DetectiveTeodor Szacki

 En una entrevista publicada por el blog “Words without borders” el 19 de marzo de 2013,  el novelista, periodista y editor polaco (1976) Zygmunt Miłoszewski comentó:

 I’ve always thought that fiction is the best form of promotion for a nation and its culture—after all, we wouldn’t know anything about America if not for Hollywood.  A popular book or movie is worth a hundred times more than diplomatic initiatives, newspaper articles, or television ads encouraging you to take a holiday in Poland.  Eastern Europe is an interesting part of the world—I hope that thanks to our efforts some people will decide to visit it, to come and see where all those fictional corpses were lying.

 “Siempre he pensado que la ficción es la mejor forma para promocionar una nación y su cultura  –no sabríamos nada de América si no fuera por Hollywood. Un libro o una película popular valen cien veces más que las iniciativas diplomáticas, los artículos periodísticos, o los anuncios en la televisión para vacacionar en Polonia. Europa del Este es muy interesante y espero que gracias a los esfuerzos de mucha gente, nos visiten para ver dónde se encontraron esos cadáveres ficticios”.

 (http://wordswithoutborders.org/dispatches/article/an-interview-with-zygmunt-mioszewski#ixzz387GW4poT)

 

En la entrevista citada,  Zygmunt Miłoszewski enfatiza la importancia que tienen las ciudades en su obra, y en todas las obras de ficción.  De ahí que los indicios que tiene que seguir su protagonista, el procurador fiscal Teodor Szacki, en la investigación de tres crímenes cometidos en la histórica ciudad de Sandomierz, a orillas del río Vístula, en el sureste de Polonia,  nos lleven a recorrer sus calles, visitar sus monumentos históricos, la red de túneles y bóvedas subterráneas que se construyeron a partir de que la ciudad fue invadida por los mongoles en el siglo XIII, su catedral, el cementerio judío y sus alrededores.

1200px-Sandomierz_panorama1

Teodor Szacki es un abogado cuarentón de cabello blanco, divorciado y con una hija, que recién ha llegado a Sandomierz desde la cosmopolita Varsovia y que recorre la ciudad con la sorpresa de la primera vez. Una ciudad con setecientos años de historia compartida entre polacos católicos y polacos judíos antes del Holocausto. Una ciudad en la cual todos se conocen, propensa al antisemitismo, a la xenofobia y a la venganza.

La novela está estructurada en 14 capítulos, 14 días. Cada uno narra los sucesos ocurridos en Sandomierz a partir del miércoles 14 de abril cuando aparece el primer cuerpo y hasta el viernes 8 de mayo de 2009. Cada capítulo inicia con un recuento de las noticias internacionales, nacionales y locales importantes del día.  La narración es en tercera persona pero aparecen intercalados pequeños textos en cursiva con los pensamientos del asesino.  Además, el autor utiliza el recurso de describir lo que cada uno de los personajes principales están haciendo en un momento determinado.

La primera víctima fue Elzbieta Budnik. Su cuerpo apareció una mañana en el viejo cementerio judío de Sandomierz. La segunda víctima fue su esposo Grzegorz Budnik; su cuerpo fue descubierto en una vieja casa abandonada colgado dentro de un barril y con el rostro desfigurado. El mismo Szacki halló a la tercera víctima, Jerzy Szyller, un rico hombre de negocios conocido por su antisemitismo, en una de las bóvedas subterráneas de la ciudad.  Las víctimas habían desparecido pocos días antes de que se encontraran sus cuerpos con la sangre drenada.

Con detalle (y distractores) se van describiendo los indicios y las posibles líneas de interpretación. Una inscripción en hebreo sobre una pintura del siglo XVIII de la Catedral de Sandomierz, con la representación de un “libelo o calumnia de sangre” (judíos realizando rituales con sangre, especialmente de niños) lleva a Szacki a inferir que la venganza es el móvil de los crímenes.  La inscripción es la famosa expresión del Torá: “If a man causes disfigurement of his neighbour, as he has done, so shall it be done to him – fracture for fracture, eye for eye, tooth for tooth…”.

La procuradora local Barbara Sobieraj y el Inspector Leon Wilczur, ambos nativos de Sandomierz, lo miran con recelo porque para Szacki los crímenes fueron planeados, organizados y ejecutados siguiendo un ritual. Busca y recurre a especialistas para interpretar el posible símbolismo de los detalles dejados por el asesino en las escenas de los crímenes y contacta a un genealogista para recuperar historias de personas y familias en conflicto cuando los judíos sobrevivientes del holocausto regresaron a Sandomierz  y reclamaron sus propiedades ya habitadas por polacos católicos.

¿Es la venganza el motivo de los crímenes? ¿Venganza contra los judíos por los supuestos rituales medievales de sangre? ¿Venganza contra los polacos católicos por los pogromos, o por su papel durante el holocausto y la expulsión de  Sandomierz en 1968? ¿Venganza contra quién? ¿Contra los sobrevivientes judíos del holocausto que al regresar reclamaron sus bienes en propiedad de los polacos católicos? ¿O contra los polacos católicos que ocuparon y robaron sus bienes? ¿O venganza por algo menos histórico y mucho más personal?

¿O un poco de todo? Porque, cómo dice el refrán “en toda leyenda, hay un grano de verdad” y que el proverbio judío completa: “una verdad a medias es una mentira completa”…

El primer libro del procurador fiscal Teodor Szacki,  Entanglement (Uwikłanie), se desarrolla en la capital de Polonia, Varsovia. La acción del que se reseña ocurre en Sandomierz;  el tercero y último de Szcki, por aparecer, sucede en la ciudad Olsztyn, que perteneció a Alemania antes de la guerra, situación que le permite al autor reflexionar sobre las relaciones polaco-germanas. En la entrevista citada el autor dice  que cada una de estas novelas están basadas en historias que pudieron suceder y que el caso de A Grain of Truth tiene como referencia un caso criminal de 1976.

AutorZygmunt Miłoszewski. Polonia. 1976.

FichaMiloszewski, Zygmunt. A Grain of Truth (Polish State Prosecutor Szacki Investigates) (“Ziarno Prawdy”‘. 2011). Londres: Bitter Lemon Press. 2012. 267 págs. Kindle Edition.