Archives: Reseñas

Christian von Ditfurth. “Un hombre intachable”, “Una venda en los ojos”, “La sombra de la ilusión”

Detective CHICAJosef Marie Stachelmann

A través de la ficción policíaca  y desde la perspectiva de la generación que vive en una nación unificada, los libros del periodista e historiador alemán Christian von Ditfurth (1953), presentan una revisión del pasado nazi y de la época de las dos Alemanias.

José María Stachelmann es el protagonista de los hasta ahora seis thrillers (los tres primeros traducidos al español) de Ditfurth. Stachelmann es un profesor de historia de la Universidad de Hamburgo, abrumado por una tesis doctoral sobre los campos de concentración nazis que no logra terminar y quien por diferentes motivos, se involucra en la investigación de una serie de asesinatos, con la misma obsesión que como académico investiga en los archivos. Lo que hace muy interesante la lectura de estas novelas, es que transmiten la perspectiva de las generaciones alemanas posteriores al Tercer Reich, herederas de los horrores del nazismo, del holocausto, de la derrota y de la posterior división de la nación por un muro físico y conceptual entre 1961 y 1989. Los crímenes que investiga Stachelmann, son consecuencia de hechos sucedidos durante la época de las dos Alemanias y estos hechos sólo se pueden entender conociendo la historia nazi.

Los sucesos de la primera novela de la serie ocurren en 2001. Josef Maria Stachelmann, tiene 41 años, soltero, hijo único con una relación conflictiva con sus padres ya ancianos a quienes no se atreve a preguntarles sobre su actitud durante el nazismo. Sufre de espondiloartritis, la inflamación de las articulaciones entre las vértebras, que le ocasiona fuertes dolores por lo que se la pasa “tragando” analgésicos. Vive en la ciudad de Lübeck y diariamente en tren, o en su coche, recorre 48 kilómetros hasta la Universidad de Hamburgo. Es profesor del Departamento de Historia y sus clases sobre el “Nacionalsocialismo” siempre están llenas. En vez de terminar su tesis doctoral sobre Buchenwald, uno de los más grandes campos de concentración nazi y así conservar su plaza en la universidad, mira con indolencia cómo se van amontonando sobre el escritorio sus apuntes en lo que él llama “la montaña de la vergüenza”.

Las reseñas leídas sobre los libros de este autor coinciden en la veracidad de los fundamentos históricos sobre  el Tercer Reich y la época de la nación alemana dividida.*

christian-von-ditfurth-un-hombre-intachable

Un hombre intachable

La primera novela de la serie es Un hombre intachable (2009).  Ossi Winter, policía de homicidios de la ciudad de Hamburgo , busca a Josef Marie Stachelmann quien había sido su compañero de estudios.  Ossi está a cargo de una investigación muy peculiar y piensa que tal vez conociendo el pasado de la familia, encuentre alguna pista que lo ayude a evitar un nuevo crimen y resolver los ya cometidos. Alguien está matando a todos los miembros de la familia de Maximilian Holler, un hombre con prestigio que había hecho su fortuna como agente inmobiliario en Hamburgo; en 1999 asesinaron a su esposa, un año más tarde a uno de sus hijos y luego a su hija, ambos fueron envenenados con arsénico. Maximilian Holler tiene otro hijo pequeño y los lectores sabremos que se está preparando su asesinato.

Con las herramientas de investigación del historiador, Stachelmann va reconstruyendo el pasado de Maximilian Holler: su abuelo había pertenecido a las fuerzas armadas nazis, la “Wermacht”; su padre había fundado en 1946, un negocio inmobiliario con once millones de marcos que sirvieron para comprar otros negocios inmobiliarios y así acabar con la competencia en ese campo.  Stachelmman viaja a la Biblioteca de Berlín, revisa los archivos para su tesis sobre los campos de concentración, pero le dedica más tiempo a la investigación sobre las formas como miembros de la organización militar y policial, la “SS” y del grupo paramilitar nazi conocido como la “SA” se beneficiaron con la expropiación de los bienes inmuebles de los judíos, a pesar del marco legal construido por el gobierno del Tercer Reich para su expropiación.

Autor Christian von Ditfurth. Alemania. 1953.

FichaChristian von Ditfurth. “Un hombre intachable”. España: Pàmies. 2009. 297 págs.

una-venda-en-los-ojos

Una venda en los ojos

En Una venda en los ojos (2010) se narran dos historias paralelas, diferentes en tiempo y que al final se vinculan: una va presentando las actividades de estudiantes subversivos durante los años de existencia de la República Democrática Alemana (RDA); las formas de escapar hacia la parte occidental, a la República Federal Alemana (RFA); el papel de la “Stasi” el Ministerio para la Seguridad del Estado, en ese momento considerada como la mejor policía de inteligencia en el mundo.  La otra historia empieza con el funeral del padre de Stachelmann y la recepción que el decano Bohming, director del departamento de Historia en la Universidad de Hamburgo, ofreció al nuevo profesor, Wolf Griesbach, proveniente de la Universidad Libre de Berlín y a su bella esposa Inés.

Josef Marie Stachelmann tiene sentimientos contradictorios por la muerte de su padre; no logra terminar su tesis, sabe que su posición en la universidad se debilita y ve con recelo la llegada del nuevo profesor; su enfermedad le ocasiona fuertes dolores; la misma indolencia que tiene en relación con su tesis la tiene con su relación con su colega Anne Derling y a veces reciente su soledad.

