Detective CHICAKlemet Nango y Nina Nansen

 

The insatiable greed. La codicia insaciable.

el ultimo lapon En los círculos polares los inviernos son largos, con temperaturas de menos 40 grados centígrados promedio y el paisaje es el de la tundra, inmensos espacios cubiertos de hielo y nieve. Los pobladores nativos del círculo polar ártico escandinavo (norte de Noruega, Suecia, Finlandia y la península de Kola en el noroeste de Rusia) son los sami o lapones, territorio y cultura que se conoce como Sami (o Lapona), integrada actualmente por no más de cien mil samis (o lapones). Son criadores de renos y aprendieron, con los siglos, a aprovechar todo lo que este animal les da: sus pieles, sus astas y huesos, su sangre, su carne; el reno les proporciona casi todo lo que requieren para subsistir en esas latitudes.  Hablan las lenguas sami, de la familia urálica, lingüísticamente relacionada con el finlandés, el estonio y el húngaro. La mayoría de los sami se han convertido a un protestantismo puritano aunque subsisten algunas creencias de su chamanismo original que se manifiestan en sus cantos, los “joïk”, a través de los cuales transmiten su mitología y sus tradiciones.  Sus artesanías son de vistosos colores y destaca la elaboración de tambores  sagrados hechos de piel de reno.

mapa círculo artico

Como muchos otros pueblos nativos, los sami han sido explotados y diezmados durante siglos. Desde hace unas décadas se les ha reconocido sus derechos y tienen representación a través del Parlamento Sami. Su bandera simboliza el sol y la luna y los colores de las cuatro franjas, roja, verde, amarilla y azul representan los cuatro territorios donde viven. Los sami tienen una policía transnacional que vigila y los protege, “The Reindeer Police”, “La Policía de los Renos”, organizados en patrullas con dos policías.

 bandera samiForty days without Shadow: An Arctic Thriller, “Cuarenta días sin sombra: un thriller del ártico” del periodista francés Olivier Truc (Francia, 1964) es un libro fascinante. Se publicó originalmente en francés, en 2012, Le dernier Lapon. El título en español se tradujo como El último lapón.

El thriller se desarrolla en el polo ártico escandinavo, sus personajes son los sami criadores de renos luchando por su cultura frente a la controversia sobre su integración y asimilación y por la codicia, la insaciable codicia que la explotación de sus riquezas naturales ha provocado y sigue provocando. A manera de título, cada capítulo del libro inicia con la fecha, la hora y el lugar.  Así vamos siguiendo, esperanzados como los sami, al sol que irá apareciendo paulatinamente unos minutos cada día, a partir del lunes 10 de enero, a las 9:30, en Laponia Central, cuando faltan unas horas para que aparezca el primer rayo de sol después de la larga noche polar.

Los detectives de esta novela son los dos integrantes de la Patrulla P9 de la “Policía de Renos” que tiene su sede en Kautokeino, un pueblo sami con cerca de dos mil habitantes en el territorio de Noruega.  Klemet Nango es mestizo, mitad sami y mitad sueco y Nina Nansen, quien tres meses antes se incorporó a la patrulla, procedente del sur de Noruega. Sus observaciones sobre las peculiaridades de la cultura sami, desde la perspectiva del extranjero, enriquecen la lectura .

Mientras los sami están reunidos esperando ver el primer rayo de sol, se descubre que un tambor tradicional sami, recién donado por un francés, había desaparecido del museo de Kautokeino. Luego  se descubre afuera de su tráiler (las viviendas movibles en que los sami pueden vivir en la tundra, la vidaa,  a decenas de millas de alguna localidad, soportando temperaturas a veces tan bajas como menos 40 grados Fahrenheit), el cadáver apuñalado de Mattis, un sami criador de rebaños, descendiente de shamanes. Porque los renos están marcados con el sello de su dueño en las orejas.

Klemet cree que el robo del tambor y el asesinato de Mattis están relacionados. Con Nina se mueve por la tundra polar en sus snowmobiles, motonieves o motos de nieve. Para ellos, recorrer grandes distancias en condiciones atmosféricas extremas es parte de su actividad, como lo es realizar una investigación policiaca con rigor, indagar y preguntar a los vestigios, plantear conjeturas y tratar de probarlas.

Mientras los sami están reunidos esperando ver el primer rayo de sol, se descubre que un tambor tradicional sami, recién donado por un francés, había desaparecido del museo de Kautokeino. Luego se descubre afuera de su tráiler (las viviendas movibles en que los sami pueden vivir en la tundra, la vidaa, a decenas de millas de alguna localidad, soportando temperaturas a veces tan bajas como menos 40 grados Fahrenheit), el cadáver apuñalado y sin orejas, de Mattis, un sami criador de rebaños, descendiente de chamanes. Porque los renos están marcados con el seño de su dueño en las orejas.  Y un geólogo francés André Recagnal anda acosando sexualmente a niñas antes de salir a realizar prospecciones de las zonas para explorar yacimientos mineros con la ayuda de funcionarios corruptos.

Klemet cree que el robo del tambor y el asesinato de Mattis están relacionados. Con Nina se mueve por la tundra polar en sus snowmobiles, motonieves o motos de nieve. Para ellos, recorrer grandes distancias en condiciones atmosféricas extremas es parte de su actividad, como lo es realizar una investigación policiaca con rigor, indagar y preguntar a los vestigios, plantear conjeturas y tratar de probarlas.

Al reconstruir la historia del tambor reconstruyen historias antiguas.  La de una expedición en 1939 en la cual participaron franceses, suecos y alemanes nazis guiados por un sami, antepasado de Mattis, quien fue el que elaboró el tambor robado y que había entregado a uno de los franceses de la expedición, el mismo que antes de morir lo había devuelto a donde pertenecía. Los estragos que la explotación minera por parte de extranjeros habían provocado entre los sami. Las historias que su tió Nils Ante, transmitía cuando cantaba “joïks” sobre riquísimas minas de oro. Los diseños de los tambores mezclando su mitología y planos simbólicos. La conmovedora historia de Aslak Renson y su esposa Aila quien había sido violada por un de los extranjeros que participaban en la construcción de una presa cuando tenía quince años. Y al ir descifrando las imágenes sobre el tambor Klemet se convence de que si encuentran la mina, encontrarán las respuestas del robo y del asesinato. Porque donde otros veían a la minería como una fuente de oportunidades y progreso, los criadores de renos veían lo opuesto.

 En 2008 Olivier Truc filmó el documental “The Reindeer Police”.

AutorOlivier Truc, Francia, 1964

Ficha Olivier Truc. Forty days without Shadow: An Arctic Thriller. New York: Grand  Central Publishing. 2014. Kindle edition.