Dana Stabenow. A deeper sleep

Dana Stabenow. A deeper sleep

 Kate Shugak

En esta, la decimacuarta novela de la serie, la detective Kate Shugak se muestra impotente ante la habilidad del presunto asesino de jóvenes mujeres, al mismo tiempo que sigue consolidándose como la próxima dirigente moral de las comunidades nativas del Parque Nacional en una de las reservas naturales al sur del Golfo de Alaska. Stabenow nos describe la vida cotidiana de una sociedad aislada, cerrada en sí misma, en la cual un pequeño grupo de mujeres, las “tías”, funciona como memoria, conciencia y tribunal. Para Kate Shugak y su compañero, el Sargento Jim Chopin, el juicio del criminal y la distinción entre el bien y el mal, no siempre es clara, situación que nos permite adentrarnos en los valores éticos de los nativos frente a las leyes del gobierno central.

La autora realiza extraordinarias descripciones de las montañas, ríos, recursos en madera, carbón, petróleo y oro de Parque Nacional y de la fauna que atraviesa los caminos nevados, caribúes, lobos, alces, osos, cabras; de sus habitantes nativos, los eyak, tlingit y aleutianos, llamados en la novela “Park rats”, del lugar que ocupan en la comunidad según su actividad como granjeros, pescadores, cazadores o dueños de los negocios: el restaurante, la radiodifusora y la línea aérea, transporte principal dadas las condiciones del clima.

Parece que el frío y la nieve determinan tanto el ambiente natural como el social según un orden establecido para la supervivencia de la comunidad. Las descripciones de cada uno de los miembros del grupo, muestran que cada habitante juega un papel, como persona y como parte de una sociedad en que todos se conocen y pueden estar emparentados. La conciencia tribal los protégé de los extraños que son vistos con recelo, ya sea turistas amantes de las bellezas naturales, o explotadores de los recursos del parque, entre ellos, el oro, pero principalmente, los protégé de ellos mismos.

 Dana Stabenow, Alaska. 1952.

Stabenow, Dana. A deeper sleep. New York, E.U.: St. Martin´s Minotaur. 2007. 256 págs.

Batya Gur. “Murder in Jerusalem”

Batya Gur. “Murder in Jerusalem”

 Michael  Ohayon

Murder in Jerusalem (2006) de la escritora israelí Batya Gur (Israel, 1947 – 2005),  cubre cuarenta  y ocho horas en la vida de una ciudad complicada y en la vida de los personajes que en su cotidianidad, se mueven por las calles de Jerusalén teniendo que vivir con el recuerdo permanente de la guerra de Yom Kippur de 1973.

En los estudios del Canal Uno de la televisión de Israel, mientras se está filmado la última escena de Gemullah the Somnambolist, una adapatación de  Iddo and Eynam, obra de Shmuel Agnon (1888-1970, premio Nobel de literatura en 1966), la escenógrafa Trizah Rubin es asesinada. Trizah era ex esposa del periodista Arye Rubin y pareja del director de la película Benny Meyuhas. En los siguientes dos días se suceden otras muertes en estos estudios, entre ellas el testigo de la muerte de Trizah muere de una sobredosis de una medicina para el corazón.

El encargado de investigar las muertes, es el Superintendente en Jefe de la policía de Jerusalén, Michael  Ohayon, de origen sefardí, alto, guapo, humano, reflexivo y melancólico, estudió historia y literatura en Cambridge, y nunca terminó su tesis sobre cofradías medievales.  Ohayon investiga introduciéndose en las sesiones de trabajo de los equipos de noticias de la televisión israelita cubriendo las noticias del momento,  como los actos de protestas de trabajadores en paro y las siempre difíciles entrevistas a ministros de gobierno, o la investigación  de una joven reportera sobre las reuniones clandestinas de un grupo de rabinos y la denuncia de la salida de grandes cantidades de oro hacia Canadá.

Los estudios de televisión son lugares donde se desarrolla la tensión, la hostilidad y la corrupción, ya sea política, étnica, social o religiosa.  Igual que en la muy conflictiva ciudad de Jerusalén.  Es aquí, donde se despliega el mayor talento de Batya Gur: sus novelas no son tradicionales “whodunits” y están lejos del “hardboiled”.  Por un lado exploran profundamente la vida y la mente, y por otro, muestran un país, Israel.

