Sherlock Holmes 

 

Arthur Conan Doyle escribió cuatro novelas: A Study in Scarlet, The Sign of Four, The Hound of the Baskervilles The Valley of Fear. 

The Hound of the Baskervilles, “El sabueso de los Baskerville”  fue publicada por episodios en “The Strand Magazine” entre 1901 y 1902.

 

“«Interesting, though elementary», said he as he returned to his favourite corner of the settee. «There are certainly one or two indications upon the stick. It gives us the basis for several deductions» le dijo Holmes a Watson al leer la inscripción grabada en la empuñadura de un bastón: «To James Mortimer, M.R.C.S., from his friends of the C.C.H.,» was engraved upon it, with the date «1884».

El doctor James Mortimer como albacea del recientemente fallecido Sir Charles Baskerville, recurre a Sherlock Holmes y, por lo tanto al doctor John H. Watson, con el fin de que investiguen la muerte del dueño de la Mansión Baskerville, en Dartmoor, en el condado de Devon, en el noroeste de Inglaterra.  Sir Charles era un hombre apreciado, rico y viudo y las circunstancias de su muerte eran extrañas: un ataque al corazón provocado por un susto o una impresión muy fuerte; en la noche; en un páramo yermo, agreste y desolado; se encontraron huellas enormes de un perro o mastín cerca pero no junto al cuerpo; los campesinos habían escuchado ruidos parecidos a ladridos; y ya estaba en la mente de los pobladores la leyenda de la bestia que siglos atrás había matado a Hugo Baskerville en esos páramos cercanos a la mansión. Para Holmes, “…There are two questions waiting for us at the outset. The one is whether any crime has been committed at all; the second is, what is the crime and how was it committed?”

El heredero de Sir Charles era Henry Baskerville, hijo de un hermano, un hombre joven nacido en América que vivía en Canadá. Recién había llegado a Londres cuando recibió un anónimo advirtiéndole que no se acercara al páramo. En el hotel donde estaba hospedado, una noche le robaron una bota, de un par nuevo de botas; a la noche siguiente apareció la bota nueva pero desapareció otra bota, esta vez de un par muy usado.  Holmes advierte que alguien está siguiendo al doctor Mortimer y a Henry Baskerville y que el caso es muy complejo:

This case of yours is very complex, Sir Henry. When taken in conjunction with your uncle’s death I am not sure that of all the five hundred cases of capital importance which I have handled there is one which cuts so deep. But we hold several threads in our hands, and the odds are that one or other of them guides us to the truth. We may waste time in following the wrong one, but sooner or later we must come upon the right.”

And one more question, Dr. Mortimer. Supposing that anything happened to our young friend here—you will forgive the unpleasant hypothesis!—who would inherit the estate?” “Since Rodger Baskerville, Sir Charles’s younger brother, died unmarried, the estate would descend to the Desmonds, who are distant cousins. James Desmond is an elderly clergyman in Westmoreland.”

Holmes le pide a Watson que viaje a Dartmoor con Henry Baskerville y que no se separe de él.  Watson le va enviando cartas con informes detallados de la mansión Baskerville, atendida por el matrimonio Barrymore, del bosque que la rodea, el páramo cercado por colinas y grandes piedras; le habla de algunos de los vecinos, como el ya conocido Dr. Mortimer, el señor Stapleton, un naturalista que vive con su hermana en Merripit House, el señor Frankland, que vive presentando denuncias y una muy bella joven llamada Laura Lyons; y que la población está atemorizada por que se había escapado un preso de la prisión cercana de Princetown llamado Sleden, “el asesino de Noting Hill”.

“Queer place, the moor!” said he. “But what is it?” “The peasants say it is the Hound of the Baskervilles calling for its prey…” En aras de privilegiar el suspenso, Arthur Conand Doyle crea en The Hound of the Baskervilles una formidable fusión entre trama y ambiente que me encantaría comentar si no fuera porque hay que evitar el riesgo del spoiler.  Y porque

“The world is full of obvious things which nobody by any chance ever observes…”

Arthur Conan Doyle. Escocia. 1859-1930

Arthur Conan Doyle. Sherlock Holmes: The Complete Novels and Stories: Volumes I and II: New York: Bantam Books. Random House Publishing Group. 2003. Kindle Edition.