Christian Jungersen. “La excepción”

Christian Jungersen. “La excepción”

“El que salva una vida, salva a todo el mundo”

No fue verdad y no tiene que ver con esta novela: los daneses repiten la historia de que cuando los nazis invadieron Dinamarca durante la Segunda Guerra y promulgaron el decreto que obligaba a los judíos a portar una banda en el brazo con la estrella de David, el entonces rey de Dinamarca, Christian X, empezó a utilizarlo él mismo y siguiendo su ejemplo se lo pusieron los daneses, judíos o no. Lo que es verdad, y sí tiene que ver con este libro, es la importancia que los daneses dan a los derechos humanos, tanto que su gobierno auspicia y sostiene una institución independiente llamada  Centro Danés para estudios del Holocausto y Genocidio. Para ellos, “él que salva una vida, salva a todo el mundo”.

The Exception, publicada en 2004, ha sido traducida a 12 idiomas y es la segunda novela de Christian Jungerson. La Excepción, en español,  (España: Random House Mondadori, 2008) es un thriller con las causas, el crimen y las investigaciones-deducciones.  Pero, como buen thriller, es mucho más. 

En el Centro Danés para la información sobre el genocidio, en Copenhague, trabajan 4 mujeres de más o menos la misma edad, escolaridad e intereses: Iben, responsable de información, Malene, gerente de proyectos, Camilla, la secretaria de Paul, el director del centro, y Anne-Lisse, la bibliotecaria. Investigan, escriben, publican, suben a su página web, organizan congresos o protestas, en general vigilan todo lo relacionado con el genocidio, tal y como lo define el diccionario:  Exterminio o eliminación sistemática de un grupo social por motivo de raza, de etnia, de religión, de política o de nacionalidad. A través del libro, se van intercalando partes de estudios, sobre el genocidio en Kenya o en Rwanda, en los guetos y campos de concentración nazi, en Chile durante 1973-76, en Bosnia, entre los grupos neo-nazi, etc, textos que ofrecen al lector un panorama histórico del tema.

A  partir del momento en que se recibe un correo con una amenaza de muerte, y al mismo tiempo que vamos leyendo el estudio sobre “La Psicología de la maldad” que una de esas mujeres está escribiendo, en el centro que estudia el desarrollo del odio colectivo, nace la desconfianza y con ella, la sospecha, el espionaje, las acusaciones y enfrentamientos, evolucionando el odio, la violencia y, finalmente, el crimen.  El ambiente creado por Jungerson muestra cómo la literatura funciona como campo de experimentación para proponer que todo ser humano puede convertirse en asesino en ciertas circunstancias. Y que sólo se necesita un factor, un momento de excepción,  que desencadene esa propensión natural porque, “sólo la falta de oportunidad, determina si alguien puede ser un asesino o no”.

Christian Jungersen. Copenhague, Dinamarca. 1962

Jungersen, Christian. The Exception. USA: Nan A.Talese/Doubleday. 2007. 512 págs.
                 Jungersen, Christian. La Excepción. España: Random House Mondadori, 2008

 

 

Claudia Piñeiro. “Betibú”

Claudia Piñeiro. “Betibú”

Nuria o Betibú, Jaime Brena y “el pibe”

Mientras Nuria Iscar, famosa escritora de novelas de detectives caída en desgracia,  está escribiendo un texto por encargo,  Pedro Charrazeta aparece degollado en su casa en el exclusivo “country La Maravillosa” y Jaime Brena, el decano reportero de la sección policíaca, recién depuesto y sustituido por “el pibe de policiales”, trata de escribir la ridícula columna que le ha encargado Lorenzo Rinaldi, editor jefe de el Diario El Tribuno.

Así estructura Claudia Piñero su narración: mostrando lo que los actores de su novela están haciendo en un mismo momento,  forma muy ad hoc en una novela policíaca. Si bien son recursos fáciles criticar al rico desde la ironía del clasemediero culto y crear confabulaciones entre empresarios, políticos y periodistas, sus descripciones de los escenarios y las circunstancias son muy divertidas, los indicios son tan evidentes que podamos inferir simultáneamente y los sabrosos chismorreos de las amigas íntimas de Nuria o Betibú, Paula Sibona y Carmen Terrada, redondean lo que debemos de conocer.