Esta novela es la sexta y última de la serie del detective  Ohayon traducidas al inglés.  Es interesante observar que su autora, Batya Gur utilizó la novela policiaca para presentar sin concesiones a un sector de la sociedad israelí contemporánea,  cansada de una guerra por la nueva tierra prometida, razón por la cual  sufrió fuertes reacciones en su contra.

  • 1992 The Saturday morning murder: a psychoanalytic case
  • 1993 Literary murder: a critical case
  • 1994 Murder on a kibbutz: a communal case
  • 2000 Murder duet: a musical case
  • 2004 Bethlehem Road murder: A Michael Ohayon mystery
  • 2006 Murder in Jerusalem: A Michael Ohayon Mystery

 Batya Gur, Tel Aviv, Israel. 1947 – 2005.

Batya Gur. Murder in Jerusalem.  Nueva York, E.U.: HarperCollins Publishers. 2006. 388 págs.

Javier Marías. “Los enamoramientos”

La joven prudente

 

“Tenía una fuerte tendencia a disertar y a discursear y a la digresión, como se la he visto a no pocos escritores de los que pasan por la editorial…” dice la narradora María Dolz en la página 165, refiriéndose a Javier Díaz Varela, o acaso es el mismo autor Javier Marías, refiriéndose a sí mismo. Porque a Javier Marías se le da tan bien desmenuzar cualquier situación e ir planteando otras varias o muchas, posibles o probables o hipotéticas situaciones, en este caso, de un asesinato perfecto.
Hay un posible asesinato, varios asesinos y la narradora que repite no querer ser detective y no desear investigar que pasó, pero que nos cuenta cómo conoció a Miguel Desvern y cómo supo de su asesinato y cómo fue descubriendo los motivos y a los culpables, haciendo del asesinado el asesino en cuyo caso, sería un suicidio asistido. 
María Dolz nunca habló con el asesinado, pero le intrigaba esa “pareja perfecta” que veía todos los días a la hora del desayuno. Ofrece sus condolencias a Lusa Alday y mientras escucha su largo monólogo de viuda conoce al amigo íntimo de la pareja y se enamora de él. Si bien sus sospechas sobre el asesino y móvil se ven matizadas por el hecho del enamoramiento, esta etapa al principio de toda relación, cuando a todo se le da valor de revelación, descubre un muy original y bien planeado asesinato usando a un gorrilla desequilibrado y mensajes anónimos a través de un teléfono celular.  

 

¿El móvil de Javier es el amor de Luisa o hacerle el favor de una muerte rápida al amigo desahuciado con un terrible “melanoma intraocular? ¿Por que María nunca considera delatarlo a la policía?

 

En el “Book Review” de “The New York times” de agosto 11 de 2013, se publica una muy larga e interesante reseña de este libro, “Taken to Heart” que nos acerca a conocer cómo los angloparlantes ven la literatura en español.  Bien por el título en inglés: The  Infatuations.
Javier Marías, Madrid, España, 1951.
Marías, Javier. Los enamoramientos. España: Alfaguara. 2011. 401 págs.
Christian Jungersen. “La excepción”

Christian Jungersen. “La excepción”

“El que salva una vida, salva a todo el mundo”

No fue verdad y no tiene que ver con esta novela: los daneses repiten la historia de que cuando los nazis invadieron Dinamarca durante la Segunda Guerra y promulgaron el decreto que obligaba a los judíos a portar una banda en el brazo con la estrella de David, el entonces rey de Dinamarca, Christian X, empezó a utilizarlo él mismo y siguiendo su ejemplo se lo pusieron los daneses, judíos o no. Lo que es verdad, y sí tiene que ver con este libro, es la importancia que los daneses dan a los derechos humanos, tanto que su gobierno auspicia y sostiene una institución independiente llamada  Centro Danés para estudios del Holocausto y Genocidio. Para ellos, “él que salva una vida, salva a todo el mundo”.

The Exception, publicada en 2004, ha sido traducida a 12 idiomas y es la segunda novela de Christian Jungerson. La Excepción, en español,  (España: Random House Mondadori, 2008) es un thriller con las causas, el crimen y las investigaciones-deducciones.  Pero, como buen thriller, es mucho más. 