Después de la recepción y de forma absurda (o como un recurso conveniente del autor) Stachelmann e Inés se encuentran en un bar, ella le dice que su esposo tuvo que viajar esa noche a Berlín, lo invita a su nueva casa, todavía con las cajas de la mudanza, hacen el amor y Stachelmann se va a su departamento. Inés lo llama temprano, preocupada, su esposo no la ha llamado y no lo localiza, le pide que lo busque. Stachelmann, no sólo aceptó, sino que se involucra y Griesbach aparece asesinado en la cajuela de su coche, lo que convierte en el sospechoso principal.  Stachelmann se empeña en encontrar él mismo al asesino, sus investigaciones lo llevan a rastrear el pasado de Griesbach como estudiante en Berlín oriental y descubre que estuvo involucrado con los “auxiliares de fuga” para sacar personas de la RDA.

Stachelmann, con la tenacidad del investigador académico, busca, indaga, se mete en problemas, se arriesga, lo persiguen, entran a su departamento, todo esto entre los terribles dolores de la artritis, viajando entre Hamburgo, Lubeck y Berlín, y llamando a Anne, la colega a la que dejó de llamar, de buscar y que ahora está embarazada. Alguien le está practicando los métodos de la Stasi, entran continuamente a su casa dejando el tocadiscos encendido, quieren destrozarle los nervios, primero el cadáver en la cajuela y luego el terror psicológico. La pregunta es ¿por qué precisamente él? ¿es que todavía existen fuerzas oscuras de esos años en la extinta RDA?

FichaChristian von Ditfurth. Una venda en los ojos. España: Pàmies. 2010. 334 págs.

 

christian-von-ditfurth-la-sombra-de-una-ilusion

La sombra de una ilusión

La tercera novela de Ditfurth traducida al español, La sombra de una ilusión (2011), narra también dos historias paralelas.  Stachelmann parece superar el conflicto con Anne y empieza a pasar más tiempo con ella y su hijo recién nacido.  Su amigo, el policía Ossi Winter, aparece muerto en su apartamento, todo parecía que se había suicidado de una forma muy peculiar, con un espray de insulina.  Carmen, la colega y amante de Ossi, duda y acude a Stachelmann.  El espray de insulina, noventa mil coronas en su cuenta de banco, un archivero abierto, un fólder con subrayados de un asesinato en 1978 en Heidelberg, hacen sospechar a Stachelman quien, nuevamente y sin aparente razón, se vuelve a involucrar. Viaja a Heidelberg para ver a amigos comunes de Ossi y él durante sus años de estudio. Cuando es asaltado, sabe que está detrás de algo.

La segunda narración es la de un diario de 1978 y relata sucesos ocurridos en Heidelberg, entonces parte de la RDA: un estudiante asesinado, un nombre “Angélica” y una “R” que se repiten en el diario, manifestaciones estudiantiles en el ambiente de la llamada Guerra fría, las tensiones entre las diferentes generaciones, estudiantes que actuaban como si el concepto de patria no existiese cuando en la época nazi era lo que primaba por encima de todo,

Nosotros somos la generación de Hitler y de Himmler, es un reproche que debemos aceptar. No podemos controlar ni quién nos lo reprocha ni cómo lo hace.  La mayor parte de nosotros fue incapaz de confesar su culpa después del cuarenta y cinco.  Muchos afirmaron que lo ignoraban todo. Bueno, pues sólo había que prestar un poco de atención y se podía llegar a saberlo…

Autor Christian von Ditfurth. Alemania. 1953.

FichaChristian von Ditfurth. “La sombra de una ilusión”. España: Pàmies. 2011. 336  págs.

*Como consecuencia de su derrota en la llamada Segunda Guerra Mundial, en 1949 Alemania quedó dividida, formal y conceptualmente, en dos partes: en la Alemania Occidental, la República Federal Alemana (RFA), con capital en Bonn.  Y en la Alemania Oriental, en la zona de ocupación soviética, la República Democrática Alemana (RDA), con capital en la ciudad de Berlín. Esta ciudad estuvo dividida de la parte occidental con un muro de 45 kilómetros. La Historia ha llamado a este periodo “la Guerra Fría”.  Se estima que más de 200 personas fallecieron al intentar atravesar ese muro hasta su derribamiento.

La ciudad de Hamburgo es la segunda ciudad más poblada de Alemania, después de Berlín. La ciudad de Lübeck está a 48 km de Hamburgo.  Después de la Segunda Guerra Mundial ambas ciudades quedaron dentro de la zona de ocupación británica y de 1949 hasta la reunificación de Alemania en 1990 pertenecieron al estado de Alemania occidental, la República Federal de Alemania.

 

 

Rubem Fonseca. “Mandrake”. “La Biblia y el bastón”. “El Seminarista”.

Detective CHICAMandrake

Rubem Fonseca (Brasil, 1925) es uno de los grandes escritores brasileños. Fue abogado penalista, policía y juez antes de dedicarse por completo a escribir. Es autor de cuentos, novelas, crónicas y guiones. Mandrake y su extraordinario humor negro lo han convertido en un autor prestigiado y famoso.

