Detective CHICAMakana

Este thriller es como hacer un rompecabezas empezando por las imágenes del centro y no es hasta que al colocar la última pieza del contorno se revela el cuadro completo.

 “Por siete años había tratado de aprender a vivir otra vez”.  Makana llevaba siete años en la ciudad de el Cairo, vivía en una barca destartalada a orillas del Nilo y sobrevivía gracias a algunos trabajos como detective privado.  Porque era lo que sabía hacer, era lo que hacía como detective de homicidios en Khartoum.

A principios de 1998 Makana, inexplicablemente, es contratado por Saad Hanafi, uno de los hombres más ricos e influyentes de Egipto. El magnate lo recibió en su oficina, en el último piso de un edificio en Giza a orillas del Nilo, con vista panorámica a las pirámides y a la Gran Esfinge. Saad Hanafi le pide a Makana que investigue la desaparición de Adil Romario, el jugador estrella de su equipo de futbol “DreemTeem”, el ídolo deportivo del momento por el que siente gran afecto.  Años atrás Saad Hanafi había perdido a su segunda esposa y a su único hijo varón, todavía un niño, en un atentado del cual sólo sobrevivió su hija Soraya Hanafi.

Lo primero que descubre Makana es que Adil deseaba convertirse en artista de cine y que con un mediocre director de nombre Farag, había filmado unas escenas junto con una joven llamada Mimi Maliki.  Farag lo conduce a un rico empresario ruso de nombre Vronsky, competidor de Hanafi, y al lujosísimo desarrollo inmobiliario a orillas del Mar Rojo destinado a una clientela de millonarios internacionales; ahí, jóvenes como Dunya se encargaban de deleitar a los posibles clientes.

Vronsky, con el cuerpo lleno de tatuajes, es un personaje cruel y ambicioso que había sido miembro de la inteligencia militar rusa y que con las Fuerzas especiales combatió en Afganistán y luego en 1995 en Chechenia. Ahí había conocido a Daud Bulatt quien había pasado muchos años en una prisión egipcia.

En el restaurante de su amigo Aswani, se le acerca una mujer europea visiblemente trastornada. Elizabeth Markham es una inglesa, que en 1981 había perdido en el Cairo a su pequeña hija.  Makana le da su tarjeta y días después Wasim Okasha del Departamento de Investigaciones Criminales de el Cairo lo llama para decirle que habían encontrado una tarjeta con su nombre en el cuerpo asesinado de esa mujer en un hotel barato de el Cairo.

 ¿Había alguna relación entre Liz Markham y la desaparición de Adil? ¿Por qué parecía que todos sabían quiénes eran los padres de Adil pero nadie lo decía? ¿Cómo se conectaban el magnate Hanafi y su hija Soraya, la inglesa Elizabeth, el ídolo Adil y Daud Bulatt? ¿Quién era Daud Bulatt? ¿Qué papel estaba jugando  el jefe de la División especial de antiterrorismo, el Coronel Serrag? ¿Estaba Adil muerto? ¿Cómo era la relación de Soraya Hanafi con Adil? Cada nueva pista hace que Makana se plantee nuevas preguntas y para resolverlas va involucrándose con personajes importantes implicados en situaciones corruptas, criminales y peligrosas.  Lo que fascina de este thriller, al final, es cómo Makana en medio del caos, descubre el cómo y el porqué de la desaparición de Adil.

 Los recorridos de Makana por la ciudad de el Cairo de finales del siglo XX y sus alrededores, describen visual y auditivamente, casi podemos oler y sentir el polvo sofocante o las arenas del desierto.  Es una ciudad de contrastes y contradicciones,  donde se estába “construyendo otro mundo que fuera lo menos parecido al resto del país” al que no tenían acceso los “nacionales”, ya sea a orillas del río Nilo o del Mar Rojo. Y fuera de ahí, en todos lados reina el caos, en la carreteras con camiones pesados cargados de camellos o en una ciudad colapsada por el tráfico, con basura por todos lados y edificios a medio construir pero habitados, con sus bazares de objetos centenarios y mercados abarrotados que perpetúan al faraón milenario y a los fatimitas que en el siglo diez levantaron esta ciudad, en ese momento, la ciudad más ilustre del mundo musulmán.

Esta realidad tan contrastante es casi idílica comparada con el Sudán del que salió huyendo.  Makana es uno de los millones de sudaneses atrapados en la miseria en Egipto.  Las relaciones entre los países vecinos se habían deteriorado desde que tres años antes radicales islamistas sudaneses habían atentado contra el presidente egipcio Mubarak en Addis Abeba, la capital de Etiopia.  La historia anterior de Makana en su natal Sudán es trágica como es trágica la situación de este país cuyo gobierno ha sido clasificado como uno de los más corruptos del mundo, el quinto con hambruna y el número 171 en desarrollo humano.  Makana era detective de la desmantelada División de Investigación de Crímenes de Khartoum.  Las diferentes autoridades corruptas que luchaban entre sí por el poder, lo miraban con desconfianza porque investigaba una serie de violentos asesinatos de mujeres jóvenes, educadas y profesionistas. En Sudán la vida de los que alguna vez habían tenido algún privilegio, como la educación, como la de Makana y la de su esposa, una respetada botanista de la universidad, era suficiente motivo de persecución y castigo y sabía que él, Muna y su pequeña hija Nasra, estaban en la mira de Mek Nimr quien había sido su subalterno y se había convertido en un sangriento y arbitrario líder de las Fuerzas de Seguridad Revolucionarias. Al tratar de huir de esta violencia que al final acabaría con todos los derechos humanos, su esposa y su pequeña hija Nasra fallecen en un accidente. Makana logra escapar de Sudán pero no de sus recuerdos.

 

Parker Bilal, es el pseudónimo de Jamal Mahjoub, nacido en Londres en 1960 de padres sudaneses.  The Golden Scales es la primera de tres novelas que tienen como protagonista al detective sudanés Makana.  El título del  libro está tomado de un verso un poema de Alicia en el país de las maravillas del escritor inglés Lewis Carroll:

How doth the little crocodile

Improve his shining tail,

And pour the waters of the Nile

On every golden scale!

AutorParker Bilal, (Jamal Mahjoub). Inglaterra. 1960

FichaBilal, Parker. The Golden Scales. Gran Bretaña: Bloomsbury Publishing PLC. 2012. 416 pages. Kindle Edition.