Archives: Autores

F.G.Haghenbeck. “Aliento a muerte”

Coronel Palacios

 

El género policíaco le permite a Haghenbeck escribir sobre lo que pudo haber pasado al terminar la experiencia del “Segundo Imperio”, cómo se empezó a reacomodar una sociedad después de la dominación extranjera y el retorno a la República. El contexto de Aliento a Muerte es la provincia en México en 1868, un año después de l fusilamiento de Maximiliano de Habsburgo. Haghenbeck va más allá y usa el flashback, moviéndose retrospectivamente desde un presente en septiembre de 1868 a un pasado iniciado en el mes de julio de 1865. La historia es la de Adrían Blanquet, hijo de un hacendado de la región de Tehuacán que había luchado en el ejército imperial, apresado y condenado a muerte por traición a la patria. Haghenbeck hace que intereses políticos y económicos coyunturales le salven la vida, pero no el honor. Su regreso a Tehuacán es el regreso a otro México, a otro orden: se ha perdido la hacienda El Ahuizote y su padre y su esposa han muerto.  Al buscar la verdad, con la ayuda de un simpático cocinero enano de origen francés, se enfrenta con el pueblo y con el caudillo David Díaz Ceballos. La venganza le hace huir a la capital donde lo encontrará un muy obstinado detective, el Coronel Palacios.

En esta ocasión Haghenbeck enmarca cada capítulo con la ficha de alguna de las piezas exhibidas en una exposición temporal de objetos de la colección privada Roth- García, “El Imperio efímero: artes y objetos en tiempos del Imperio de Maximiliano” reproduciendo así ese ambiente de ese efímero “Segundo Imperio”.

Francisco Gerardo Haghenbeck. Ciudad de México. 1965.
 Haghenbeck, Francisco G. Aliento a muerte. México: Planeta. 2009. 206 págs.

 

Paul French. “Midnight in Peking”

La organización “Los escritores de misterio de América”,The Mystery Writers of America, otorgaron el premio BEST FACT CRIME de los 2013 Edgar Allan Poe Awards,a esta novela.Ver más detalles en: http://www.mysterywriters.org/files/u6/2013_Edgar_Winners_-_Press_Release.pdf

Los últimos días de la China Antigua fueron días de extraordinaria complejidad. En 1911, después de tres mil quinientos años de historia, cae el último emperador Quing. La República de China con Chiang Kai-shek, el segundo presidente al frente del partido político del Kuomintang, se enfrentó al Partido Comunista, a los intereses de caudillos locales y, sobre estos, a la invasión de Japón que para 1937 ya está en las puertas de Pekín y que en unos meses más se apoderarían de la ciudad, todo esto en vísperas de la Segunda Guerra Mundial.

Desde el del siglo XIX  los delegados de las potencias occidentales con intereses en China se habían establecido en un barrio amurallado dentro de la ciudad de Pekín; con el tiempo este barrio se fue convirtiendo en una pequeña réplica del mundo europeo con clubs, hoteles, bares, lujosas tiendas y residencias para los occidentales llamado el “Barrio de las legaciones”.  En sus proximidades había una zona baldía y el bario de Chuanpan Hutong, la zona más depravada del viejo Pekín con bares, salas de opio y burdeles, principalmente frecuentados por los occidentales.

Es en este contexto que en esa zona baldía, el 8 de enero de 1937 se encontró tirado el cadáver terriblemente mutilado de una joven inglesa, Pamela Werner, hija de un prestigiado ex cónsul británico y reconocido sinólogo, E.T.C. Werner.

Las investigaciones del siniestro crimen fueron conducidas por un inspector chino, el Coronel Han Shih y un inglés, el detective Richard Dennis, comisionado desde la ciudad de Tientsin otra ciudad con una fuerte presencia de británicos al igual que Shanghái. El libro describe con gran detalle  las  aparentemente muy profesionales investigaciones. Al cabo de pocos meses y ante la complicadísima situación de Pekin, ambos gobiernos deciden cerrar la investigación. No así el padre, E.T.C. Werner quien con sus propios medios y amplios conocimientos de China persiste tenazmente en tratar de encontrar al culpable o los culpables del homicidio de Pamela, enviando constantemente cartas, mensajes, argumentos a las autoridades consulares británicas en China y a las autoridades en Inglaterra para que vuelvan a abrir la investigación.  Con la dominación total de los japoneses y su entrada a la guerra, Werner junto con muchos extranjeros es encerrado en un campo de concentración. Al final de la guerra, viejo, enfermo y sin más recursos regresa a Inglaterra donde muere al poco tiempo.

75 años más tarde, Paul French, historiador inglés especializado en China, se interesó del caso cuando leyó la autobiografía de quien fuera vecino de los Warner en Pekin. Dado que el asesinato de Pamela Werner había sido ampliamente difundido en la prensa internacional French encontró material suficiente para empezar lo que sería una profunda investigación que lo llevaría a encontrar en  los Archivos Nacionales de Kew, en Londres un documento de 150 páginas que resultaron ser las notas de la investigación de E.T.C. Werner con la resolución del caso. Complementa esta interesantísma novela una página web que ofrece, entre otras cosas, reproducciones del Peking de los años treinta y videos actuales donde el autor nos va guiando por los lugares que recorrió Pamela la  noche de su asesinato. La página web es: us.midnightinpeking.

Paul French, Inglaterra, 1966.

French, Paul. Midnight in Peking.  How the Murder of a Young Englishwoman Haunted the Last Days of Old China. Penguin Group: New York. 2012. 260 pags.

Back to top