La novela Midnight in Peking (2012) es el resultado de las investigaciones de Paul French (Ingaterra, 1966).  Además de la recreación del “Barrio de las delegaciones” en el Pekín de la primera mitad del siglo veinte, el libro describe con gran detalle las  aparentemente profesionales investigaciones y las vicisitudes por las que pasó E.T.C. Werner para encontrar al asesino de la joven Pamela Werner. Complementa esta interesante novela un video donde el autor nos va guiando por los lugares que recorrió Pamela la  noche de su asesinato: https://www.youtube.com/watch?v=Dfgx_j-JruI.

Los últimos días de la China Antigua fueron días de extraordinaria complejidad. En 1911, después de tres mil quinientos años de historia, cae el último emperador Quing. La República de China con Chiang Kai-shek, el segundo presidente al frente del partido político del Kuomintang, se enfrentó al Partido Comunista, a los intereses de caudillos locales y, sobre estos, a la invasión de Japón que para 1937 ya está en las puertas de Pekín y que en unos meses más se apoderarían de la ciudad, todo esto en vísperas de la Segunda Guerra Mundial.

Desde el siglo XIX  los delegados de las potencias occidentales con intereses en China se habían establecido en un barrio amurallado dentro de la ciudad de Pekín; con el tiempo este barrio se fue convirtiendo en una pequeña réplica del mundo europeo con clubs, hoteles, bares, lujosas tiendas y residencias para los occidentales llamado el “Barrio de las delegaciones”.  En sus proximidades había una zona baldía y el bario de Chuanpan Hutong, la zona más depravada del viejo Pekín con bares, salas de opio y burdeles,  frecuentados principalmente por occidentales.

Es en este contexto que en esa zona baldía, el 8 de enero de 1937 se encontró el cadáver terriblemente mutilado de una joven inglesa, Pamela Werner, hija de E.T.C. Werner, un prestigiado ex cónsul británico y reconocido sinólogo.

Las investigaciones del siniestro crimen fueron conducidas por un inspector chino, el Coronel Han Shih y un inglés, el detective Richard Dennis, comisionado desde la ciudad de Tientsin, que junto con Shanghai tenían una fuerte presencia de ciudadanos británicos. Al cabo de pocos meses y ante la muy complicada situación de Pekin, ambos gobiernos deciden cerrar la investigación. No así el padre, E.T.C. Werner quien con sus propios medios y amplios conocimientos de China persistió tenazmente en tratar de encontrar al culpable o los culpables del homicidio de Pamela, enviando constantemente cartas, mensajes, argumentos a las autoridades consulares británicas en China y a las autoridades en Inglaterra con el fin de reabrir la investigación.  Con la dominación total de los japoneses y su entrada a la guerra, Werner junto con muchos extranjeros es encerrado en un campo de concentración. Al final de la guerra, viejo, enfermo y sin más recursos regresa a Inglaterra donde muere al poco tiempo.

75 años más tarde, Paul French, historiador inglés especializado en China, se interesó en este caso. Dado que el asesinato de Pamela Werner había sido ampliamente difundido en la prensa internacional, French encontró material suficiente para empezar lo que sería una profunda investigación que lo llevaría a encontrar en  los Archivos Nacionales de Kew, en Londres, un documento de 150 páginas que resultaron ser las notas de la investigación de E.T.C. Werner y la resolución del caso.

Paul French, Inglaterra, 1966.

French, Paul. Midnight in Peking.  How the Murder of a Young Englishwoman Haunted the Last Days of Old China. Penguin Group: New York. 2012. 260 pags.