Por su brevedad, las novelas policiacas de Fonseca se leen muy rápido; pero también por el ritmo ágil y dinámico con el que se van sucediendo las acciones y porque al mismo tiempo el narrador nos va contando muchas cosas.  Una vez que empezamos a leer lo que nos está narrando Mandrake o el seminarista, no podemos soltar el libro; sentados, parados y hasta caminado, y siempre soltando carcajadas. Se agradecen las traducciones del portugués al español que nos transmiten directamente la voz clara y comprensible del narrador y, como si no hubiera un autor de por medio, oímos su sarcasmo e ironía, nos reímos con su humor negro y a veces nos hacen pensar sus serenas y melancólicas reflexiones. Las historias de Fonseca son increíbles por extravagantes, eruditas sin ser jactanciosas y lujuriosas sin nunca caer en lo soez. Y esa brevedad y rapidez con la que pasan y se cuentan las historias es parte del asombroso manejo de la estructura del género policial.

Mandrake, como su creador, también es un abogado criminalista. No sé cómo sea en la realidad Rubem Fonseca, pero Mandrake y su otro personaje, “el seminarista” son desenfadados e hilarantemente irreverentes. Mandrake vive en un departamento en Río de Janeiro, soltero, don juan empedernido, con una gran cultura literaria y cinematográfica, le gusta el vino tinto portugués Periquita, fuma puros y en uno de los relatos muestra su destreza al jugar ajedrez con Berta, la amante de turno. Su socio, el abogado judío Wexler y Raúl, su más viejo amigo y policía de la sección de homicidios, complementan o completan su astucia para resolver sus casos.

Mandrake

Mandrake” es una narración corta que encontré en internet y que se puede leer aquí seleccionando el link. Posiblemente fue publicada en uno de sus libros de cuentos y parece anterior a las otras tres narraciones que aquí se comentan. La acción en este corto texto gira alrededor de las partidas de ajedrez que Mandrake juega con Berta cuando fue contratado por el hacendado y senador Cavalcante Méier.  Su nuevo cliente le solicita ayuda con un tipo que lo quería chantajear en relación con la muerte de una joven con la que había tenido una relación.

 

mandrake-la-biblia-y-el-baston

Mandrake y la Biblia de Maguncia

En el primer párrafo de Mandrake y la Biblia de Maguncia (2005) titulado “Comenzando por el principio”, Mandrake se presenta a sí mismo y en el segundo habla del caso de la Biblia:

“Mi nombre es Mandrake. Soy abogado criminalista. El caso que voy a relatar comprueba, como dijo alguien cuyo nombre no recuerdo, que la verdad es más extraña que la ficción porque no está obligada a obedecer a lo posible.

Cómo podría imaginar que me vería envuelto en la historia del incunable de Gutemberg, con el enano, con el Calaquita, con la caja fuerte Fichet, con los asesinatos, principalmente el de aquella pobre mujer ya madura que por primera vez en su vida estaba enamorada, un mujer a quien le gustaban los libros y los gatos – a todas las mujeres le gustan los gatos, incluso a aquéllas a quienes no les gustan los gatos.”

Karin Altolaguirre es la dama de la novela y por la que Mandrake suspirará no obstante su relación con Angélica. Karin es hija de un industrial muy rico que lo contrata para encontrar a Carlos Wise, un enano que como ella es miembro del “Club de los bibliomanacos”, un extraño grupo interesado en libros raros e incunables. Carlos Weis es empleado en la Librería Antique de Pierre Ledoux.

Cuando es asesinada Eunice Valverde,  Mandrake dice que “El personaje más importante en la investigación de un crimen es la víctima. Siempre tiene una historia que contar”.

Esta víctima, Eunice trabajaba en la Biblioteca Nacional, de la cual recién había desaparecido una de las Biblias de Maguncia, guardada en la caja fuerte Fichet de la Biblioteca. En la mesa de noche de Eunice la policía había encontrado una botella de Coca Cola y un libro “Cronología de descripción de contenido: de cómo las bibliotecas pasaron de la conservación al acceso hace cuatro mil años”. Las huellas de la botella de Coca Cola pertenecían al Carlos Wise y según una compañera de Eunice, eran novios. En el cuarto de hotel donde vivía el desparecido Carlos Wise encontraron una maleta de herramientas para abrir cajas fuertes.

En esta novela Mandrake nos ilustra sobre libros raros, Biblias e incunables;  mientras investiga a otros coleccionistas, se suceden otros asesinados, interactúa con Raúl, la policía y la interpol. Mandrake resuelve el caso pero recibió dos disparos que lo mantuvieron en coma tres meses.

Mandrake y el bastón Swaine

Mandrake se quedó cojo como consecuencia de los disparos que recibió cuando investigaba el caso de la Biblia de Maguncia. Sus amigos le regalaron todo tipo de bastones

“…incluso un bastón-estoque Swaine con una hoja de acero embutida, en verdad un arma mortífera, fabricada hace más de doscientos años en Inglaterra por la Swaine Adeney Brigg, una rareza que me obsequió Helder Frota”.

Este caso empieza con un coctel de la casa de la condesa Caterina Sforza, en Río de Janeiro. Mandrake socializa con los que serán los protagonistas de este caso:  el secretario de la condesa llamado Orlov, el matrimonio de Mariza y Helder Frota y la alpinista Bárbara Hermans. La condesa es demandada por la familia de un hombre que había sido arrollado por su lancha, por lo que le pide a Mandrake que la defienda. El caso se complica cuando asesinan a un periodista italiano que investigaba la vida de la condesa.  Luego Helder Frota es asesinado con el baston-estoque Swaine que le había regalado a Mandrake y este se vuelve el principal sospechoso.

