Archives: Reseñas

Fernando del Paso. “Linda 67. Historia de un crimen”.

Fernando del Paso. “Linda 67. Historia de un crimen”.

 

Inspector Gálvez

 

Linda 67 empieza cuando el sábado 15 de abril de 1995, David Sorensen se despertó en la residencia de San Francisco en California. Entró a su vestidor y miró su “impresionante colección de trajes y combinaciones de los casimires y materiales más finos… sus más de ciento cuarenta corbatas.. y sus camisas hechas a su medida…”.  La noche anterior había asesinado a su esposa, Linda, “la gringa”.  Creía haber planificado todo con gran detalle, primero le destrozó el cráneo y después la echó al mar adentro de su adorado Daimler Majestic 67 azul, de colección, con las placas “Linda 67”; el año de su nacimiento.  Ahora tenía que fingir el secuestro y luego disfrutaría el rescate con su amada Olivia.

Publicada originalmente en 1995, la editorial Fondo de Cultura Económica (México) realizó el año pasado, en 2017, una muy bella edición de la novela Linda 67. Historia de un crimen de Fernando del Paso (México, 1937).  En el prólogo de esta nueva edición, “La forma de una novela”, Martín Solares hace referencia al estilo de la novela, contrastándola con Noticias del ImperioPalinuro de México y José Trigo, sin duda tres de las obras más importantes de la literatura mexicana del siglo XX, y con la incursión de Fernando del Paso en el género policiaco. En el epílogo, “Obituario para Linda Lagrange”, Roberto Coria reflexiona sobre la trama de la novela y sobre el personaje principal, David Sorensen, quien era en palabras de Coria, “por encima de todo, un vulgar vividor”.

La relectura  de Linda 67 es un regalo en todos los sentidos. Con su increíble erudición y sus dones excepcionales de narrador, Del Paso describe pormenorizada y exhaustivamente, el San Francisco de los años noventa; ¡maravillosa guía para visitar la ciudad!  Las cadenas de enumeraciones, casi inventarios, de las casas y fiestas de los ricos, de las marcas y tiendas más lujosas de toda clase de artículos, ropas, zapatos, muebles, obras de arte, relojes, películas, cantantes, los platillos que preparaba “Mamá Cuca”, las propiedades de los vinos más finos, y un gran etcétera.  Parecería que todas estas enumeraciones son triviales, pero muestran el mundo que anhelaba Dave Sorensen, el anti-héroe, personaje muy a lo “Patricia Highsmith”, al que nunca quiso conocer su riquísimo suegro Samuel Lagrange, quien le había dado un ultimátum a Linda, o se divorciaba o la desheredaba. Linda, no por ser la heredera única, tan hermosa como caprichosa, merecía ser asesinada para que Dave pudiera vivir con Olivia, la azafata mexicana y volver a ser tan feliz como lo había sido de niño y de joven, creyendo pertenecer al jet set, viviendo en San Francisco, en Londres o en París, disfrutando de los privilegios del puesto de su padre, un diplomático mexicano.

Del Paso escribió una novela policíaca donde el suspenso nunca afloja, a pesar de que la novela empieza presentando al asesino, el crimen y la víctima.  En flash back se van aclarando el motivo, la preparación, la ejecución y la investigación policiaca a cargo de un muy sobrio y tranquilo detective, el inspector Gálvez,  quien descubrió  lo imponderable, lo que Sorensen nunca pudo preveer, a un viejo hippy, de San Francisco, ¡por supuesto!

Fernando del Paso (México, 1937).

Fernando del Paso. Linda 67. Historia de un crimen. México: Fondo de Cultura Económica. 2017. 306 páginas. Publicada originalmente en 1995.

Arturo Pérez-Reverte. “Falcó”. “Eva”.

Arturo Pérez-Reverte. “Falcó”. “Eva”.