Cuando se conoce la noticia del asesinato, Rinaldi llama a Nuria, a quien él llama “Betibú”, para que escriba una serie de columnas sobre el  crimen desde una casa que le han prestado en “La Maravillosa” a donde ella se trasladará unos días; al mismo tiempo le pide al “pibe de policiales” que esté en contacto con ella y reciba sus columnas.  Pero, el Comisario Venturini, en  lo que se nos antoja como lectores una forma de conducir la investigación, le da cierta información a Brena, quien se la pasa al “el pibe” y así se configura un trío de investigadores: Nuria o Betibú, Jaime Brena y “el pibe”, cada uno aportando lo que saben hacer: describir y descubrir a partir de deducciones e inferencias y comparaciones entre la ficción y la literatura,  el trabajo policíaco y la utilización de los recursos cibernéticos. Para Nuria las muertes de los cinco miembros del Grupo La Chacrita “fueron como debían de ser, como se esperaría que hubieran muerto”; para Brena el asesino es el que queda vivo  y  el “pibe de policiales” le queda  la certeza de que ante la sobreabundancia de información en internet se debe plantear un nuevo rumbo del periodismo.

Claudia Piñeiro, Burzaco, Argentina, 1960,

 Piñeiro, Claudia. Betibú. Buenos Aires: Alfaguara. 2010. 345 págs.

Caryl Férey. “Zulu”

Ali Newman

En la víspera del campeonato mundial de futbol de 2010 en Sudáfrica, en la Ciudad del Cabo son asesinadas dos jóvenes blancas, Kate Montgomery y Nicole Wiese, hijas de dos símbolos de la África blanca, un campeón de rugby y miembro del primer equipo multicultural y un cantante famoso por la canción “Rainbow nation”. El responsable de investigar estos asesinatos es Ali Newman, el jefe de homicidios de la policía de Ciudad del Cabo; de origen zulu, lengua que es hablada por más de 10 millones de sudafricanos, vive atormentado por el recuerdo del brutal asesinato de su padre y hermano por un partido radical denominado Inkatha. Su compañero Brian Epken es afrikáan (o bóer), esto es, descendiente de los conquistadores holandeses quienes junto con los ingleses implantaron el sistema de segregación llamado “apartheid” en vigor hasta principios de los años 90 del pasado siglo.  

 Zulu logra en sus 400 páginas presentar la complejidad de la sociedad sudafricana de la Ciudad del Cabo  con la aparente convivencia de los descendientes de los ingleses, de los afrikáans y los “kaffir”. La palabra  “kaffir” se refiere a todos los nativos de  diferentes etnias de raza negra del país, mayoritariamente de origen         zulú y xhosa, pero también incluye a la creciente población inmigrante, principalmente de la vecina Namibia. Los “kaffir” viven confinados en los “township”, especie de municipios creados en tiempos del apartheid, controlados por las pandillas o “gangs” o “tsotsis”, tal vez las palabras más repetidas a través del texto.

 Zulu no es una novela que se pueda leer de corrido. Pareciera que los asesinatos de las dos  jóvenes son lo menos difícil de superar pues la realidad descrita durante las investigaciones de Ali Newman hace que tengamos que dejar frecuentemente su lectura:  tres cuartos de la población negra está fuera del mercado laboral; el veinte por ciento padece sida; una mujer de tres tiene sida; dos millones de niños pierden a sus madres en sus primeros años arrojándolos desde muy chicos a la calle, a las violaciones, a las drogas, al alcohol, al pandillismo; la esperanza de vida es de 40 años. Pero la principal causa de mortalidad es la violencia a manos de los gans, como el de Khayelisha con su líder Mzala, The Cat; o los de nigerianos como Sam, desalmados protagonistas de esta novela. Cuando uno cree que ya no puede haber más, Newman y sus ayudantes descubren las actividades disfrazadas de empresas farmacéuticas internacionales que, coludidas con los capos de la droga y las autoridades, proporcionan cierto tipo de droga, “iboga”, a adolescentes de raza negra,  para probar en ellos los efectos de medicamentos contra la depresión. Y para encubrir las muertes de los niños convertidos en conejillos de indios de las transnacionales, los contagian con el virus de HIV.  

 El contexto de esta novela muy negra, es más negra porque no es ficción: la casi imposible convivencia de etnias, hablas y culturas no sólo diferentes, sino antagónicas: los blancos contra negros, blancos enfrentados entre sí entre los descendientes ingleses y los africáans; los de raza negra enfrentados según sus etnias y todos contra los migrantes; un mundo en el que las prácticas mágicas de los “intelezi”  los rituales de preparación para las batallas según el arte marcial de “izindaku son prácticas cotidianas.  En el que la corrupción aparece en todos lados y en todos los niveles. Un mundo desolador, sin esperanza.