FichaRubem Fonseca. Mandrake. La Biblia y el bastón. México: Ediciones Cal y Arena. 2014. 182 págs.

 

rubem-fonseca-el-seminarista

El seminarista (2010)

 

¿Puede jubilarse un asesino a sueldo?

“Me conocen como el Especialista, contratado para servicios específicos. El Despachador dice quién es el cliente, me da las coordenadas y yo hago el servicio”.

Así empieza la narración del Seminarista, un matón a sueldo muy peculiar que no tiene desempacho ni remordimiento en platicar cómo fueron algunos de sus servicios. Habla intercalando citas de clásicos en latín, aprendidas en sus años en el seminario. Lleva una vida rutinaria y metódica, le gusta ver películas y leer, sobre todo poesía. Sus dos amigos de antes, Sangre de Toro y D.S., lo llamaban “Ze”. Y dice que no le gusta matar mujeres, niños ni animales. Y que nunca quería saber el nombre del cliente.

El seminarista tiene alrededor de 40 años y decide que era hora de jubilarse, pero para eso tenía que matar al Despachador. Se deshace de sus pistolas, parte de su ropa y de sus cosas y empieza a llamarse José Joaquim Kibir. Pero se enamora de una alemana-portuguesa llamada Kristin Gruber quien resultará ser la hija del Despachador.

No fue un rencuentro casual con su amigo de la infancia a quien llamaban “Sangre de Toro”, sino que éste lo buscó para advertirle que se cuidara, que había gente que lo quería matar por los servicios a los que se había dedicado.   Enamoradísimo de Kristin, entre que la cuida y se cuida a sí mismo, investiga, se enfrenta con un poderosísimo millonario, M. M. Ziff, busca a su otro amigo D.S. quien le aconseja asistir a una fiesta en el penthouse de una viuda llamada Suzane, el Seminarista, sin saber cómo, porqué y quien, se encuentra involucrado en una avalancha de violencia y asesinatos.

“Uno no deja de ser lo que es: de los cabellos hasta las uñas, de la cabeza a los pies –a capillis usque ad ungues, como dijo Petronio…”

AutorRubem Fonseca. Brasil, 1925.

 

FichaRubem Fonseca. El seminarista. México: Cal y Arena. 2010. 170 págs.

Louise Penny. “Still Life”. “A Great Reckoning”

Detective CHICAArmand Gamache

 

Leer a Louise Penny es cómo empezar leyendo “Érase una vez…” y terminar con “Colorín, colorado, este crimen lo ha solucionado Armand Gamache en Three Pines”, un pueblo de la provincia de Ottawa en Canadá, tan pequeño que no aparece en los mapas.  El centro del pueblo es el “bistró” de la pareja Gabri y Olivier, lugar de reunión de los habitantes del pueblo.  Leer a Penny también es entrar virtualmente a la cálida atmósfera del bistro, quitarse las botas, colgar la bufanda y el abrigo y quedar envuelto solamente en aromas y olores. Uno puede sentarse frente a la chimenea siempre encendida a saborear cafés au lait, copas de vino y quesos de la región con paté y baguettes. O ante una de las mesitas con manteles y servilletas de encaje, vajillas de porcelana, cubiertos y copas que uno quiere llevarse a su casa, y saborear el pavo al horno con relleno de castaña, un maravilloso queso brie con pan recién horneado y esperar a que llegue Armand Gamache, el jefe del departamento de homicidios de la Sûreté du Québec.

Si bien estos ambientes idílicos, y sus personajes, algunos tan entrañables como Armand Gamache, son usados por Louise Penny como “red herring”, el recurso de la distracción, la autora no da pistas falsas.  Las referencias históricas distraen, pero sólo para armar conexiones. Los crímenes se resuelven al estilo “whodunnit”, constreñidos a un número cerrado de sospechosos, pero sus finales son tan dramáticos como esclarecedores.  Su detective, Armand Gamache, es un hombre de familia, observador, reposado y humano, un francoparlante de Montreal, que interactúa muy respetuosamente con la población angloparlante canadiense.

Still Life, Naturaleza muerta, publicado en 2005, es el primer libro de Louise Penny (Canadá, 1958) con Armand Gamache.  A Great Reckoning, es el número 12, publicado en 2016.

louise-penny-still-life

Still Life, Naturaleza muerta

En Three Pines, la septuagenaria Jane Neal era amiga de todos. Un día, después de la pre-cena de Thanksgiving en la casa de Clara y del pintor Peter Morrowes, es asesinada de una forma muy peculiar: le habían disparado con una flecha. La flecha y las investigaciones del Chief Inspector Armand Gamache, de la Surete du Quebec, van revelando historias de los habitantes de Three Pines al mismo tiempo que etapas de la historia de Canadá. Muchos de los personajes de esta primera novela estarán presentes en las ahora doce novelas publicadas: Clara y Peter Morrow, Gabri y Olivier, la pareja gay dueña del bistró, el centro de la vida del pueblo; Ruth Zardo, una famosa poeta; Myrna, psicóloga de color; Bejamin Hadley que recientemente había perdido a su mamá y Timmer, muy amiga de Jane Neal.