Falcó

Las novelas de espías Falcó (2016) y Eva (2017) de Arturo Pérez-Reverte (España, 1951), son ejemplos de cómo la literatura es un instrumento de reflexión de todo tipo de acontecimientos, y de cómo entender esa reflexión como una disquisición intelectual perspectivista, esto es ver los acontecimientos desde diferentes puntos de vista y bajo diferentes concepciones existenciales. En este caso la Guerra civil española, setenta años después y a través de dos novelas de espías, que recuperan extraordinariamente el ambiente, creando o recreando acontecimientos que pudieron haber sucedido.

Lorenzo Falcó*, es el “halcón elegante”, 37 años, siempre al filo de la muerte, pero con un cigarro en la boca e impecablemente vestido (trajes de Savile Row, corbatas Charvet, camisas Burgos, zapatos de Scheer, sombreros Montecristi o Borsalino), mujeriego que atrae y es atraído por mujeres, supuestamente “teniente de la Armada” y realmente encantador mercenario, ex traficante de armas, convertido en agente secreto y espía y lo que se requiera a las órdenes de los servicios secretos y de inteligencia del Servicio Nacional de Información del bando nacionalista, o sea, de Francisco Franco.** ¿Por qué un “señorito jerezano” acabó siendo un espía? Ojalá el autor continúe la zaga.

 

Falcó. 1936, primeros meses de la Guerra Civil española, Salamanca, el cuartel general del bando nacionalista (franquistas, falangistas, nacionales españoles, alemanes, italianos).  El jefe del Servicio Nacional de Información y Operaciones, el almirante, “el jabalí”, con su ojo de vidrio, ordena a Lorenzo Falcó a viajar a Alicante en la zona roja, republicana, para liberar a José Antonio Primo de Rivera, preso en la cárcel de Alicante.  Falcó se une a otros nacionalistas, entre ellos Eva Rengel, el nombre que usa Eva Neretva, la agente doble rusa del NKVD (precursor del KGB), al servicio de los republicanos e infiltrada en el equipo de Falcó.

 

Eva. 1937. En un Tánger fascinante con una población de mitad extranjeros y mitad marroquíes y gobernada por gobiernos extranjeros***, Falcó tiene la orden de recuperar los treinta mil seiscientos cuarenta y nueve kilos de oro de la República escondidos en el barco “Mount Castle”, atracado en el puerto de Tánger, esperando poder zarpar hacia Odessa.  En el mismo muelle está atracado el “destructor” de los nacionalistas, el “Martín Álvarez”, listo para detener el barco republicano.  Falcó recorre sin cansancio la ciudad, presencia las reuniones de los marinos de los dos bandos en bares y prostíbulos, visita y usa la casa de Moira Nikolaos para reunir a los dignos capitanes de los barcos enemigos. Su apoyo es el fabuloso “matón” Paquito Araña. Y su rival es la no menos fabulosa Eva Neretva, a cargo de que el “Mount Castle” zarpe a Rusia con el oro de la República.

 

Escuchar los audiolibros de Falcó y Eva es una experiencia diferente pero igualmente grata:  estuve en Salamanca y Alicante, escapé en el barco alemán al fracasar el atentando, presencié el secuestro de Eva y la angustia de Falcó por salvarla.  Caminé por todo Tánger y sufrí con Falcó sus migrañas y las golpizas que recibió, sin que  nunca perdiera el “estilo”.

Arturo Pérez-Reverte. España, 1951.

Arturo Pérez Reverte. Falcó. España: Alfaguara. 2016. 296 págs. Kindle Edition. Audiobook by Audible, Amazon. 2017.

Arturo Pérez Reverte. Eva. España: Alfaguara. 2017. 296 págs. Kindle Edition. Audiobook by Audible, Amazon. 2017.

Del mismo autor: ver la reseña  El francotirador paciente

*“Arturo Pérez-Reverte y el mundo de Falcó” escrito por Arturo Pérez-Reverte en “El País Semanal”, Octubre 8, 2017: https://elpais.com/elpais/2017/10/09/eps/1507500324_150750.html

**Wikipedia. La guerra civil española, o guerra de España, fue un conflicto social, político y bélico —que más tarde repercutiría también en una crisis económica— que se desencadenó en España tras el fracaso parcial del golpe de Estado del 17 y 18 de julio de 1936 llevado a cabo por una parte del Ejército contra el gobierno de la Segunda República. Tras el bloqueo del Estrecho y el posterior puente aéreo que, gracias a la rápida colaboración de la Alemania nazi y la Italia fascista, trasladó las tropas rebeldes a la Península en las últimas semanas de julio, comenzó una guerra civil que concluiría el 1 de abril de 1939 con el último parte de guerra firmado por Francisco Franco, declarando su victoria y estableciendo una dictadura que duraría hasta su muerte el 20 de noviembre de 1975.

