Todo esto te daré

«Todo esto te daré si postrándote ante mí me adoras». —Es lo que el demonio le dijo a Jesús mientras ponía el mundo a sus pies… —susurró Manuel.

“—No puede ser Álvaro, mi marido viajó anteayer por la tarde a Barcelona para reunirse con un cliente. Se dedica al marketing empresarial” , dijo Manuel Ortigosa a los guardias civiles que llegaron a su casa en Madrid para informarle que su esposo había fallecido en un accidente automovilístico en Monforte, en la provincia de Lugo, Galicia, al noroeste de la península ibérica.

Manuel Ortigosa creía conocer a su esposo de diez años, pero al llegar a Lugo se entera que Álvaro Muñiz de Dávila era el mayor de tres hijos de una familia aristocrática, la más rica de Lugo, que desde la muerte de su padre tres años antes era el marqués de Santo Tomé, que lo había nombrado su heredero universal.  Y que no había muerto en un accidente, había sido asesinado.

Después del funeral, en vez de regresar a Madrid, Manuel pregunta y las respuestas no sólo le provocan más preguntas, sino que aumentan su pasmo, su dolor por la pérdida del hombre al que ama y su enojo por su engaño. Se siente solo y traicionado, tiene miedo de encontrar a un Álvaro diferente y se indigna ante la conducta inexplicable de su madre y de su único hermano sobreviviente.  Todos estos sentimientos se mezclan, transforman y modifican el relato de sus descubrimientos, el del primer crimen, el origen de la espiral de verdades ocultas y de otros crímenes, y de los que parece que su investigación provoca.

Manuel va reconstruyendo la historia de Álvaro, un padre autoritario, una madre cruel, dos hijos menores, el débil Santiago casado con la fuerte Catarina, a quien su suegro le había construido el más moderno invernadero donde pudieran crecer gardenias.  Y el drogadicto Fran, del que todos decían que se había suicidado, menos Elisa, la joven madre de su hijo Samuel, al que no llegó a conocer.

Manuel relata sus pláticas, recorridos, viajes. Y escribe. Conversa en la cocina del pazo con la vieja Herminia, que ha criado a los tres hijos como propios; con Damián, el guardés; con Vicente en el invernadero. Recorre el pazo, la casa familiar, una mansión señorial en el pazo de As Grileiras, “concebidos para ser totalmente autónomos. Ya vio que tiene su iglesia y su cementerio, como un pequeño pueblo independiente. As Grileiras cuenta con sus propios pozos de agua, tierra de labranza, vacas , cerdos y ovejas en una granja aledaña a unos dos kilómetros , un molino de agua y hasta su propio trujal…”   Viaja por el río Sil con el enólogo Daniel Mosquera a los viñedos escalonados de la Ribeira Sacra, participa el día de la vendimia, visita las bodegas de vino,  admira la etiqueta de las botellas con el nombre del vino “Heroico” que reproduce la escritura de su amado Álvaro.  Se encariña con el pequeño Samuel y disfruta la complicidad con el padre Lucas, el amigo de toda la vida de la familia Muñiz de Dávila y con el teniente Nogueira de la Guardia Civil, con quienes recorre toda la región.

Todo esto de daré (2016) está narrada como una saga de familia, con el suspenso de una novela policiaca, y explicada a través de un crimen oculto, cometido en un momento de excepción, origen de las profundas transformaciones psicológicas de los involucrados.  La autora, Dolores Redondo, vuelve a convertir el paisaje en un personaje, recrea las tradiciones locales y nos transmite su gusto por la “palabra” que hace que el relato se transforme según los sentimientos del narrador, un escritor para quién la escritura era su palacio interior, con sus sitios secretos y con “los lugares más bellos formando parte de un conjunto de ilimitadas estancias que él recorría, riendo, corriendo descalzo , deteniéndose”.

“Docenas de veces le habían preguntado por qué escribía…escribía para tener una tregua, un armisticio que duraba el tiempo en que era capaz de volver al palacio, el único lugar en el que la inmensa tristeza no podía entrar y en el que, sin embargo, no traicionaba su promesa. No hubo una decisión, no fue premeditado, no fue la culminación de un deseo que hubiese albergado siempre. Nunca soñó con ser escritor. Un día se sentó ante la página en blanco y comenzó a escribir… Así descubrió el palacio. Regresaba allí con sólo desearlo, y aquel remanso de felicidad, de perfección, le inspiró y cuidó de él proporcionándole aquel manantial quizá inagotable de palabras nuevas”.

Autor Dolores Redondo. España. 1969.

 Dolores Redondo. Todo esto te daré. España: Planeta.  2016. 624 págs. Kindle Edition.

“Trilogía del Baztán”: El guardián invisibleLegado en los huesos  y Ofrenda a la tormenta“.