Gamache y su segundo Jean Guy Beauvoir investigan al experto en tiro al blanco con fechas Matthew Croft , casado con Suzanne y con quien tiene un hijo adolescente de nombre Philippe. Y a la única sobrina de la muerta, Yolanda Malenfant, posiblemente su heredera.

La muerte de Jane Neal depara una gran sorpresa a los habitantes de Three Pines.  Habían comentado que cuando la visitaban, nunca nadie había pasado de su cocina. Jane Neal tenía un secreto:  le gustaba pintar.  Se reconocen con asombro en una pintura que representaba un día de la feria anual del pueblo y  se sorprenden al descubir que en los muros de su casa, Jane había pintado la vida de los habitantes de Three Pines.

FichaPenny Louise. Still Life. USA: St. Martin’s Papers. 2005. 326 págs.

 

louise-penny-a-great-reckoning

A Great Reckoning 

It strikes a man more dead than a great reckoning in a little room.

 William Shakespeare*

 

Armand Gamache, no ha cumplido sesenta años, se ha jubilado después de décadas de ser el jefe de homicidios de Sûreté du Québec, vive con su esposa Reine-Marie en Three Pines, y ha aceptado el puesto de director de la Academia de policía de la Sûreté en Montreal.  En su casa en Three Pines, al revisar los expedientes de los jóvenes que han solicitado entrar a la academia, un nombre le llama la atención, el de Amelia Choquet, pero no porque su mamá se hubiera llamado Amelia.  Ha nombrado como su segundo en la Academia a Jean-Guy Beauvoir, el esposo de su hija Anne, e incorporó como profesor de tácticas a H.E. Charpentier , un especialista en mapas para quien leer El Príncipe de Maquivelo debía de ser obligatorio, no tanto por sus enseñanzas sobre tácticas, sino por sus enseñanzas sobre el arte de la manipulación. Su superior, la Chief Superintendent Thérèse Brunel no comprendía por qué había invitado a su ex colega y en un momento superior Michel Brébeuf a incorporarse como profesor; y no está de acuerdo que  no hubiera corrido al profesor con más ascendencia sobre los cadetes, Serge Leduc, “El duque”.

En la idílica vida en Three Pines  Reine-Marie se reúne  con sus amigas y vecinas, Ruth, Rosa, Clara y Myrna, frente a la chimenea, alternando los café au lait con el whisky, comiendo chocolatines y examinando unos papeles que Oliver y Gabri, los dueños del bistro, habían encontrado entre las paredes del bistro porque, cien años antes, la gente solía meter papeles en las paredes como una forma de aislante contra el frío quebequense.  Uno de los papeles arrancados de la pared del bistró representaba un mapa; un mapa, pensaron, que tal vez se había escondido por alguna razón. Olivier lo enmarcó y se lo regaló a Gamache quien lo colgó en una pared de sus habitaciones de la Academia.

El mapa llamó la atención de los cuatro cadetes que invitó a la primera reunión que organizó: Amalia Choquet, “la gótica”, la asiática Huifen, Jacques Laurin, el jefe de los cadetes y Nathaniel, angloparlante. Gamache los observó, se les acercó y les dijo que la curiosidad era un requisito para los buenos investigadores y les propuso como tarea resolver el misterio del mapa.

“But it’s not a crime,” said Nathaniel. “Is it?” “Not every mystery is a crime,” said the Commander. “But every crime starts as a mystery. A secret.  Some hidden thought or feeling. A desire. Something not yet illegal that evolves, with time, into a crime. Every homicide I’ve investigated started as a secret.”

Los jóvenes Huifen, Jacques, Nathaniel y Amelia recibieron copias del mapa. Una de las copias se encontró en la habitación del profesor Serge Leduc la noche en que fue asesinado con una pistola de colección.

“You’re thinking the revolver is both the murder weapon and a red herring,” said Lacoste. “Not a red herring, a red whale,” said Beauvoir.

  • *El epígrafe de la última novela de la Serie de Armand Gamache de Louise Penny A Great Reckoning (2016), se ha interpretado como una referencia que hace William Shakespeare (As You Like It, Como gustéis. 1599) a la muerte de Christopher Marlowe cuando fue apuñalado en una taberna el 30 de mayo de 1953 como consecuencia de la discusión por “great reckoning”, entendido “reckoning”, como la suma a pagar por la comida.

AutorLouise Penny. Canadá, 1958.

FichaLouise Penny. A Great Reckoning: A Novel (Chief Inspector Gamache Novel). New York: St. Martin’s Press. 2016. 389 págs. Kindle Edition.

IAN RANKIN. “Knots and Crosses”. “Resurrection Men”. “Exit Music”. “Even Dogs in the Wild”.

