Archives: Las reseñas

Batya Gur. “Murder in Jerusalem”

Batya Gur. “Murder in Jerusalem”

 Michael  Ohayon

Murder in Jerusalem (2006) de la escritora israelí Batya Gur (Israel, 1947 – 2005),  cubre cuarenta  y ocho horas en la vida de una ciudad complicada y en la vida de los personajes que en su cotidianidad, se mueven por las calles de Jerusalén teniendo que vivir con el recuerdo permanente de la guerra de Yom Kippur de 1973.

En los estudios del Canal Uno de la televisión de Israel, mientras se está filmado la última escena de Gemullah the Somnambolist, una adapatación de  Iddo and Eynam, obra de Shmuel Agnon (1888-1970, premio Nobel de literatura en 1966), la escenógrafa Trizah Rubin es asesinada. Trizah era ex esposa del periodista Arye Rubin y pareja del director de la película Benny Meyuhas. En los siguientes dos días se suceden otras muertes en estos estudios, entre ellas el testigo de la muerte de Trizah muere de una sobredosis de una medicina para el corazón.

El encargado de investigar las muertes, es el Superintendente en Jefe de la policía de Jerusalén, Michael  Ohayon, de origen sefardí, alto, guapo, humano, reflexivo y melancólico, estudió historia y literatura en Cambridge, y nunca terminó su tesis sobre cofradías medievales.  Ohayon investiga introduciéndose en las sesiones de trabajo de los equipos de noticias de la televisión israelita cubriendo las noticias del momento,  como los actos de protestas de trabajadores en paro y las siempre difíciles entrevistas a ministros de gobierno, o la investigación  de una joven reportera sobre las reuniones clandestinas de un grupo de rabinos y la denuncia de la salida de grandes cantidades de oro hacia Canadá.

Los estudios de televisión son lugares donde se desarrolla la tensión, la hostilidad y la corrupción, ya sea política, étnica, social o religiosa.  Igual que en la muy conflictiva ciudad de Jerusalén.  Es aquí, donde se despliega el mayor talento de Batya Gur: sus novelas no son tradicionales “whodunits” y están lejos del “hardboiled”.  Por un lado exploran profundamente la vida y la mente, y por otro, muestran un país, Israel.

Esta novela es la sexta y última de la serie del detective  Ohayon traducidas al inglés.  Es interesante observar que su autora, Batya Gur utilizó la novela policiaca para presentar sin concesiones a un sector de la sociedad israelí contemporánea,  cansada de una guerra por la nueva tierra prometida, razón por la cual  sufrió fuertes reacciones en su contra.

  • 1992 The Saturday morning murder: a psychoanalytic case
  • 1993 Literary murder: a critical case
  • 1994 Murder on a kibbutz: a communal case
  • 2000 Murder duet: a musical case
  • 2004 Bethlehem Road murder: A Michael Ohayon mystery
  • 2006 Murder in Jerusalem: A Michael Ohayon Mystery

 Batya Gur, Tel Aviv, Israel. 1947 – 2005.

Batya Gur. Murder in Jerusalem.  Nueva York, E.U.: HarperCollins Publishers. 2006. 388 págs.

F.G. Haghenbeck “El caso tequila”, “Trago amargo”

 Sunny Pascal

Sunny Pascal se describe como un “sabueso beatnik… Mitad en todo: mitad mexicano, mitad gringo, mitad alcohólico, mitad surfer; mitad vivo, mitad muerto..”.  Vive en los Ángeles en la década de los sesenta y tanto en El caso tequila como en Trago amargo es contratado para viajar a Acapulco y a Puerto Vallarta para,  respectivamente, “cuidar artistas hollywoodenses”.

 El nombre de un coctel da título a cada uno de los capítulos de estos dos libros, siendo “La última ronda” y “La última copa” los últimos. Luego se describen los ingredientes del coctel y la forma de prepararlo; se reseña cómo supuestamente se inventaron, qué personajes famosos lo bebían y hasta con qué canción se escuchan.  Bien por estas pequeñas introducciones para reposar de las crudas borracheras y del acelerado ritmo de la lectura.