***Wikipedia: El 24 de junio de 1925, Bélgica, España, Estados Unidos, Francia, Países Bajos, Portugal, el Reino Unido y la U.R.S.S. firmaron un acuerdo (Conferencia de Algeciras), por el que se establecía el condominio de estos países en lo que pasará a ser conocido como Zona Internacional de Tánger. Poco después, en 1928, se incorporaría también Italia. Esta situación se mantuvo durante toda la década de 1930.

Jeong I-Hyeon. “Lo que nunca sabrás”

Jeong I-Hyeon. “Lo que nunca sabrás”

“Hay veces en la vida en que uno siente que puede encomendarse a los caprichos del viento”.

 Lo que nunca sabrás de la escritora surcoreana Jeong I-Hyeon (1972), se publicó  en 2011. La versión en español (2015) es la traducción al español, de la traducción del coreano original al inglés.   Lo que nunca sabrás es un espléndido thriller que además logra transmitir una prosa que asombra por sus imágenes poéticas, evidentes no obstante ser una traducción de la traducción.

Lo que nunca sabrás se desarrolla en el ambiente disfuncional de una familia de clase alta en el bario de Gangnam de la ciudad de Seúl, la capital de Corea del Sur.  La acción, los retratos psicológicos y físicos y la develación de historias y secretos anteriores, van incrementando sutilmente el elemento suspenso, porque ante la desaparición de la pequeña Yu-ji, los miembros de la familia se cuestionan si ellos son los responsables.  Además de motrar el ambiente de una familia de clase alta coreana, sus comidas, rutinas y tradiciones, la trama involucra problemas universales como son la disfuncionalidad familiar, la soledad, la xenofobia, la drogadicción, patologías y crímenes perversos en todas las latitudes.

Kim Sang-ho es el padre, tiene 47 años y está casado en segundas nupcias con Jin Ok-yeong de 40 años, nacida en Corea del Sur de padres chinos. Los dos hijos mayores del primer matrimonio de Sang-ho son dos jóvenes atormentados, Kim Eun-seong de 24 años, y Kim Hye-seong, de 20.  Kim Yu-ji, es la hija menor de nueve años.  Ming, el amante de Ok-yeong, completa el cuadro de los personajes.

“El principio del principio” sucedió el domingo 24 de febrero de 2008, cuando Yu-ji desapareció.  Y en “Lo que el domingo ignora” sabremos que en la República de Corea, desaparecen un promedio de 164 personas cada día.

Ese domingo la madre, que a veces se sentía “..pesada, como si un elefante le caminara sobre el corazón”, había dicho que iba a visitar a su madre quien vivía en un pueblo cercano. El padre salió a reuniones de neogocios de su compañía de importación y exportación.  Hye-seong, que engañaba a su padre diciendo que estudiaba medicina, debió de haberse quedado en casa para pagar a la maestra de violín de su media hermana, pero su hermana Hye-seong, se había vuelto a meter en problemas y salió a verla.  Cuando regresaron, Yu-ji había desaparecido.  Incomprensiblemente el padre, en vez de reportar la desaparición de su pequeña hija a la policia, contrató un detective privado.

Yu-ji, “la chica que no sonreía” tiene casi diez años, es una niña introvertida, dedicada al estudio del violín.  Sabe cuando su mamá habla con su papá por su “voz seca y quebradita, como una barrita de pan de ajo caducada”.  Cuando conoció al amante de su mamá lo primero que vio fue a un hombre sentado, con las rodillas muy juntas, “como una caja que hubieran entregado en la dirección equivocada”, y oyó el “tono de su voz  que sonaba grave y lúgubre, como el sonido de un contrabajo”.