 

Detective CHICAJohn Rebus

Me gusta el Edimburgo de Ian Rankin, su lado oscuro, sus habitantes, las palabras gaélico-escocesas y su incomprensible slang. Me gusta el detalle de los procedimientos de investigación, incluyendo el de los médicos forenses. Pero sobre todo me gusta su personaje John Rebus, porque resuelve sus casos pensando, y porque piensa mejor si está frente a una pinta de Deuchar’s IPA en el Oxford Bar. John Rebus es mujeriego, gran bebedor, amante de la música, irascible e impredecible. Conoce lo que nadie ve en Edimburgo y ve indicios y conexiones en los que nadie repara, lo que provoca reacciones en su contra, tanto de sus colegas como de sus superiores, que no lo aprecian, pero toleran sus métodos poco ortodoxos y su ensimismamiento, porque Rebus resuelve sus casos pensando, siempre reflexionando.  Me gusta su “perfecta compañera de trabajo”, la fiel DC Siobhan Clarke, cuyo equilibrio y apego a las normas contrasta con Rebus. Y, a veces, me cae bien su adversario, el gánster Morris Gerald, ‘Big Ger’, Cafferty.

Ian Rankin (Escocia, 1960) publicó en 1987 Knots and Crosses, Nudos y cruces, la primera novela de la serie del Inspector John Rebus. Even Dogs in the Wild, Incluso los perros salvajes, es la número 20, publicada en 2016.  Casi veinte años en la historia de una ciudad, Edimburgo y en la vida de su muy celoso guardián, el inspector John Rebus, un detective al estilo “hard-boiled”, de ahí que Ian Rankin pertenezca a la variante escocesa del género “hard-boiled” llamada “Tartan noir”.* La televisión inglesa ha filmado 14 programas basados en los casos de Rebus, transmitidos a lo largo de 4 temporadas.

* Wikipedia: “Tartan Noir is a form of crime fiction particular to Scotland and Scottish writers. It has its roots in Scottish literature but borrows elements from elsewhere, including from the work of American crime writers of the second half of the twentieth century, especially of the hard-boiled genre, and of European authors. Tartan noir draws on the traditions of Scottish literature, being strongly influenced by James Hogg’s Confessions of a Justified Sinner and Robert Louis Stevenson’s Strange Case of Dr Jekyll and Mr Hyde. These works dwell on the duality of the soul; the nature of good and evil; issues of redemption, salvation and damnation amongst others. The Scottish concept of the “Caledonian antisyzygy”

[Caledonian: el nombre latino con el que los romanos llamaron a este territorio; antisyzygy: poner juntos los opuestos].

ian-rankin-knots-and-crosses

Knots and Crosses, Nudos y cruces

La novela Knots and Crosses (1987), y la serie, inician con la visita de John Rebus a la tumba de su padre y después a la casa de su hermano mayor, Michael.  La visita sorprendió a Michael y a Rebus le sorprendió la riqueza de la casa y el costoso coche de su hermano. Michael había seguido la carrera de hipnotista de su padre mientras John se había enlistado en el ejército, estuvo en el grupo de paracaidistas “Para”, sufrió el duro entrenamiento de los seleccionados para entrar al “SAS”, Special Air Service, el cuerpo de elite para enfrentar cualquier situación extrema, estuvo en Irlanda y pasó una temporada recuperándose de una severa depresión, antes de entrar a la policía. Reubs sabe que seguirá luchando olvidar el tiempo que pasó encerrado con Gordon Reeve en una de las fases más severas del entrenamiento; él pasó la prueba pero su colega y amigo no lo logró.  Rebus tiene 41 años, está divorciado de Rhona con la cual tuvo a Sammy, Samantha, su hija de once años, vive solo y trabaja en la estación de policía de la Great London Road en Edinburgo.

El equipo que investigaba el secuestro y asesinato de dos niñas, y el secuestro de una tercera, buscaba afanosamente alguna conexión entre las niñas víctimas. D.S. Rebus se demoró en relacionar el hecho de que cada vez que unos de los padres habían denunciado la desaparición de su hija, él había recibido un sobre anónimo, conteniendo un papel con una sola frase u oración, y un pedazo de cordel con un nudo en medio. Tenía que haber pensado que “en todo había indicios”. Tenía que haber pensado que hay que leer siempre entre líneas, que las niñas parecían ser sólo los peones de un juego.

El clima de la ciudad estaba tenso, la prensa de Edimburgo había llegado a comparar el caso con los crímenes de Deacon Brodie (el asesino que inspiró a Robert Louis Stevenson para escribir Dr. Jekyll and Mr. Hyde), y la  única pista que la policía y Rebus tenían, era la marca y color de un coche. Una llamada de alguien que se identificó como profesor de literatura les dice que creía que en los nombres de las niñas asesinadas hay un juego de palabras y que sus iniciales forman un acróstico,

 “Well, don’t you see? In order, the victims’ names were Sandra Adams, Mary Andrews, Nicola Turner, and Helen Abbot.” Jack slouched towards Rebus’s table. “Taken as an acrostic,” continued the voice, “their names make up another name— Samantha. The murderer’s next victim perhaps? Or it may be simple coincidence, a game where no game really exists.”

Rebus descubre que Samantha había estado yendo a la librería con su madre y se entera que estuvo leyendo un libro de diseño de nudos.  Rebus sabe que se tiene que meter en la piel de asesino, porque “It had taken him fifteen years to accomplish his trick, but my God what a trick.”

Autor Ian Rankin. Esocia. 1960.

FichaIan Rankin. Knots and Crosses: An Inspector Rebus Novel (Inspector Rebus series Book 1). Nueva York: Minotaur Books. 2014. 241 págs. Kindle Edition.

ian-rankin-resurrectionmen

Resurrection Men, “Resurrecionistas”

En la Gran Bretaña en el siglo XIX, los ladrones de cuerpos eran llamados Resurrection Men “resurrecionistas”,.

