Detective CHICAEspinosa

Uma Janela em Copacabana, Una ventana en Copacabana (2001), es la cuarta novela de la serie de siete, con el inspector Espinosa, del autor brasileño Luiz Alfredo Garcia-Roza (Brasil, 1936).

Parece ser que el inspector Espinosa es un policía relajado.  Le gusta caminar entre su departamento en el Bairro Peixoto y su trabajo en el Bairro Copacabana donde está ubicada la 12ª Delegacia de la Polícia Civil do Estado do Rio de Janeiro. Le gusta caminar por la Avenida Atlántica, entre las montañas y el Atlántico y sentir plenamente la vida de Copacabana, uno de los barrios más poblados al sur de Río Janeiro. Espinosa está en sus cuarenta, tiene una relación con Irene pero se deja atraer por otras mujeres. Su departamento está lleno de los libros que le heredó su abuela y sueña con tener una librería de viejo.

En este caso el inspector Espinoza está encargado de investigar el asesinato de tres detectives de diferentes delegacias, Ramos, Silveira y Nestor. Ante los rumores crecientes de un asesino de policías, Espinosa se apoya sólo en tres personas de su confianza, el inspector Ramiro, treinta años en el cuerpo, la cabeza de la sección; Artur, recién egresado de la academia, inteligente y todavía no tentado por la corrupción; y Weber, su asistente y colega de varios años.

La investigación muestra inmediatamente una serie de coincidencias muy importantes: los tres detectives habían sido asesinados de la misma forma, con un solo tiro, sin violencia ni confusión y sin testigos, Ramos frente a su padre, enfermo de Alzheimer, Silveira sentado en la banca de un jardín y Nestor en su departamento. Ninguno delos tres se había distinguido como policía, sus colegas sabían poco de ellos y casi nada de sus vidas; nadie pudo decirles si se frecuentaban o eran amigos. Aparentemente tenían buenos matrimonios, pero los tres tenían amantes y además departamentos discretos, de tal manera que cada uno tenía tres direcciones, la oficial, la privada y la de sus amantes. Parecía que llevaban vidas paralelas  y que así habían sido sus muertes, que en vida habían sido tan invisibles y silenciosos como lo había sido sus muertes.

Cuando localizaron a las familias y a las amantes, las coincidencias se hicieron más evidentes: mismos tipos de departamentos, poca vida social, los vecinos desconocían que eran policías. Localizaron a las amantes, Aparecida, la de Silveira; Maria Rita, la amante de Ramos; y Celeste la de Nestor.  Dos de ellas serán también asesinadas y Espinosa trata de proteger a la tercera. Y una joven mujer casada, Serena, denuncia que vio cómo aventaban a una mujer desde la ventana de un edificio frente al de ella.

 

AutorLuiz Alfredo Garcia-Roza. Brasil, 1936.

Ficha Luis Alfredo Garcia-Roza. A Window in Copacabana: An Inspector Espinosa Mystery. Nueva York: Henry Holt and Co. 2005. Kindle Edition.