La novela está estructurada en 28 capítulos cortos con títulos con imágenes sugerentes y espléndidas, que nos acercan a la peculiaridades de la literatura coreana y a la calidad de la prosa de la autora: “cumpleaños que se evaporan”, “palabras que se estrellan como olas contra los oídos”, “una pregunta sin respuesta que es como una piedra que altera la serena superficie del agua”.

Jeong I-Hyeon (Corea del Sur, 1972)

Jeong I-Hyeon. Lo que nunca sabrás. España: Ediciones B.S.A. 2015. 369 págs.

Philip Kerr. “Prussian Blue”

Philip Kerr. “Prussian Blue”

Reseña escrita por Malcolm Petrook.

 Bernie Gunther

Prussian Blue,  the name of a ferrocyanide pigment, is the title of Philip Kerr’s (Scotland, 1956) 12th novel about Bernie Gunther, the liberal-minded German Detective.  In Prussian Blue, Kerr’s picture of every day German-Nazi and later German-Stasi life is numbing.

The novel opens in 1933 when  Germany embraced a legally codified state of terror.   At that time, Gunther was the distinguished Commissar of the murder squad in Berlin’s Kriminalpolizei.

Gunther, who later becomes a reluctant Gestapo officer, is cynical in nature and skeptical of the truth.

In 1939, Gunther is arrested and driven out of Berlin to Bavaria to meet with Richard Heidrich head of the SS.   An engineer named Flex has been murdered on the Berghof terrace, the showcase of Hitler’s alpine dystopia.   Flex was planning renovations  to the building in preparation for the 50th birthday of Adolph Hitler, when he was shot in the head.   Heidrich believes that only Gunther can  solve the crime while preserving the secrecy of who had murdered Flex, and why. But Gunther was given only a single week to solve the crime.   If he fails, Martin Borman, Heidrich’s deputy, would have no compunction about blaming an innocent prisoner for the murder.

The novel jumps to 1956 when post war Nazis are planning to kill Gunther for having solved the murder of Flex seventeen years before   At the same time Gunther’s former colleague, Fredrich Korsch, now working for the Stasi in East Germany, is hunting for Gunther for not killing his ex-wife, Elizabeth a pro-West agent, now living in Berlin.

Clearly, Gunther is scrambling for his life in an environment  of high crime, sexual scandal and murder.   On the one hand, Korsch, and his Stasi goons are only one step behind Gunther and, on the other, the Nazis are tracking Gunther throughout Germany, England  and in the South of France.   At stake is the life of his second wife who they plan to kill.  In matching wits with antagonists in two German states, and in two time periods, Gunther manages to hold on to his moral integrity and continue to be an effective detective working within the law.

Obviously, Gunther’s skills at evasion and observation are key to his survival, and to an assured 13th novel by Philip Kerr.

“…Sometimes that was all it took to be a real Nazi; the absolute and unscrupulous desire for preferment and promotion…”

 Philip Kerr. Scotland. 1956

Philip Kerr. Prussian Blue (A Bernie Gunther Novel). New York: Penguin Publishing Group. 2017. 528 pages. Kindle Edition.

Ngaio Marsh. “Colour Scheme”. “Tied Up in Tinsel”

Roderick Alleyn

La serie de Roderick Alleyn comprende 32 casos que se desarrollan entre 1934 y 1982; 28 en Inglaterra y cuatro en Nueva Zelanda: Colour Scheme, Died in the Wool, Vintage Murder y Photo Finish.  Surfeit of Lampreys empieza en New Zealand y continua en Londres.

El detective de la Policía Metropolitana de Londres, Roderick Alleyn, había nacido entre 1892 y 1894 en una familia de la alta burguesía inglesa; se graduó en Oxford, sirvió tres años en el ejército durante la Primera Guerra y trabajó un año como diplomático.  Casado con la respetada pintora Agatha Troy Alleyn, con quien tiene un hijo, Ricky.