Al inicio de la décimo tercer novela, Resurrection Men, parecería que John Rebus cometió una falta irreparable: durante una reunión de trabajo sobre el caso del asesinato del “art dealer” Edward Marber, aventó una taza de café a su superiora, la Chief Superintendent Gil Templer. Como consecuencia, sus superiores lo obligan a participar en una dinámica de rehabilitación para detectives con conductas poco ortodoxas. Se nombran a sí mismos “The Wild Bunch” y además de Rebus,  forman parte del grupo los detectives Jazz MaCullog, Francis Gray, Stu Stuherland, Tom Barclay y Allan Ward, todos bajo la supervisión de DCI Archibald Tennant quien les encarga la revisión de un caso no resuelto, el del asesinato de Eric Lomax y Dickie Diamond.

Al ir investigando el caso no resuelto, Rebus va encontrando conexiones con el caso del asesinato del “art dealer” Edward Marber  y el mundo de la compra-venta de obras de arte, caso que había quedado a cargo de su pareja Siobhan Clarke. Y con la investigación encubierta que le había encomendado el Comisionado Sir David Strathern, sobre la corrupción de los inspectores McCullogh, Gray y Ward.  El gánster Morris Gerald Cafferty aparece conectado con los tres casos por lo que Rebus “tiene que descubrir la verdad, antes de que la verdad lo descubra a él”:

La compleja trama de Resurrection Men presenta tres investigaciones policiales, no sólo en la ciudad de Edimburgo sino en otras ciudades escocesas, sobre la corrupción policiaca que ampara y protege a los criminales, en este caso del mercado de narcóticos y el mercado de arte.

FichaIan Rankin.  Resurrection Men. London: Onrio House. 2002. 484 págs.

 

ian-rankin-exit-music

Exit Music, “Música del adios”

En la novela número diecisiete de la serie, Exit Music, “Música del adios”, John Rebus se jubila.  Pero dos semanas antes de su retiro formal, el  miércoles 15 de noviembre de 2006,  es asesinado un poeta ruso de nombre Alexander Todorov en un estacionamiento en Reburn Wynd. La Detective Sergeant Siobhan Clarke es comisionada para llevar el caso. Otros detectives son PC Bill Dyson y un interesante “constable” Tood Goodyear.

En la investigación del asesinato del poeta ruso convergen personajes de diferentes ámbitos que proporcionan un interesante panorama del momento en que se sucede la trama: la política Megan Macfarlane, miembro del Parlamento escocés, promotora de la independencia escocesa y el ministro de negocios James Bakewell.  El banco FABank y el banquero Stuart Janney. Todorov, el poeta ruso asesinado, su traductora Scarlett Colwell y “The Scottish Poetry Library”. El ingeniero de sonido Charles Riordan, quien será la segunda persona asesinada. Sergei Andropov, un hombre de negocios ruso interesado en invertir en Escocia. Integrantes del consulado ruso en Edimburgo como Nikolai Stahov.  Policías corruptos y, por supuesto, la mafia y ‘Big Ger’,  Cafferty.

Rebus sigue obsesionado en apresar al todavía muy importante gánster Cafferty. Mientras lo vigila se pregunta ¿por qué Cafferty se ha estado reuniendo con el ministro Bakewell y con el empresario ruso Andropov?  Rebus indaga, investiga, piensa, hace conexiones y descubre: los primeros testigos del crimen de Todorov habían sido la pareja formada por Roger y Elizabeth Anderson. Roger Anderson trabaja para FABank. La hijastra del director del FABank es amiga de Nancy Sievewritht una mujer implicada en el tráfico de drogas.

FichaIan Rankin. Exit Music. New York: Little, Brown and Company. 2008. 421 págs.
ian-rankin-even-dogs-in-the-wild

Even Dogs in the Wild. “Incluso los perros salvajes”

Even dogs in the wild
Could do better than this
Even dogs in the wild
Will protect and will care for
Whatever means most to them**

 En la vigésima novela de la serie de Rebus, publicada en 2016, Even Dogs in the Wild, Incluso los perros salvajes, un equipo de policías de Edimburgo rivaliza con otro equipo de policías de Glasgow; y un grupo de mafiosos de Glasgow, rivaliza con otros grupos de mafiosos de Edimburgo.  Se vigilan, se persiguen, se infiltran, se traicionan y se matan. Joe Stark de Glasgow quiere convertirse en el mafioso más importante de Escocia; su muy colérico hijo Dennis quiso ser el más importante. Y Christie, el mafioso que quiere convertirse en el más importante mafioso de Edimburgo, rivaliza con Caffeey el más ex importante mafioso.

 La situación no es fácil para DI Malcolm Fox. Su padre Mitch está muy grave y su jefe lo ha comisionado para participar como enlace con en el grupo policiaco de la ciudad de Glasgow que se ha trasladado a Edimburgo persiguiendo a la banda de los Starks.  Los policías de Glasgow tienen a un policía infiltrado en la banda de los Stark; pero los Stark, también han corrompido a uno de los policías que los vigilan.  Están en Edimburgo buscando a un tal Hamish Wright, dueño de un compañía de transportes en cuyos contenedores transportan droga y al hacerlo se enfrentan con la mafia local y Dennis es asesinado. Parece que los Starks no han entendido que los tiempos están cambiando…

‘The Starks haven’t got the brains they were born with.’… ‘It’ll be their downfall, though. This is 2015. Stanley knives and fifty-quid drug deals? Reckon they’ve ever heard of Bitcoin or the darknet? They’re a market stall in the age of Amazon.’

