Gore Vidal (Edgar Box), “Death Before Bedtime”

 Peter Sargeant II

Gore Vidal como Edgar Box

Eugene Luther Gore Vidal (West Point, E.U., 1925 – Los Ángeles, E.U. 2012) es sin duda uno de los más importantes escritores estadounidenses contemporáneos. Autor de veinticuatro novelas, seis obras de teatro, dos libros de memorias, numerosos guiones e historias cortas, más de doscientos ensayos  y …tres novelas policíacas!!!! Olvidadas hasta que el año pasado se volvieron a publicar.

La coyuntura de su creación es en sí muy ilustrativa: Gore Vidal, nacido y educado en el ambiente de la alta aristocracia política americana, escribió su primera novela cuando tenía 20 años: Williwaw  cuenta la historia de una embarcación y de su tripulación, navegando por las Islas Aleutianas entre el Estrecho de Bering y el océano Pacífico septentrional durante una tormenta.  En 1948 publica su tercera novela The City and the Pillar; el tema de esta obra es una relación homosexual que escandaliza y le cierra las puertas de las casas editoriales a fines de la década de los cuarenta.  (“Homosexual and heterosexual are adjectives, not nouns”). Ante este boicot sigue el consejo de su editor de escribir con seudónimo novelas de misterio sobre lo que él más conoce: la alta sociedad política de Washington. Con el seudónimo de Edgar Box escribe Death in the Fifth Position (1952), Death Before Bedtime (1953) y Death Likes it Hot (1954). En 2011 se volvieron a publicaron estas novelas. “Para mí fue divertido mezclar la política y el asesinato, que por cierto en este país siempre vienen juntos”, comenta en el prólogo que él mismo escribió para la nueva publicación de Death Before Bedtime (también cuenta aquí que a John Kennedy le fascinaban las historias de asesinatos).

El protagonista de estas novelas es el joven Peter Sargeant II,  de 29 años, publicista de alimentos para perros y reportero del diario neoyorquino Globe.  Escritas en primera persona en forma irónica, sarcástica, un tanto cínica pero siempre muy divertida, describe la sociedad  americana de los altos círculos políticos de principios de la década de los cincuenta. Sexo, cambio de parejas, adulterios, mucho alcohol, ambiciones políticas y corrupción en las mansiones de Washington.

En Death Before Bedtime, muy a lo Agatha Christie, reúne a sus sospechosos durante varios días en la mansión del senador Leander Rhodes en la avenida Massachusetts, frente al Potomac, en la ciudad de Washington, con todo y mayordomo. Peter Sargeant II había sido contratado por el senador Rhodes como especialista en relaciones públicas para su próxima campaña para la presidencia de Estados Unidos.  Coincide en el tren que lo lleva de Nueva York a Washington con Ellen, la hija de su nuevo jefe. Al llegar a Washington Rufus Hollister, el siniestro secretario del senador, lo conduce al Senado para entrevistarse y almorzar con Rhodes quien le ofrece hospedaje en su casa mientras encuentra alojamiento. En su primera noche en Washington ya en la mansión del Senador, Sargeant conoce a la siempre propia Lady Rhodes y los otros huéspedes invitados:  el Sr. Pomeroy, dueño de una fábrica de explosivos de Talismán City y su esposa Camilla; Walter Langdon, novato escritor encargado de escribir el perfil del senador; la abultada Verbena Pruitt,  influyente mujer en los círculos políticos; el secretario Rufus Hollister y por supuesto la descocada Ellen.  Al terminar la cena explota el estudio a donde se había retirado el senador Rhodes. Las investigaciones a cargo de un despistado teniente Winters, descubren que el asesino colocó una carga de explosivos 5-X en la chimenea y que ese alguien conocía que el senador acostumbraba prender él mismo la chimenea y que el Sr. Pomeroy había traído de Talisman City varias cajas de esos explosivos para entregarlos al ejército.  Por lo tanto alguno de los huéspedes es el asesino y por lo mismo Winters los obliga a permanecer en la mansión hasta que se aclare el crimen. Pero vendrán más crímenes y envenenamientos. Ante la falta de experiencia del teniente Winters, Sargeant se convierte en el detective de facto relacionando citas de Julio César de Shakespeare,  documentos robados,  mensajes crípticos como “la búsqueda de los documentos es el camino al asesino”, encuentros sexuales, comidillas políticas, negocios turbios con el gobierno, burlas sociales como el debut del poodle de la archimillonaria como cantante de ópera, vidas pasadas, testamentos y secretos familiares descubiertos.

