Fred Vargas, “An uncertain place”

 Jean-Baptiste Adamsberg

Cuando el  Comisario de la Brigada criminal de París, Jean-Baptiste Adamsberg asiste a un congreso en Londres con su muy erudito colega el comandante Danglard, el Chief Inspector Radstock de New Scotland Yard le piden lo acompañen al  Cementerio Highgate de Londres donde han aparecido 17 zapatos con pies.

A esta macabra imagen seguirá ya en París otra imagen no menos macabra e imaginativa: el asesinato de un rico periodista en su chalet en las afueras de París. Los restos de su cuerpo fueron desmenuzados literalmente y repartidos con cierto orden en el salón del crimen.  El periodista en vez de heredar a su hijo, hereda a su jardinero y su médico explica que tenía enemigos inimaginables. Adamsberg dirige la investigación adjudicando funciones a sus colaboradores, entre ellos el teniente Mordent cuya hija se enfrenta a un juicio. Se sabe de otro asesinato similar en Viena. Después viene la confesión del presunto asesino quien le revela a Adamsberg que es su hijo. Las pistas llevan a Adamsberg a viajar a Kisilova en Servia, lugar legendario de las historias de vampiros y el descubrimiento de la rivalidad entre los descendientes de dos familias de vampiros. Mientras casi muere encerrado en la tumba de los vampiros, en París, la situación para Adamsberg se complica con una cadena de funcionarios involucrados en perjudicarlo, misma que llega hasta la vicepresidenta del Concejo de Estado. Novela muy europea, muy “ghost”, y con gran imaginación.

 Fred Vargas, pseudónimo de Frédérique Audoin-Rouzeau, 1957, París, Francia.

Vargas, Fred. An uncertain place. A commisaire Adamsberg Mystery. USA: Penguin Books. 2011. 408 págs.

Michael Chabon, “The Yidish Policemen´s Union”

 Meyer Landsman

Yiddishpol.jpg

Extraños días para ser judío….

Michel Chabon  imagina que el estado de Israel fracasó a los tres meses de haberse creado en 1948 por lo que miles de judíos aceptaron el asilo que Estados Unidos les ofreció por 60 años en el Distrito Federal de Sitka, al sureste de Alaska. Chabon crea un universo alterno en la actualmente inocua Sitka., ciudad que a los dos meses de cumplirse el plazo, tiene más de tres millones de habitantes, una gran parte de angustiados judíos ya nacidos en esta ciudad, hablantes de yiddish que se mezcla con el inglés y la lengua nativa, el “tlingit”.  El autor de forma irónica o cómica, va advirtiendo al  lector cuando se habla en “americano” o en “tlingit”,  y llama a las pistolas “sholems” (paz), a los cigarros “papiros”, a los teléfonos celulares “shoyfers” (tipo de trompeta hecha con el cuerno de un carnero) y a los detectives “shammes” (el sacristán en una sinagoga) .

En este mundo, los inmigrantes mantuvieron algunas de las costumbres de la época en que el territorio pertenecía a Rusia y construyeron en Sitka una serie de túneles subterráneos para comunicar edificios, siguiendo el ejemplo de Varsovia.   El autor imagina al grupo judío ultraortodoxo, los Verbovers, viviendo según una interpretación literal del Talmud,  con su rabino como líder moral absoluto e inexpugnable, respetando escrupulosamente el sabat, la comida kosher y que vive esperando a el Mesías, “el hombre recto de su generación”, pero al mismo tiempo y muy contradictorio, con una gran capacidad económica, y organizado en una especie de sindicato criminal y corrupto.

En este ambiente, no es fortuito que Chabon haya elegido el ajedrez como el leit motiv de la novela y que haya desarrollado la personalidad de Meyer Landsman, un detective, digno heredero de los detectives tradicionales del género, que vive en un hotel en ruinas, consumido por el alcohol y por los recuerdos de su padre ajedrecista, con una exmujer que es al mismo tiempo su jefe, con su compañero, primo y amigo, Berko Shemets, alias Johnny “el oso judío”, hijo de nativa y judío. Es en hotel donde vive Meyer  donde aparece el primer muerto con un balazo en el cráneo al estilo de una ejecución.

Fascinante forma de reacomodar los hechos históricos para, por medio de una serie de crímenes en la remota Sitka, introducirnos en el muy complejo mundo de las comunidades ultraortodoxoas judías y  en la de los nativos en Alaska.

Michel Chabon. 1963, Washington, D.C. Estados Unidos.

Chabon, Michael. The Yiddish Policemen’s Union. New York: HarperCollins books. 2007. 411 págs.

Rafael Bernal “El complot mongol”

Filiberto García

LEA01140036_grande

Conque mucha Mongolia” “¡Pinche Mongolia!”

Publicada en 1969 es la primera novela policíaca mexicana. Su autor, Rafael Bernal  fue un escritor prolífico y cosmopolita, no así “El complot mongol” que sólo puede imaginarse teniendo como referencia la calle de Dolores en la ciudad de México.  Recientemente ha sido valorada por sus contenidos sociológicos y psicológicos y yo agregaría de estilo al mezclar la narración en tercera persona y los monólogos de Filiberto García. Sin duda es una novela policíaca, pero Bernal, logra retratos psicológicos de personajes paradigmáticos de los sesenta: “el licenciado”, “el coronel”, el ruso de la KGB, el gringo del FBI, los chinos de Dolores y por supuesto “el matón”, Filiberto García, siempre con un “pinche” en la boca.