Siobhan Clarke, por su parte, está a cargo de la investigación del asesinato de Lord Minton-David Menzies, en su momento famoso abogado fiscalista.  Y tendrá que investigar el atentado contra Big Ger Cafferty, el ex mafioso más importante ya casi retirado, y el asesinato de Michael Tolland, un trabajador social quien se había ganado la lotería, porque el modus operandi había sido el mismo en los tres casos y, además, los tres habían recibido una nota: “Voy a matarte por lo que hiciste”.

John Rebus apenas tiene un mes de jubilado, pero dado su conocimiento y relación con Cafferty le ofrecen y él acepta integrarse a la investigación como consultor. ¿Qué relación podían tener el prestigiado abogado Minton, el mafioso Cafferty y un trabajador social súbitamente enriquecido?  ¿Quién quiere matar a Cafferty?  Fox, Siobhan y Rebus van desentrañando una historia sórdida y triste que había comenzado treinta y tantos años atrás en Acorn House, descubriendo una víctima que no murió.   En medio de la rivalidad de grupos de mafiosos y grupos policiales, hay una historia, pero tal vez no de venganza, sino una forma póstuma de resarcir el amor filial.

The album was called The Affectionate Punch. He skipped through it to track seven and listened as Billy Mackenzie started to sing about a boy, a boy frightened, neglected, abandoned. Sons and fathers, he thought: Malcolm and Mitch Fox, Dennis and Joe Stark, Jordan Foyle and Bryan Holroyd. His phone alerted him to a text. It was from Samantha.

AutorIan Rankin. Esocia. 1960.

FichaIan Rankin. Even Dogs in the Wild (Inspector Rebus Series Book 20). New York: Little, Brown and Company. 2016. 330 págs. Kindle Edition.

 

 

Luiz Alfredo Garcia-Roza. “Uma Janela em Copacabana”, “Una ventana en Copacabana”

Luiz Alfredo Garcia-Roza. “Uma Janela em Copacabana”, “Una ventana en Copacabana”

Detective CHICAEspinosa

Uma Janela em Copacabana, Una ventana en Copacabana (2001), es la cuarta novela de la serie de siete, con el inspector Espinosa, del autor brasileño Luiz Alfredo Garcia-Roza (Brasil, 1936).

Parece ser que el inspector Espinosa es un policía relajado.  Le gusta caminar entre su departamento en el Bairro Peixoto y su trabajo en el Bairro Copacabana donde está ubicada la 12ª Delegacia de la Polícia Civil do Estado do Rio de Janeiro. Le gusta caminar por la Avenida Atlántica, entre las montañas y el Atlántico y sentir plenamente la vida de Copacabana, uno de los barrios más poblados al sur de Río Janeiro. Espinosa está en sus cuarenta, tiene una relación con Irene pero se deja atraer por otras mujeres. Su departamento está lleno de los libros que le heredó su abuela y sueña con tener una librería de viejo.

En este caso el inspector Espinoza está encargado de investigar el asesinato de tres detectives de diferentes delegacias, Ramos, Silveira y Nestor. Ante los rumores crecientes de un asesino de policías, Espinosa se apoya sólo en tres personas de su confianza, el inspector Ramiro, treinta años en el cuerpo, la cabeza de la sección; Artur, recién egresado de la academia, inteligente y todavía no tentado por la corrupción; y Weber, su asistente y colega de varios años.

La investigación muestra inmediatamente una serie de coincidencias muy importantes: los tres detectives habían sido asesinados de la misma forma, con un solo tiro, sin violencia ni confusión y sin testigos, Ramos frente a su padre, enfermo de Alzheimer, Silveira sentado en la banca de un jardín y Nestor en su departamento. Ninguno delos tres se había distinguido como policía, sus colegas sabían poco de ellos y casi nada de sus vidas; nadie pudo decirles si se frecuentaban o eran amigos. Aparentemente tenían buenos matrimonios, pero los tres tenían amantes y además departamentos discretos, de tal manera que cada uno tenía tres direcciones, la oficial, la privada y la de sus amantes. Parecía que llevaban vidas paralelas  y que así habían sido sus muertes, que en vida habían sido tan invisibles y silenciosos como lo había sido sus muertes.

Cuando localizaron a las familias y a las amantes, las coincidencias se hicieron más evidentes: mismos tipos de departamentos, poca vida social, los vecinos desconocían que eran policías. Localizaron a las amantes, Aparecida, la de Silveira; Maria Rita, la amante de Ramos; y Celeste la de Nestor.  Dos de ellas serán también asesinadas y Espinosa trata de proteger a la tercera. Y una joven mujer casada, Serena, denuncia que vio cómo aventaban a una mujer desde la ventana de un edificio frente al de ella.

 

AutorLuiz Alfredo Garcia-Roza. Brasil, 1936.

Ficha Luis Alfredo Garcia-Roza. A Window in Copacabana: An Inspector Espinosa Mystery. Nueva York: Henry Holt and Co. 2005. Kindle Edition.

Back to top