Coronel Palacios

El género policíaco le permite a F.G. Haghenbeck (México, 1965)  imaginar lo que pudo haber sucedido al terminar la experiencia del “Segundo Imperio Mexicano” (1863 – 1867), de cómo se fue re-acomodando la sociedad mexicana después de la dominación extranjera y el retorno a la República.

La historia de  Aliento a Muerte (2009),  sucede en la provincia mexicana en 1868, un año después del fusilamiento de Maximiliano de Habsburgo. Haghenbeck va más allá y usa el flashback, moviéndose retrospectivamente desde un presente en septiembre de 1868 a un pasado iniciado en el mes de julio de 1865. La historia es la de Adrían Blanquet, hijo de un hacendado de la región de Tehuacán que había luchado en el ejército imperial, apresado y condenado a muerte por traición a la patria. Haghenbeck hace que intereses políticos y económicos coyunturales le salven la vida, pero no el honor. Su regreso a Tehuacán es el regreso a otro México, a otro orden: se ha perdido la hacienda El Ahuizote y su padre y su esposa han muerto.  Al buscar la verdad, con la ayuda de un simpático cocinero enano de origen francés, se enfrenta con el pueblo y con el caudillo David Díaz Ceballos. La venganza le hace huir a la capital donde lo encontrará un muy obstinado detective, el Coronel Palacios.

En esta ocasión Haghenbeck ilustra cada capítulo con la ficha de alguna de las piezas exhibidas en una exposición temporal de objetos de la colección privada Roth- García, “El Imperio efímero: artes y objetos en tiempos del Imperio de Maximiliano”, marco ideal del ambiente del efímero “Segundo Imperio”.

Francisco Gerardo Haghenbeck. Ciudad de México. 1965.
 F.G. Haghenbeck,  Aliento a muerte. México: Planeta. 2009. 206 págs.