Me encanta cómo Haghenbeck inserta epítetos para caracterizar (más que calificar) cosas, gentes o situaciones y que nos hace soltar la carcajada por su originalidad e ironía. Por ejemplo, en su dedicatoria a Silvia “….por el cariño, el apoyo y el haber tomado prestado parte de su vida para esta novela. Prometo devolverla cuando la deje de usar”

 El caso tequila

La maravillosa bahía de Acapulco, su costera, playas, residencias, hoteles, el ambiente de turistas nacionales y extranjeros, el clima, vaya, todo, hicieron de Acapulco, hasta hace muy poco, un verdadero paraíso, con adanes, evas, serpientes y muchas manzanas que morder. Durante la década de los sesenta, la celebración de la llamada “Reseña mundial de cine” le agregó el glamur hollywoodense.

 A este Acapulco de los sesenta  llega Sunny Pascal para ver qué está pasando con Johnny Weissmuller, “Tarzán”, uno de los dueños del paradisiaco hotel Los Flamingos. Ann Margaret, John Wayne y Frank Sinatra aparecen en este thriller, pero también agentes cubanos, de la CIA y del FBI involucrados con lo que está pasando en Cuba y con el asesinato de Kennedy. Y por supuesto las autoridades acapulqueñas y los políticos mexicanos como Mario Moya Palencia quien durante la presidencia de Miguel Alemán jugueteó con la idea de instalar casinos en el puerto. Completan el cuadro los secuaces de la mafia de Sam Giacana  Muchas cosas pasan, Haghenbeck hace que todos los personajes se relacionen entre sí, pisándose los talones, embaucándose y traicionándose a tal velocidad que nosotros lectores parecemos correr detrás de ellos tratando de alcanzarlos.

 En “El caso tequila” hay mucho de todo: portafolios repletos de dólares, alcohol, crítica política, chismorreo, violencia, sexo y por supuesto ¡cadáveres!.

 Trago amargo

La novela se desarrolla durante la filmación de la película “La noche de la iguana”, basada en la obra del mismo nombre del escritor americano Tennessee Williams, rodaje que en 1964 haría famoso a Puerto Vallarta. El director de la película fue John Huston y los actores principales Richard Burton, como el sacerdote anglicano alcohólico que se retira a vivir a México, Ava Gardner, Deborah Kerr y Sue Lyon.  Dada las personalidades explosivas de los actores, John Houston les había regalado un revolver con balas doradas en las que estaban escritos los nombres de cada uno de ellos, por si las necesitaban.

También “por si pasa algo”, el productor de la película Ray Stack,  contrata a Sunny para cuidar la filmación. En su viaje por coche a Puerto Vallarta, conoce en un bar de Mazatlán a un “veterano” entrado en años  que luego conoceremos como Billy Joe.  Sunny llega a un Puerto Vallarta todavía más pueblo que ciudad. Para llegar a Mismaloya, la playa virgen donde se filma la película tiene que viajar diariamente en lancha. Ahí, su trabajo no era muy diferente a no hacer nada, comenta al principio, sentado en un bar viendo cómo llegan los actores, entre ellos Richard Burton acompañado de Elizabeth Taylor en el momento en que tal vez formaban la pareja más famosa del mundo. Con epítetos precisos e irónicos va describiendo al elenco y a sus acompañantes como  “la rubia” Eva Martine maestra y tutora de la jovencísima Sue Lyon quien también llegó acompañada su novio; habla de los asistentes como Goman y de los mexicanísimos Emilio el “Indio” Fernández y Gabriel Figueroa.

 En Trago amargo tamabién hay exceso de todo: alcohol, sexo, droga, violencia como resultado de sobredosis, violación, el robo de un rollo de fotografía y del anillo de esmeraldas de Elizabeth Taylor. Hay guardaespaldas y el Sargento Quintero de la policía local y hasta aparece el tristemente célebre abogado mexicano Bernabé Jurado.

 Hacia la mitad del libro, en una noche muy complicada, después de contar su vida en unos cuantos párrafos, Sunny exclama: “ni siquiera me gustó la historia de mi vida”.

Francisco Gerardo Haghenbeck. Ciudad de México. 1965.

F.G. Haghenbeck. El caso tequila. México: Roca Editorial.  2011. 219 págs.

F.G. Haghenbeck. Trago amargo. México: Roca Editorial.  2009. 140 págs

Back to top