Filiberto García tiene 60 años, pistolero y matón desde tiempos del presidente Obregón cuando lo único que se necesitaban, dice,  “eran huevos, ahora títulos”.  El tema de la novela es una intriga internacional para asesinar al presidente de Estados Unidos durante su visita a México. Filiberto es contratado por el licenciado para trabajar con el ruso y el gringo: los chinos van a matar al presidente de Estados Unidos, los rusos se enteran en Mongolia y avisan sobre este complot. Reminiscencias de la revolución mexicana, clichés, parodias, muertos y medio millón de dólares en billetes de 50 teniendo como fondo el mundo de los chinos de Dolores: de Liu y su tienda, donde vive Martita, de Pedro Yuan, donde juegan al pókar y del café Cantón de Wang. Muy divertida!!!!

 Rafael Bernal, México D.F 1915 – Suiza 1972.

 Bernal, Rafael. El complot mongol. Joaquín Mortiz/SEP, Lecturas Mexicanas Segunda Serie, núm 7, 1985

Secretaria de educación publica (Lecturas Mexicanas)

Sue Grafton, “V de venganza”

Kinsey Millhone

Portada de V de venganza   

“La gran sorpresa del día que cumplí 38 años, el 5 de mayo de 1988, fue un puñetazo en la cara que me dejó dos ojos negros y una nariz destrozada…. Para quién quiera conocerme, mi nombre es Kinsey Millhone.  Tengo licencia de detective privado en Santa Teresa y mi negocio se llama Millhone Investigations”.

Así se presenta la detective Kinsey Millhone en el último libro de Sue Grafton, el número 22 de su serie “alfabeto del crimen”, todos publicados en español por Tusquets. Los libros de Sue Grafton son “bestsellers”, han sido traducidos a más de veinte idiomas, sus tramas son muy bien estructuradas y entretenidas por el cierto tono burlón e irónico de sus muy extensas descripciones, siempre desde la perspectiva femenina.

V de venganza, empieza con el suicidio de un joven y cuando Kinsey necesita ropa interior y va a una tienda de departamentos. Nos divertimos leyendo lo que se le ocurre a una mujer mientras la escoge, hasta que Kinsey se da cuenta que un par de mujeres están robando prendas femeninas.  Una de ellas, días más tarde, aparentemente se suicida; su prometido se niega a aceptar esta versión y contrata a Kinsey.  La investigación la lleva a ir descubriendo una organización de ladrones  y gánsters, unos más brutales que otros y el involucramiento del policía corrupto. Una historia paralela va presentando un retrato de los matrimonios californianos.  En este contexto, es inevitable que vivamos parte de la lectura en el automóvil para recorrer con Kinsey los freeways y avenidas de California desde su barrio en Santa Teresa el  barrio ficticio donde Ross Macdonald situó sus historias, basado en el real Santa Bárbara, tributo que rinde Grafton a este otro autor de novelas policíacas,

 Sue Grafton, Louisville, Kentucky. 1940

 Grafton, Sue. V is for Vengeance. USA: Penguin Putnam. 2011. 438 Pages

Kjell Eriksson, “The hand that trembles”

Ann Lindell

The Hand That Trembles by Kjell Eriksson

Uppsala es una ciudad de alrededor de cien mil habitantes, al norte de Estocolomo en Suecia, famosa por su universidad, la Universidad de Uppsala.   La novela de Eriksson se desarrolla en los alrededores de esta ciudad y en la ciudad de Bangalore, en la India. Realmente se trata de dos historias que se conectan sólo porque la policía de Uppsala está llevando a cabo las investigaciones.

Por un lado la historia un poco increíble de Sven Arne Persson que en el momento más importante de su carrera política ligada a los sindicatos, desaparece un día del año de 1993 después de una reunión de trabajo en Uppsala. Los lectores sabremos que viajó a la India y se convirtió en jardinero en la ciudad de Bangalore.  Doce años después, en 2005 alguien lo reconoce en la India lo que motiva su regreso a Uppsala donde, inexplicablemente se entrega a la policía como responsable del homicidio de uno de esos personajes siniestros ligados al nazismo  y odiado y destestado por el tío de Sven Arne Persson, Ante, quien en esta historia representa el lado contrario y antagónico.

Por el otro la aparición de un pie, femenino, probablemente de raza no blanca, en uno de los pequeños poblados cercanos a la urbana Uppsala. La comunidad de Bultudden Point está compuesta de nueve vecinos. Uno de ellos es el asesino, pero para econtrarlo, primero la joven detective Ann Lindell tiene que averiguar quién es la mujer asesinada y es en este sentido que, como la novela negra escandinava, la historia nos va mete literalmente hablando a la vida íntima de personajes como nosotros. 

Karl Stig Kjell Eriksson, 1953, Uppsala, Suecia

 Erikssson, Kjell. The hand that trembles. New York: Minotaur Books. 2011. 310 págs.

Back to top