Edie Kiglatud

                Picture

Si Edie Kiglatud se asombra de las diferencias entre el Ártico Canadiense y Alaska  ¿cómo nos sorprenderíamos nosotros que vivimos en otras latitudes? Edie es una cazadora de osos del Ártico Canadiense que en la segunda novela de M.J. McGrath viaja a Alaska, poblada también por inuits como ella. Las espléndidas descripciones de la autora nos enseñan a notar las diferencias entre Alaska con sus exuberantes bosques nevados y las inmensas superficies heladas con musgos, líquenes y pantanos características de la tundra del Ártico Canadiense, biomas que aunque condicionen diferentes ambientes, formas de vida y comportamientos, son parte del mismo planeta en el que todos habitamos.

White Heat, “Calor helado”

 Edie Kiglatud sabía que era la  mejor guía y cazadora de osos polares del Ártico Canadiense, por eso no dejaba de pensar por qué la expedición para la que había sido contratada, había fracasado. Era evidente que a sus clientes, Felix Wagner, y su compañero Andy Taylor no les importaba la caza, pero nunca esperó que Felix Wagner fuera asesinado durante la expedición.

Así empieza este fantástico thriller que nos lleva a un mundo al que difícilmente podríamos ir y ciertamente no vivir: la helada tundra del Ártico Canadiense y a convivir con sus habitantes, los inuit “el pueblo” en la lengua Inuktitut.

En el noreste del continente americano, entre Groenlandia y Canadá, el Ártico Canadiense es un archipiélago de más de treinta mil islas, la mayoría deshabitadas. Durante cientos de años los inuit, también llamados esquimales, han ido adaptándose al paisaje siempre helado de menos cincuenta grados centígrados, viviendo meses sin noches y meses sin sol, consumiendo lo que la tundra ofrece: las hojas y frutos de pequeños arbustos, osos, caribúes, bueyes almizcleros, lobos, liebres, focas, morsas, aves y mucha pesca.

Y fantástico también es el personaje de Edie Kiglatud que con los sentidos desarrollados por la caza, la pesca y los trayectos en uno de los lugares más inhóspitos del planeta, como buena cazadora, reflexiona, observa, se mueve en círculos, hasta encontrar los indicios con los que reconstruir una serie de asesinatos.

En el ficticio poblado de Autisaq, en una de las muchas islas del Ártico Canadiense, vive Edie, mitad inuit mitad blanca, de treinta y tres años, cazadora de osos polares, guía de expediciones de qalunaat, “los que no son inuit”y maestra de escuela, divorciada de Sammy Inukpuk y madrastra de sus  hijos Joe y Willa, alcohólica y amante de viejas películas.

Sin haberse resuelto el crimen de la malograda expedición, Andy Taylor regresa para una segunda expedición en la cual se pierde y Joe, que había sido el guía asignado por el comité de ancianos, se suicida. Edie, trastornada, recorre la tundra ártica buscando algún indicio que le ayude a comprender la muerte de su joven hijastro, mismo que encuentra cuando ve en el cuello del viejo cazador Saomik Kperkuj una extraña, brillante e inusualmente pesada piedra y que descubrirá proviene de un astroblem, que son los cráteres producidos por el choque de un meteorito y que cubren importantes depósitos de gas. Edie irá recogiendo y acumulando muchos pequeños indicios que analiza, relaciona, hace conjeturas, vuelve a investigar y que la harán enfrentar los intereses de científicos y extranjeros en las riquezas del subsuelo.

La novela nos sumerge en la vida de los inuit. Son extraordinarias las imágenes del paisaje de glaciares, fiordos, de sus intensos fenómenos metereológicos y espejismos, así como las descripciones de formas de vida, alimentación y vestido de estos grupos que se transportan tanto en trineos jalados por perros como en rápidos snowbies y lanchas. Sólo una muy experimentada guía, cazadora y destazadora de cuerpos de animales, pues hay que conservar absolutamente todo para sobrevivir,  además de rápida constructora de iglués, pudo haber encontrado en este para nosotros hostil ambiente, los indicios para la resolución de los asesinatos, con la valiosa ayuda de Derek Palliser, un peculiar policía-naturalista apasionado por los lemínidos, del la Policía Montada de Canadá.

 Melanie McGrath, Inglaterra.  http://www.melaniemcgrath.com/

 Melanie McGrath. White Heat. Viking Adult. 2011. 400pags.

Kindle edition. Mantle/Amazon Digital Services      Inc. 2011
M.J. McGrath, Calor helado.Barcelona: Ediciones B, S.A. 2012. 384 págs