Nuria o Betibú, Jaime Brena y “el pibe”

Claudia Piñero (Argentina, 1960) estructura su novela Betibú (2010),  narrando lo que los diferentes actores de su novela están haciendo en un mismo momento, forma muy ad hoc para una novela policíaca. Nuria Iscar, famosa escritora de novelas de detectives caída en desgracia,  está escribiendo un texto por encargo;  Pedro Charrazeta aparece degollado en su casa en el exclusivo “country La Maravillosa”;  Jaime Brena, el decano reportero de la sección policíaca, recién depuesto y sustituido por “el pibe de policiales”, trata de escribir la ridícula columna que le ha encargado Lorenzo Rinaldi, editor jefe de el Diario El Tribuno.

Cuando se conoce la noticia del asesinato de Pedro Charrazeta, Rinaldi llama a Nuria, a quien él llama “Betibú”, para que escriba una serie de columnas sobre el  crimen, desde una casa que le han prestado en “La Maravillosa” a donde ella se deberá de trasladar; al mismo tiempo le pide al “pibe de policiales” que esté en contacto con ella y reciba sus columnas.  El Comisario Venturini, le pasa cierta información a Brena, quien se la pasa al “el pibe” y así se configura un trío de investigadores: Nuria o Betibú, Jaime Brena y “el pibe”. Para Nuria “Betibú”, las muertes de los cinco miembros del Grupo La Chacrita “fueron como debían de ser, como se esperaría que hubieran muerto”; para Brena el asesino es el que queda vivo  y  al “pibe de policiales” le queda  la certeza de que ante la sobreabundancia de información en internet se debe plantear un nuevo rumbo del periodismo.

Si bien son recursos fáciles criticar al rico desde la ironía del clasemediero culto y crear confabulaciones entre empresarios, políticos y periodistas, las descripciones de los escenarios y las circunstancias son muy divertidas, los indicios parecen evidentes, pero sobre todo son los sabrosos chismorreos de las amigas íntimas de Nuria“Betibú”, Paula Sibona y Carmen Terrada, los que redondean lo que los lectores debemos de conocer.

Claudia Piñeiro.  Argentina, 1960,

 Claudia Piñeiro. Betibú. Buenos Aires: Alfaguara. 2010. 345 págs.