Los detectives salvajes (1998) del escritor chileno Roberto Bolaño ha sido profusamente reseñada, premiada, traducida y publicada. Es la novela de la generación de los jóvenes de los años setenta. Jóvenes que literal y simbólicamente deambulamos por las ciudades, en México y en el mundo, sin distinguir entre el azoro y el escepticismo.

Los detectives salvajes se va resolviendo con los testimonios de cincuenta y dos voces, cincuenta y dos historias (acaso una de ellas pudo ser mi voz).  Los testimonios hablan del chileno Arturo Belano y del mexicano Ulises Lima, los poetas fundadores del movimiento poético que en la ficción se llamó “realismo visceral”.  Movimiento que en la realidad de los setenta se llamó “infrarrealismo” y que agrupó en torno al poeta chileno Roberto Bolaño (1953-2003) y al poeta Mario Santiago Papasquino (1953-1998), a un grupo de poetas deambulando (que acaso, también, pude haber sido yo).

“Mexicanos perdidos en México”, narrada por el joven poeta Juan García Madero, se desarrolla en las calles, en la casa de las hermanas Font de la colonia Nápoles, en los cafés y fondas de la zona centro de la ciudad de México en el año de 1975.

“Los detectives salvajes” es narrada por muchas voces desde ciudades de Francia, España, Israel, California en los Estados Unidos, Austria, África, Nicaragua, entre los años 1976 y 1996.

En la tercera parte y última parte, “Los desiertos de Sonora”, se regresa a la narración de Juan García Madero de cuando, el primero de enero de 1976, huyendo de un proxeneta, Lupe, Arturo, Ulises y él, salieron a Sonora en búsqueda de la poetisa Cesárea Tinajero, la primera realista visceral y el enigma en torno al cual gira esta novela desde que Amadeo Salvatierra, el último poeta estridentista,  les enseñó su único poema a Arturo Belano y a Ulises Lima.

La poesía, los poetas y poetisas y los aspirantes a escribir poesía son el leitmotiv de muchas historias, contadas por otros tantos personajes en países y paisajes diferentes, a través de las cuales se reflexiona sobre el arte, la crítica, la poética, la literatura, o sea, la vida.

Los detectives salvajes es contada por mil voces, que recorren a pie las ciudades del mundo.

 

Roberto Bolaño. Santiago de Chile 1953 – Barcelona – 2003.

Roberto Bolaño. Los detectives salvajes. México: Alfaguara. 2016. 680  páginas. Kindle Edition.