La creadora de Roderick Alleyn fue la escritora, pintora y directora de teatro Ngaio Marsh, 1895-1982, quien nació y murió en la ciudad de Christchurch, Nueva Zelanda.  Marsh estudió en Inglaterra y vivió entre Nueva Zelanda e Inglaterra.

Durante la década de los años veinte del siglo pasado, escritoras de novelas de detectives como Ngaio Marsh, Dorothy L. Sayers, Margery Allingham y la gran Agatha Christie, desarrollaron un estilo peculiar, el “whodunnit” “quién lo hizo”. Este estilo se caracteriza por ubicar las tramas en contextos idílicos y ambientes íntimos; pocos personajes, pero con personalidades complicadas e historias secretas. Aparentemente todos los personajes tienen motivo y oportunidad para cometer el crimen.  Al final, el crimen es aclarado por el detective (policía o no) quien va dirigiéndose a cada uno de los mismos personajes congregados en contextos cerrados como la sala o el comedor de una casa.

Colour Scheme. 1943

La región y ciudad de Rotorua están situados al norte de la Isla Norte de Nueva Zelanda, a orillas del lago del mismo nombre. Es una región de lagos, bahías y colinas con una intensa actividad geotérmica, con géiseres y aguas termales.  Por sus spas y por su población nativa maori, Rotorua es un importante destino turístico.

Colour Scheme (“Esquema de color”) es una novela muy interesante por muchos factores. Es la décimo segunda novela de la serie del detective de Sctoland Yard, Inspector Roderick Alley. Tanto la fecha de su publicación,1943, como la trama, se ubican durante la Segunda Guerra Mundial, en este caso, en un spa cercano a la ciudad de Rotorua en Nueva Zelanda.  En este spa se reúnen y conviven por unas semanas personajes “pakeha”, esto es neozelandeses de origen británico, británicos y maoris.  Las descripciones del paisaje neozeolandés y de la comunidad maori son extraordinarias.  Por la forma de la narración sabemos que va a haber un crimen que resulta ser terrible, en un pozo de lodo hirviente. Además parece que casi todos los personajes pueden ser la víctima o el asesino.  En relación al lenguaje, el lector puede distinguir el hablante de inglés de Inglaterra o de inglés neozeolandés,  dado que éste, por su condición colonial, conserva vocabularios y estructuras arcaicas. Igulamente interesante es la inclusión de palabras maories.  Es característico de la autora,  el recurso de llevar la narración en tercera persona, a través de las observaciones y reflexiones de uno de sus personajes.

“…White men move across the surface of New Zealand, but the Maori people are of its essence, tranquil or disturbed as the trees and lakes must be, and as much a member of the earth as they”.

Los dueños del spa Wai-ata-tapu Hot Springs, cerca de la ciudad de Harpoon, en la región de Rotorua, son el Coronel Edward Claire y su esposa Agnes, quienes lo manejan con la ayuda de sus hijos Debora y Simon.  Tienen como huéspedes permanentes a el Dr. James Ackrington, hermano de Claire; al empresario Maurice Questing; y a Herbert Smith un peón borrachín, un “remittance man”, (en el contexto de la cultura británica victoriana se llamaban “hombre de remesas”, a ciertos hombres de clase alta o media, que por su comportamiento disoluto, eran enviados a las colonias y se le pagaba para mantenerlos alejados). Los huéspedes del spa durante el desarrollo de la trama son el célebre actor británico Geoffrey Gaunt, su secretario Dikon Bell y su sirviente Alfrede Colly. El último huésped en llegar es Septimus Falls.

Los personajes maoris son: Huia, la joven sirvienta; Rua Te Kahu, el jefe de los “Te Rarwas”, la más importante comunidad maori; Eru Saul, un “media casta”; y Mrs.Te Papa.

“…old Rua Te Kahu sat on the crest of a hill that rose in an unbroken curve above his native village. The hill formed a natural barrier between the Maori reserve lands and the thermal resort of Wai-ata-tapu Springs where the Claires lived”.