Edgar Box, como Gore Vidal, aparenta narrar todo con gran seriedad para acentuar así su gran estilo irónico y sarcástico. Un ejemplo: con motivo del fallecimiento de Truman Capote: “Truman Capote´s death was a “wise career mover”.

 Gore Vidal, Estados Unidos. 1925-2012

 Vidal, Gore. Death Before Bedtime.  Vintage Publishers  2011. 224 pages. Kindle Edition: Amazon Digital Services (first published 1953)

 

Dana Stabenow. A deeper sleep

Dana Stabenow. A deeper sleep

 Kate Shugak

En esta, la decimacuarta novela de la serie, la detective Kate Shugak se muestra impotente ante la habilidad del presunto asesino de jóvenes mujeres, al mismo tiempo que sigue consolidándose como la próxima dirigente moral de las comunidades nativas del Parque Nacional en una de las reservas naturales al sur del Golfo de Alaska. Stabenow nos describe la vida cotidiana de una sociedad aislada, cerrada en sí misma, en la cual un pequeño grupo de mujeres, las “tías”, funciona como memoria, conciencia y tribunal. Para Kate Shugak y su compañero, el Sargento Jim Chopin, el juicio del criminal y la distinción entre el bien y el mal, no siempre es clara, situación que nos permite adentrarnos en los valores éticos de los nativos frente a las leyes del gobierno central.

La autora realiza extraordinarias descripciones de las montañas, ríos, recursos en madera, carbón, petróleo y oro de Parque Nacional y de la fauna que atraviesa los caminos nevados, caribúes, lobos, alces, osos, cabras; de sus habitantes nativos, los eyak, tlingit y aleutianos, llamados en la novela “Park rats”, del lugar que ocupan en la comunidad según su actividad como granjeros, pescadores, cazadores o dueños de los negocios: el restaurante, la radiodifusora y la línea aérea, transporte principal dadas las condiciones del clima.

Parece que el frío y la nieve determinan tanto el ambiente natural como el social según un orden establecido para la supervivencia de la comunidad. Las descripciones de cada uno de los miembros del grupo, muestran que cada habitante juega un papel, como persona y como parte de una sociedad en que todos se conocen y pueden estar emparentados. La conciencia tribal los protégé de los extraños que son vistos con recelo, ya sea turistas amantes de las bellezas naturales, o explotadores de los recursos del parque, entre ellos, el oro, pero principalmente, los protégé de ellos mismos.

 Dana Stabenow, Alaska. 1952.

Stabenow, Dana. A deeper sleep. New York, E.U.: St. Martin´s Minotaur. 2007. 256 págs.

Batya Gur. “Murder in Jerusalem”

Batya Gur. “Murder in Jerusalem”

 Michael  Ohayon

Murder in Jerusalem (2006) de la escritora israelí Batya Gur (Israel, 1947 – 2005),  cubre cuarenta  y ocho horas en la vida de una ciudad complicada y en la vida de los personajes que en su cotidianidad, se mueven por las calles de Jerusalén teniendo que vivir con el recuerdo permanente de la guerra de Yom Kippur de 1973.

En los estudios del Canal Uno de la televisión de Israel, mientras se está filmado la última escena de Gemullah the Somnambolist, una adapatación de  Iddo and Eynam, obra de Shmuel Agnon (1888-1970, premio Nobel de literatura en 1966), la escenógrafa Trizah Rubin es asesinada. Trizah era ex esposa del periodista Arye Rubin y pareja del director de la película Benny Meyuhas. En los siguientes dos días se suceden otras muertes en estos estudios, entre ellas el testigo de la muerte de Trizah muere de una sobredosis de una medicina para el corazón.