En el Centro Danés para la información sobre el genocidio, en Copenhague, trabajan 4 mujeres de más o menos la misma edad, escolaridad e intereses: Iben, responsable de información, Malene, gerente de proyectos, Camilla, la secretaria de Paul, el director del centro, y Anne-Lisse, la bibliotecaria. Investigan, escriben, publican, suben a su página web, organizan congresos o protestas, en general vigilan todo lo relacionado con el genocidio, tal y como lo define el diccionario:  Exterminio o eliminación sistemática de un grupo social por motivo de raza, de etnia, de religión, de política o de nacionalidad. A través del libro, se van intercalando partes de estudios, sobre el genocidio en Kenya o en Rwanda, en los guetos y campos de concentración nazi, en Chile durante 1973-76, en Bosnia, entre los grupos neo-nazi, etc, textos que ofrecen al lector un panorama histórico del tema.

A  partir del momento en que se recibe un correo con una amenaza de muerte, y al mismo tiempo que vamos leyendo el estudio sobre “La Psicología de la maldad” que una de esas mujeres está escribiendo, en el centro que estudia el desarrollo del odio colectivo, nace la desconfianza y con ella, la sospecha, el espionaje, las acusaciones y enfrentamientos, evolucionando el odio, la violencia y, finalmente, el crimen.  El ambiente creado por Jungerson muestra cómo la literatura funciona como campo de experimentación para proponer que todo ser humano puede convertirse en asesino en ciertas circunstancias. Y que sólo se necesita un factor, un momento de excepción,  que desencadene esa propensión natural porque, “sólo la falta de oportunidad, determina si alguien puede ser un asesino o no”.

Christian Jungersen. Copenhague, Dinamarca. 1962

Jungersen, Christian. The Exception. USA: Nan A.Talese/Doubleday. 2007. 512 págs.
                 Jungersen, Christian. La Excepción. España: Random House Mondadori, 2008

 

 

Claudia Piñeiro. “Betibú”

Claudia Piñeiro. “Betibú”

Nuria o Betibú, Jaime Brena y “el pibe”

Mientras Nuria Iscar, famosa escritora de novelas de detectives caída en desgracia,  está escribiendo un texto por encargo,  Pedro Charrazeta aparece degollado en su casa en el exclusivo “country La Maravillosa” y Jaime Brena, el decano reportero de la sección policíaca, recién depuesto y sustituido por “el pibe de policiales”, trata de escribir la ridícula columna que le ha encargado Lorenzo Rinaldi, editor jefe de el Diario El Tribuno.

Así estructura Claudia Piñero su narración: mostrando lo que los actores de su novela están haciendo en un mismo momento,  forma muy ad hoc en una novela policíaca. Si bien son recursos fáciles criticar al rico desde la ironía del clasemediero culto y crear confabulaciones entre empresarios, políticos y periodistas, sus descripciones de los escenarios y las circunstancias son muy divertidas, los indicios son tan evidentes que podamos inferir simultáneamente y los sabrosos chismorreos de las amigas íntimas de Nuria o Betibú, Paula Sibona y Carmen Terrada, redondean lo que debemos de conocer.

Cuando se conoce la noticia del asesinato, Rinaldi llama a Nuria, a quien él llama “Betibú”, para que escriba una serie de columnas sobre el  crimen desde una casa que le han prestado en “La Maravillosa” a donde ella se trasladará unos días; al mismo tiempo le pide al “pibe de policiales” que esté en contacto con ella y reciba sus columnas.  Pero, el Comisario Venturini, en  lo que se nos antoja como lectores una forma de conducir la investigación, le da cierta información a Brena, quien se la pasa al “el pibe” y así se configura un trío de investigadores: Nuria o Betibú, Jaime Brena y “el pibe”, cada uno aportando lo que saben hacer: describir y descubrir a partir de deducciones e inferencias y comparaciones entre la ficción y la literatura,  el trabajo policíaco y la utilización de los recursos cibernéticos. Para Nuria las muertes de los cinco miembros del Grupo La Chacrita “fueron como debían de ser, como se esperaría que hubieran muerto”; para Brena el asesino es el que queda vivo  y  el “pibe de policiales” le queda  la certeza de que ante la sobreabundancia de información en internet se debe plantear un nuevo rumbo del periodismo.

Claudia Piñeiro, Burzaco, Argentina, 1960,

 Piñeiro, Claudia. Betibú. Buenos Aires: Alfaguara. 2010. 345 págs.

Back to top