Al comienzo de Colour Scheme, el Dr. Ackrington recibe una carta de un colega suyo avisándole que ha recomendado a uno de sus pacientes, el famoso Geoffrey Gauntal, para que pase una temporada en el spa de su cuñado y hermana y beneficiarse de las aguas termales.  Por su parte el Dr. Ackrington escribe una carta que empieza así:

“Roderick Alleyn, Esq., Chief-Inspector, C.I.D.,

c/o Central Police Station,

Auckland

Sir, The newspapers, with gross indiscretion, report you as having come to this country in connection with scandalous leakages of information to the enemy, notably those which led to the sinking of S.S. Hippolyte last November.

I consider it my duty to inform you of the activities of a person at present living at Wai-ata-tapu Hot Springs, Harpoon Inlet…

…You will note that Hippolyte was torpedoed at a spot some two miles out from Harpoon Inlet…”

Ngaio Marsh, 1895-1982. Christchurch, Nueva Zelanda.

Ngaio Marsh. Colour Scheme: Inspector Roderick Alleyn #12. NY: Felony & Mayhem Press. 2012.  320 pages. Edición de Kindle.

Tied Up in Tinsel. 1972.

Tied Up in Tinsel, “Atado con listón de navidad”*, publicado en 1972, es el libro # 27 de la serie de Roderick Alleyn. Se ubica en la campiña inglesa, durante las festividades de navidad.

El excéntrico millonario Hilary Bill-Tasman invita a un grupo de personas a festejar la navidad en “Halberds Manor”, su espléndida mansión, reconstruida con todos los adelantos modernos de la época, decorada con magníficas obras de arte, y atendida por un servicio doméstico formado por cinco ex-convictos: el mayordomo, el “head houseman” (algo así como “jefe de limpieza”), el “second houseman”, el cocinero y el jardinero-chofer. La celebrada pintora Agatha Troy Alleyn, había llegado días antes de los demás invitados para pintar el retrato que Hilary desea colgar en su biblioteca.  Además, a la fiesta de navidad, organizada bajo un riguroso programa, están invitados todos los niños del pueblo cercano, sus padres y algunas autoridades. El programa incluye un inmenso árbol adornado, la aparición del “druida” en trineo con los regalos que se les regalarán a los niños y la cena que se servirá para todos en la mansión.

Los invitados son sus tíos el Coronel F. Fleaton Forrester y su esposa, el tío Flea y la tía Bed, con su sirviente Moult; Bert Smith exsocio de su padre en el negocio de la compra y reventa de antigüedades y obras de arte y su prometida la bella Cressida Thottenham.

Los invitados reciben anónimos. La noche de navidad hay una tormenta. El invitado disfrazado de druida desaparece. Por supuesto, los principales sospechosos son los sirvientes exconvictos. Si bien Hilary asegura fimemente a Roderick Alleyn, quien llega a recoger a su esposa, que ellos son inocentes.

“If we exclude the servants, and I take it we do, we’ve got a limited field of possibilities, haven’t we, Mr. Alleyn?” “Six, if you also exclude thirty-odd guests and Troy.”

Como en las buenas novelas al estilo “whodunnit”, las descripciones son espléndidas, tanto del ambiente como de la personalidad de los personajes. La trama va sufriendo giros inesperados conforme se van conociendo las historias personales de todos los personajes.  Como es la característica de la autora, hay un narrador en tercera persona que utiliza lo que uno de los personajes ve, piensa, reflexiona y opina, en este caso, la pintora Agatha Troy.

“The group printed an indelible image across Troy’s field of observation: an old man with closed eyes, fetching his breath short; Hilary, elegant in plum-coloured velvet and looking perturbed; Cressida, lounging discontentedly and beautifully in a golden chair; Mrs. Forrester, with folded arms, a step or two removed from her husband and watchful of him. And coming round the Christmas tree, a little old cockney in a grand smoking jacket”.

 

Ngaio Marsh. Tied Up in Tinsel: Inspector Roderick Alleyn #27. U.S. Felony & Mayhem Press. 1972. 254 pages. Kindle Edition.

*Hay una edición en española con el título Atado con cintas, Javier Vergara editor. Buenos Aires, 1980.

Back to top