Detective CHICA Amaia Salazar

Parece una mantecada, o… —Es un txantxigorri —intervino Amaia—. Es un pastel típico de esta zona, aunque éste es más pequeño que los que suelo ver. Pero es un txantxigorri, sin duda. Manteca, harina, huevos, azúcar, levadura y chicharrones fritos para hacer una torta, una receta ancestral.

Homicidios de niñas-jóvenes, violación de iglesias y defunciones de bebitas que sólo se pueden investigar si se tiene presente el muy complejo contexto, son narrados por Dolores Redondo (San Sebastián, 1969), en las mil doscientas diez páginas de  la “Trilogía del Baztán” (2012-2014) : El guardián invisible, Legado en los huesos  y Ofrenda a la tormenta“.  Crímenes infames que sólo pueden ser investigados por alguien capaz de captar lo real y lo fantástico, apoyarse en la ciencia sin menospreciar lo mágico y entender las leyendas mitológicas ancestrales repetidas por generaciones en el valle del Baztán.

La forma como fueron encontrados los cuerpos de las niñas-jóvenes, en el bosque, con un brazo amputado, sugería un crimen ritual.  Lo mismo sugería la violación de la iglesia, donde los perpetradores habían dejado huesos humanos que al analizarse científicamente resultaron ser “mairu-beso”, en euskera “brazos del esqueleto de bebitas”.  Y el descubrimiento de que durante más de treinta años se habían reportado defunciones de bebitas por “muerte de cuna”.

Amaia y  sus colegas logran ubicar los crímenes a lo largo del río del Baztán.  Descubren otros crímenes sucedidos desde décadas atrás, rastrean testimonios de la presencia de sectas secretas en la zona y rumores de prácticas de rituales satánicos en el bosque navarro,  cuidado por el “basajaun”, habitado por las brujas o “belagiles” y donde se encontraba la cueva de “Mari”, la madre naturaleza. Los crímenes presentaban patrones comunes de historias familiares,  abuso, depresión, dominación y manipulación de profesionales y funcionarios. Y madres como la madre de Amaia Salazar, jefe de homicidios de la Policía Foral de Navarra.*

Son extraordinarias las descripciones de los recorridos de Amaia por el valle y el río del Baztán, sus traslados entre Pamplona y Elizondo, su lugar natal, sus caminatas por las calles centenarias y sus edificios históricos en las dos ciudades, sus excursiones por el grandioso bosque, buscando pistas en los símbolos repetidos por la memoria colectiva y relacionándolos con los crímenes que investiga.  La narración transmite el clima húmedo, lluvioso, frío, que enloda las botas y moja los “plumíferos” y que por contraste, hace más amables los ambientes cálidos, con olor a comida y dulces de la casa familiar de la tía Engrasi, la echadora de cartas, donde la espera su enamorado esposo, el escultor norteamericano James Westford, su hijo recién nacido, su hermana Ros. Y también, algunas veces, su hermana Flora. Sus hermanas mayores habían continuado la tradición familiar de seis generaciones de Salazar en Elizondo y habían hecho de “Mantecadas Salazar” una de las fábricas de dulces más exitosas de Navarra y España.

Pero la infancia de Amaia no había sido dulce y sufría de terribles pesadillas consecuencia de las vivencias más tristes que una niña pudo haber tenido.  Ya policía, entró a un programa en Quantico, con el FBI, donde se especializó en métodos, perfiles psicológicos y antecedentes de asesinos. Pero el programa no la prepararó para enfrentarse a asesinos tan poderosos, a perpetradores que se suicidan dejando como mensaje la palabra “Tarttallo” -otra figura proveniente de la mitología vasco-navarra- y a manipuladores capaces de inducir a alguien a cometer crímenes aberrantes como el que ella misma había sido víctima.

La trilogía de Dolores Redondo se nutre de la historia milenaria navarra, del habla euskera, de bosques,  de humedad y lluvia y del río.   Del río  Bidasoa que recibe el nombre de Baztán en su tramo inicial y que es uno de los  protagonistas de esta historia.

*La región Navarra está situada en el norte de España, tiene frontera con Francia. La “Comunidad Foral de Navarra” hace alusión al carácter ancestral de su organización jurídica como una comunidad autónoma y un régimen peculiar basado en derechos históricos.  Región habitada desde la época preromana el nombre de Pamplona, la capital, refleja la presencia romana (originalmente Pompaelo, por el emperador romano Pompeyo).

Autor Dolores Redondo. España. 1969.

Ficha Redondo, Dolores. Trilogía del Baztán. España: Grupo Planeta. 1210 páginas. 2014. Kindle Edition.

Dolores Redondo. El guardián invisible. España: Destino. 2012. 440 páginas.

Dolores Redondo. Legado en los huesos. España: Destino. 2013. 560 páginas.

Dolores Redondo. Ofrenda a la tormenta. España: Destino. 2014. 544 páginas.