hezbolá, la organización religiosa, política y paramilitar libanesa, desconocía el ataque de Amin-al Masri. Éste les comunica del secuestro y pide veinte millones de dólares por los rehenes. El Sheikh le pidió una prueba y antes de recibirla se apresuró a comunicar al mundo que habían capturado a tres estadounidenses operando en la frontera con Israel. Amin-al Masri les envió un correo electrónico con un video. Los servicios de seguridad no revisaron el video, y al abrirlo, un virus letal arrasó los sistemas informativos de Hezbolá.

Los rehenes fueron torturados durante unos días, luego fueron separados y trasladados en dos diferentes vehículos. La novela sigue la tortuosa ruta de una camioneta de frutas y verduras en la que escondieron a Ryker en su camino al aeropuerto de Beirut.

En Washington, a partir de que se conoce el secuestro y hasta el 9 de mayo, en las reuniones con el presidente, secretarios y directores de agencias de seguridad de los Estados Unidos, se analizaba la situación política y se organizaban las medidas de rescate. La pregunta era ¿quién se beneficiaba con esta circunstancia?

En Israel pensaron que Irán había ordenado el ataque. “If Riyadh made peace with Jerusalem, the Bahrainis would likely soon follow. Then the Emiratis. Perhaps the Omanis would be next. Or maybe the Moroccans. Such breakthroughs would change the region and the world forever”. El jefe del Mossad ordenó ejecutar la operación de contrataque Beirut Protocol.

En Teherán, Irán, acababa de fallecer el máximo líder Hossein Ansari. El sucesor tendría que mantener el control de cuatro capitales árabes: Baghdad, Beirut, Damasco y Sana’a. Y evitar el acuerdo de saudis y sionistas.

Y en Ghat, Libia, Abu Nakba, el líder de la organización terrorista Kairos, recibía llamadas en sus teléfonos satelitales y daba órdenes.

Joel C. Rosenberg (Nueva York, Estados Unidos, 1967)

Joel C. Rosenberg. The Beirut Protocol. USA:Tyndale House Publischers. 2021. 442 p. Ed. Kindle.