Sobre el crimen

Para el Banco Mundial (http://datos.bancomundial.org/indicador/VC.IHR.PSRC.P5),  las personas o grupos pequeños cometen homicidios (el asesinato en conflictos armados suele ser cometido por grupos organizados de varios cientos de miembros y por ende, se excluye en este texto). Según esta fuente y este criterio, durante 2008, 2009 y 2010 se cometieron 5 asesinatos por cada 100,000 habitantes en Estados Unidos; en México, 13, 18 y 18; en El Salvador 52, 71 y 66; Honduras 61, 71 y 82; mientras en Noruega, Suecia, España y el Reino Unido 1 en 2008 y 2009.

El “Estudio global sobre el homicidio” publicado por la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito,  (UNODC por sus siglas en inglés) en octubre de 2011,  está basado en otros parámetros. Aquí se muestran las tasas de homicidio en muchos países con sistemas de justicia penal o de salud pública con capacidad de compilar estadísticas confiables. Se destaca que en México, para 2010 la proporción de homicidios por cada 100,000 habitantes fue del 22.7%, esto es 25,757 homicidios. Por otra parte según el Instituto Nacional de Estadística y Geografía de México en 2011 se cometieron 23.7 homicidios por cada 100,000 habitantes. (http://www.unodc.org/unodc/es/press/releases/2011/October/unodc-study-shows-that-homicide-is-highest-in-parts-of-the-americas-and-africa.html)

Algunos datos interesantes del estudio de UNODC son:

  • Los hombres jóvenes corren mayor riesgo de ser víctimas de homicidio intencional.
  • Las mujeres sufren mayor riesgo de muerte por violencia doméstica.
  • El 80% de las víctimas y autores son hombres.
  • Los hombres tienen más probabilidades de morir en lugar público, las mujeres son asesinadas principalmente en el hogar y en un 50% por un miembro de la familia.
  • Casi tres cuartas partes de los homicidios en Centroamérica y América del Sur, el Caribe y el Sur y Centro de África son causados por armas de fuego mientras en Europa es del 21%.

Se define “crimen” como la acción voluntaria de matar o herir gravemente a alguien. En términos legales se hace la diferencia entre “homicidio”, delito consistente en matar a alguien sin que concurran las circunstancias de alevosía, precio o ensañamiento y “asesinato” como “matar a alguien con premeditación, alevosía, etc.” (DRAE). UNODC define como “homicidio intencional” la muerte ilegal e intencional de una persona, causada por otra persona”.