Caryl Ferey, Francia, 1967. 

Caryl Férey. Zulu. Canada: Europa Editions. 2010. 400 págs. Traducción del francés por   Howard Curtis

Anthony Horowitz y César Guerrero: “The House of Silk” y “El misterio de la noche polar”

Anthony Horowitz y César Guerrero: “The House of Silk” y “El misterio de la noche polar”

Sherlock HolmesArthur Conan Doyle

 

 ¿Se conocen Anthony Horowitz y César Guerrero?

Es interesante que en 2011 dos escritores, de diferente generación, nacionalidad, idioma  y trayectoria, hayan publicado divertidas y emocionantes novelas inspiradas en Arthur Conan Doyle (Escocia, 1859 – 1930).

El narrador de la nueva aventura de Sherlock Holmes en The House of Silk  (2011) de Anthony Horowitz es el Dr. Watson.

En El misterio de la noche polar (2011), César Guerrero hace de Arthur Conan Doyle el protagonista y narrador que investiga los crímenes sucedidos en un barco ballenero.

The House of Silk 

Anthony Horowitz (Inglaterra, 1956, famoso por la serie de televisión “Foyle´s War”, ambientada durante la segunda guerra mundial), es el primer autor al cual la fundación que administra el legado de Arthur Conan Doyle autorizó para escribir otra novela de Sherlock Holmes: The House of Silk (como referencia, “The Adventure of Shoscombe Old Place” fue la 56 y última historia publicada en 1927).

The House of Silk está narrada en primera persona por el Dr. John Watson quien da “nuevos” datos de la vida y actividades de él, de Holmes, del hermano Mycroft y hasta de Mrs. Hudson, la casera.  Un nuevo cliente llega a la casa de 221B Baker Street en Londres para solicitarle investigue ciertos eventos sucedidos en Boston.  Horowitz, con ritmo vertiginoso cuenta la historia del caso del “art dealer”, Edmund Carstairs y la venta de cuadros a un millonario de Boston, el robo de los cuadros, varios asesinatos, una esposa americana, los niños de la calle, la cárcel, políticos corruptos, aristócratas viciosos, científicos marginados y  las siempre disfrutables deducciones de Holmes.

El misterio de la noche polar 

El misterio de la noche polar de César Guerrero (México, 1978),  está también escrita en primera persona, pero aquí el narrador es ni más ni menos que Arthur Conan Doyle.  En la vida real, todavía estudiante, Holmes se embarcó como médico de un barco ballenero para ayudar económicamente a su madre y hermanos. 

En la novela de César Guerrero, el joven Arthur tiene 20 años y el barco se llama “La Esperanza”. Parten del norte de Escocia, rumbo al Polo Norte a cazar focas y ballenas.  Hay augurios, fantasmas, crímenes y muchas deducciones apoyadas en las herramientas aprendidas en sus estudios de medicina.  

Sorprende la riqueza del vocabulario naútico utilizado por Guerrero, tan acertado que entendemos sin necesidad de consultar el glosario náutico del final;  además crea espléndidas imágenes del limitadísimo espacio de un barco caza ballenas del siglo XIX y como el joven Ishmael de Moby Dick navegando en el “Pequod”, el también joven Doyle de César Guerrero, describe en este caso “La Esperanza”, sus tripulantes, la vida a bordo, las aventuras de la caza, el descuartizamiento y  y conservación de las partes de las ballenas, agregando otra dimensión a la novela de detectives.   

Anthony Horrowitz. Inglaterra, 1956.
                      César Guerrero. México, 1978.
Horrowitz, Anthony. The House of SilkUSA: Mulholland Books. 2011. 294 págs.
                 Guerrero César. El misterio de la noche polar. México: JUS.  2011. 230 págs

Wilkie Collins. “The Moonstone”

Wilkie Collins (Inglaterra, 1824 –1889).  The Moonstone, La piedra lunar, publicada en 1868, ha sido considerada como la primera novela de detectives.  La obra de Collins presenta la preocupación por el papel de la mujer en la Inglaterra del siglo XIX. T. S. Eliot la calificó  como “the first, the longest, and the best of modern English detective novels…in a genre invented by Collins and not by Poe”. Dorothy Sayers también se refirió a ella como “probably the very finest detective story ever written”.

Back to top