El encargado de investigar las muertes, es el Superintendente en Jefe de la policía de Jerusalén, Michael  Ohayon, de origen sefardí, alto, guapo, humano, reflexivo y melancólico, estudió historia y literatura en Cambridge, y nunca terminó su tesis sobre cofradías medievales.  Ohayon investiga introduciéndose en las sesiones de trabajo de los equipos de noticias de la televisión israelita cubriendo las noticias del momento,  como los actos de protestas de trabajadores en paro y las siempre difíciles entrevistas a ministros de gobierno, o la investigación  de una joven reportera sobre las reuniones clandestinas de un grupo de rabinos y la denuncia de la salida de grandes cantidades de oro hacia Canadá.

Los estudios de televisión son lugares donde se desarrolla la tensión, la hostilidad y la corrupción, ya sea política, étnica, social o religiosa.  Igual que en la muy conflictiva ciudad de Jerusalén.  Es aquí, donde se despliega el mayor talento de Batya Gur: sus novelas no son tradicionales “whodunits” y están lejos del “hardboiled”.  Por un lado exploran profundamente la vida y la mente, y por otro, muestran un país, Israel.

Esta novela es la sexta y última de la serie del detective  Ohayon traducidas al inglés.  Es interesante observar que su autora, Batya Gur utilizó la novela policiaca para presentar sin concesiones a un sector de la sociedad israelí contemporánea,  cansada de una guerra por la nueva tierra prometida, razón por la cual  sufrió fuertes reacciones en su contra.

  • 1992 The Saturday morning murder: a psychoanalytic case
  • 1993 Literary murder: a critical case
  • 1994 Murder on a kibbutz: a communal case
  • 2000 Murder duet: a musical case
  • 2004 Bethlehem Road murder: A Michael Ohayon mystery
  • 2006 Murder in Jerusalem: A Michael Ohayon Mystery

 Batya Gur, Tel Aviv, Israel. 1947 – 2005.

Batya Gur. Murder in Jerusalem.  Nueva York, E.U.: HarperCollins Publishers. 2006. 388 págs.

Javier Marías. “Los enamoramientos”

Javier Marías. “Los enamoramientos”

La joven prudente

Tenía una fuerte tendencia a disertar y a discursear y a la digresión, como se la he visto a no pocos escritores de los que pasan por la editorial…” dice la narradora María Dolz en la página 165, de la novela Los enamoramientos (2011) de Javier Marias (España, 1951. ).  La narradora personaje se refiere a otro personaje, Javier Díaz Varela. O acaso es el mismo autor Javier Marías, refiriéndose a sí mismo, dado su gusto por desmenuzar cualquier situación e ir planteando otras varias o muchas, posibles o probables o hipotéticas situaciones, en este caso, de un asesinato perfecto.

Hay un posible asesinato, varios asesinos y la narradora que repite no querer ser detective y no desear investigar que pasó, pero que nos cuenta cómo conoció a Miguel Desvern y cómo supo de su asesinato y cómo fue descubriendo los motivos y a los culpables, haciendo del asesinado el asesino en cuyo caso, sería un suicidio asistido. 

María Dolz nunca habló con la víctima, pero le intrigaba esa “pareja perfecta” que veía todos los días a la hora del desayuno. Ofrece sus condolencias a Lusa Alday y mientras escucha su largo monólogo de viuda conoce al amigo íntimo de la pareja y se enamora de él. Si bien sus sospechas sobre el asesino y móvil se ven matizadas por el hecho del enamoramiento, esta etapa al principio de toda relación, cuando a todo se le da valor de revelación, descubre un muy original y bien planeado asesinato usando a un gorrilla desequilibrado y mensajes anónimos a través de un teléfono celular.

¿Cuál era el móvil de Javier? ¿El amor de Luisa? ¿O apoyar a su amigo desahuciado con un terrible “melanoma intraocular? ¿Por que María nunca consideró delatarlo a la policía?

