Salvo Montalbano

 

L'età del dubbio  la edad de la duda-andrea camilleri-9788498384598 

Humor. Andrea Camilleri siempre nos hace reír. En “L´età del dubbio”, “La edad de la duda”, “The Age of Doubt”, Salvo Montalbano tiene cincuenta y ocho años y se enamora, no de Livia sino de una joven teniente Laura Belladona, lo que lo hace cambiar frecuentemente de ánimo y decir las más disparatadas mentiras a sus superiores. Durante un fuerte aguacero, rescata a una joven que se identifica como Vanna pero que también es el nombre de un grande y lujoso yate que va llegando a los muelles de Vigata.  El Vanna pertenece a Livia Giovannini una viuda que lo heredó de su esposo y que vive viajando. Habían avisado de que encontraron una lancha en alta-mar, con el cadáver de un hombre con el rostro deshecho.  En el muelle está anclada otra gran lancha de lujo, el As de corazones.  Por curiosidad y por instinto policíaco  Montalbano le pide a su amigo el subcomisario Mimi Augello que despliegue sus encantos y enamore a la dueña del yate que resulta ser adicta al sexo, y así ver qué descubre. Uno de los marineros del Venna es también asesinado.  El comisario Salvo Montalbano recorre el puerto de Vigata, se consuela comiendo en la Trattoria de Enzo y fumando gran cantidad de cigarrillos. Escribe a manera de carta dirigida a él sus observaciones y dudas sobre el caso, se apoya en los inspectores Fazio y Gallo e interpreta lo que el telefonista Catarella entendió, dice o quiso decir, hasta descubrir la relación entre las dos embarcaciones, los asesinos y el tráfico de diamantes.

Publicada en italiano en 2008, esta es la décimo cuarta novela de las veinte que tienen como protagonista al entrañable Comisario Montalbano.

Andrea Camilleri. 1925. Sicilia, Italia

Andrea Camilleri. La edad de la duda. España: Ediciones Salamandra, 2012, 224 págs. USA: Penguin Books, 2012. 274 págs.

 

POR LA BOCA MUERE EL PEZ

Salvo Montalbano y Grazia Negro

Por la boca muere el pez  (Acqua in bocca, 2010) es el resultado de un muy bien logrado y divertido ejercicio de escribir una novela policíaca entre dos autores  italianos, Andrea Camilleri y Carlo Lucarelli, que ponen a sus respectivos detectives a investigar un asesinato. En vez de un narrador la acción se presenta con cartas y mensajes entre ellos, informes forenses, partes de policía, fotografías, cartas cifradas dentro de canelonis y tortelinis y noticias de periódicos.

La Inspectora en Jefe Grazia Negro (Carlo Lucarelli) de Bolonia envía un comunicado oficial al Comisario Salvo Montalbano (Andrea Camilleri) de Vigata solicitando su ayuda para esclarecer el asesinato de un tal Arturo Magnífico, quien se encontró asesinado con una bolsa de plástico en la cabeza, un charco de agua, sin un zapato y tres peces de la especie Betta Splendes.  Grazia le escribe a su colega que sus superiores no sólo la han sacado de la investigación sino que le han prohibido que se involucre.  Grazia y Salvo, a espaldas de sus superiores se envían comunicaciones (y parece que cuando lo estaban escribiendo, los autores no sabían lo que él otro iba a contestar) y pronto se dan cuenta de que están involucrados altos mandos y el servicio secreto llamado “servicios desviados”.  Aparecen fugazmente los ayudantes o equipos de cada uno de ellos haciendo alguna tarea menor y por supuesto el embrollado Cantarella que siempre nos hace reir.

Andrea Camilleri, Porto Empedocle, Sicilia, Italia. 1925

                     Carlo Lucarelli, Parma, Italia. 1960

Andrea Camilleri & Carlo Lucarelli, Por la boca muere el pez. Barcelona: Papel de liar. 2011. 113 págs.