En el “Book Review” de “The New York times” de agosto 11 de 2013, se publica una muy larga e interesante reseña de este libro, “Taken to Heart” que nos acerca a conocer cómo los angloparlantes ven la literatura en español.  Bien por el título en inglés: The  Infatuations: https://www.theguardian.com/books/2013/mar/01/the-infatuations-javier-marias-review

Javier Marías, Madrid, España, 1951.
Marías, Javier. Los enamoramientos. España: Alfaguara. 2011. 401 págs.
Caryl Férey. “Zulu”

Caryl Férey. “Zulu”

Ali Newman

En la víspera del campeonato mundial de futbol de 2010 en Sudáfrica, en la Ciudad del Cabo son asesinadas dos jóvenes blancas, Kate Montgomery y Nicole Wiese, hijas de dos símbolos de la África blanca, un campeón de rugby y miembro del primer equipo multicultural y un cantante famoso por la canción “Rainbow nation”. El responsable de investigar estos asesinatos es Ali Newman, el jefe de homicidios de la policía de Ciudad del Cabo; de origen zulú, lengua que es hablada por más de 10 millones de sudafricanos.  Ali Newman vive atormentado por el recuerdo del brutal asesinato de su padre y hermano por un partido radical denominado Inkatha. Su compañero Brian Epken es afrikáan (o bóer), esto es, descendiente de los conquistadores holandeses quienes junto con los ingleses implantaron el sistema de segregación llamado “apartheid” en vigor hasta principios de los años 90 del siglo veinte.  

 Zulu logra en sus 400 páginas presentar la complejidad de la sociedad sudafricana de la Ciudad del Cabo y la muy complicada convivencia de los descendientes de los ingleses, de los afrikáans y los “kaffir”. La palabra  “kaffir” se refiere a todos los nativos de  diferentes etnias de raza negra del país, mayoritariamente de origen zulú y xhosa, pero también incluye a la creciente población inmigrante, principalmente de la vecina Namibia. Los “kaffir” viven confinados en los “township”, especie de municipios creados en tiempos del apartheid, controlados por las pandillas o “gangs” o “tsotsis”, tal vez las palabras más repetidas a través del texto.

 Zulu no es una novela que se pueda leer de corrido. Pareciera que los asesinatos de las dos  jóvenes son lo menos difícil de superar pues la realidad descrita durante las investigaciones de Ali Newman hace que tengamos que dejar frecuentemente su lectura:  al momento de la publicación de este libro, 2010, tres cuartos de la población negra está fuera del mercado laboral; el veinte por ciento padece sida; una mujer de tres tiene sida; dos millones de niños pierden a sus madres en sus primeros años arrojándolos desde muy chicos a la calle, a las violaciones, a las drogas, al alcohol, al pandillismo; la esperanza de vida es de 40 años. Pero la principal causa de mortalidad es la violencia a manos de los gangs, como el de Khayelisha con su líder Mzala, “The Cat”; o los de nigerianos como Sam, desalmados protagonistas de esta novela. Cuando uno cree que ya no puede haber más, Newman y sus ayudantes descubren las actividades disfrazadas de las empresas farmacéuticas internacionales que, coludidas con los capos de la droga y las autoridades, proporcionan cierto tipo de droga, “iboga“, a adolescentes de raza negra,  para probar en ellos los efectos de medicamentos contra la depresión. Y para encubrir las muertes de los niños convertidos en conejillos de indios de las transnacionales, los contagian con el virus de HIV.  

 El contexto de esta novela muy negra, es más negra porque no es ficción: la casi imposible convivencia de etnias, hablas y culturas no sólo diferentes, sino antagónicas: los blancos contra negros, blancos enfrentados entre sí entre los descendientes ingleses y los africáans; los de raza negra enfrentados según sus etnias y todos contra los migrantes; un mundo en el que las prácticas mágicas de los “intelezi”  los rituales de preparación para las batallas según el arte marcial de “izindaku son prácticas cotidianas.  En el que la corrupción aparece en todos lados y en todos los niveles. Un mundo desolador, sin esperanza.

Caryl Ferey, Francia, 1967. 

Caryl Férey. Zulu. Canada: Europa Editions. 2010. 400 págs. Traducción del francés por   Howard Curtis

Back to top