Dolores Redondo. “Todo esto te daré”. “La trilogía del Baztán”.

Dolores Redondo. “Todo esto te daré”. “La trilogía del Baztán”.

Todo esto te daré

«Todo esto te daré si postrándote ante mí me adoras». —Es lo que el demonio le dijo a Jesús mientras ponía el mundo a sus pies… —susurró Manuel.

“—No puede ser Álvaro, mi marido viajó anteayer por la tarde a Barcelona para reunirse con un cliente. Se dedica al marketing empresarial” , dijo Manuel Ortigosa a los guardias civiles que llegaron a su casa en Madrid para informarle que su esposo había fallecido en un accidente automovilístico en Monforte, en la provincia de Lugo, Galicia, al noroeste de la península ibérica.

Manuel Ortigosa creía conocer a su esposo de diez años, pero al llegar a Lugo se entera que Álvaro Muñiz de Dávila era el mayor de tres hijos de una familia aristocrática, la más rica de Lugo, que desde la muerte de su padre tres años antes era el marqués de Santo Tomé, que lo había nombrado su heredero universal.  Y que no había muerto en un accidente, había sido asesinado.

Después del funeral, en vez de regresar a Madrid, Manuel pregunta y las respuestas no sólo le provocan más preguntas, sino que aumentan su pasmo, su dolor por la pérdida del hombre al que ama y su enojo por su engaño. Se siente solo y traicionado, tiene miedo de encontrar a un Álvaro diferente y se indigna ante la conducta inexplicable de su madre y de su único hermano sobreviviente.  Todos estos sentimientos se mezclan, transforman y modifican el relato de sus descubrimientos, el del primer crimen, el origen de la espiral de verdades ocultas y de otros crímenes, y de los que parece que su investigación provoca.

Manuel va reconstruyendo la historia de Álvaro, un padre autoritario, una madre cruel, dos hijos menores, el débil Santiago casado con la fuerte Catarina, a quien su suegro le había construido el más moderno invernadero donde pudieran crecer gardenias.  Y el drogadicto Fran, del que todos decían que se había suicidado, menos Elisa, la joven madre de su hijo Samuel, al que no llegó a conocer.

Manuel relata sus pláticas, recorridos, viajes. Y escribe. Conversa en la cocina del pazo con la vieja Herminia, que ha criado a los tres hijos como propios; con Damián, el guardés; con Vicente en el invernadero. Recorre el pazo, la casa familiar, una mansión señorial en el pazo de As Grileiras, “concebidos para ser totalmente autónomos. Ya vio que tiene su iglesia y su cementerio, como un pequeño pueblo independiente. As Grileiras cuenta con sus propios pozos de agua, tierra de labranza, vacas , cerdos y ovejas en una granja aledaña a unos dos kilómetros , un molino de agua y hasta su propio trujal…”   Viaja por el río Sil con el enólogo Daniel Mosquera a los viñedos escalonados de la Ribeira Sacra, participa el día de la vendimia, visita las bodegas de vino,  admira la etiqueta de las botellas con el nombre del vino “Heroico” que reproduce la escritura de su amado Álvaro.  Se encariña con el pequeño Samuel y disfruta la complicidad con el padre Lucas, el amigo de toda la vida de la familia Muñiz de Dávila y con el teniente Nogueira de la Guardia Civil, con quienes recorre toda la región.

Todo esto de daré (2016) está narrada como una saga de familia, con el suspenso de una novela policiaca, y explicada a través de un crimen oculto, cometido en un momento de excepción, origen de las profundas transformaciones psicológicas de los involucrados.  La autora, Dolores Redondo, vuelve a convertir el paisaje en un personaje, recrea las tradiciones locales y nos transmite su gusto por la “palabra” que hace que el relato se transforme según los sentimientos del narrador, un escritor para quién la escritura era su palacio interior, con sus sitios secretos y con “los lugares más bellos formando parte de un conjunto de ilimitadas estancias que él recorría, riendo, corriendo descalzo , deteniéndose”.

“Docenas de veces le habían preguntado por qué escribía…escribía para tener una tregua, un armisticio que duraba el tiempo en que era capaz de volver al palacio, el único lugar en el que la inmensa tristeza no podía entrar y en el que, sin embargo, no traicionaba su promesa. No hubo una decisión, no fue premeditado, no fue la culminación de un deseo que hubiese albergado siempre. Nunca soñó con ser escritor. Un día se sentó ante la página en blanco y comenzó a escribir… Así descubrió el palacio. Regresaba allí con sólo desearlo, y aquel remanso de felicidad, de perfección, le inspiró y cuidó de él proporcionándole aquel manantial quizá inagotable de palabras nuevas”.

Autor Dolores Redondo. España. 1969.

 Dolores Redondo. Todo esto te daré. España: Planeta.  2016. 624 págs. Kindle Edition.

“Trilogía del Baztán”: El guardián invisibleLegado en los huesos  y Ofrenda a la tormenta“.

Detective CHICA Amaia Salazar

Parece una mantecada, o… —Es un txantxigorri —intervino Amaia—. Es un pastel típico de esta zona, aunque éste es más pequeño que los que suelo ver. Pero es un txantxigorri, sin duda. Manteca, harina, huevos, azúcar, levadura y chicharrones fritos para hacer una torta, una receta ancestral.

Homicidios de niñas-jóvenes, violación de iglesias y defunciones de bebitas que sólo se pueden investigar si se tiene presente el muy complejo contexto, son narrados por Dolores Redondo (San Sebastián, 1969), en las mil doscientas diez páginas de  la “Trilogía del Baztán” (2012-2014) : El guardián invisible, Legado en los huesos  y Ofrenda a la tormenta“.  Crímenes infames que sólo pueden ser investigados por alguien capaz de captar lo real y lo fantástico, apoyarse en la ciencia sin menospreciar lo mágico y entender las leyendas mitológicas ancestrales repetidas por generaciones en el valle del Baztán.

La forma como fueron encontrados los cuerpos de las niñas-jóvenes, en el bosque, con un brazo amputado, sugería un crimen ritual.  Lo mismo sugería la violación de la iglesia, donde los perpetradores habían dejado huesos humanos que al analizarse científicamente resultaron ser “mairu-beso”, en euskera “brazos del esqueleto de bebitas”.  Y el descubrimiento de que durante más de treinta años se habían reportado defunciones de bebitas por “muerte de cuna”.

Amaia y  sus colegas logran ubicar los crímenes a lo largo del río del Baztán.  Descubren otros crímenes sucedidos desde décadas atrás, rastrean testimonios de la presencia de sectas secretas en la zona y rumores de prácticas de rituales satánicos en el bosque navarro,  cuidado por el “basajaun”, habitado por las brujas o “belagiles” y donde se encontraba la cueva de “Mari”, la madre naturaleza. Los crímenes presentaban patrones comunes de historias familiares,  abuso, depresión, dominación y manipulación de profesionales y funcionarios. Y madres como la madre de Amaia Salazar, jefe de homicidios de la Policía Foral de Navarra.*

Son extraordinarias las descripciones de los recorridos de Amaia por el valle y el río del Baztán, sus traslados entre Pamplona y Elizondo, su lugar natal, sus caminatas por las calles centenarias y sus edificios históricos en las dos ciudades, sus excursiones por el grandioso bosque, buscando pistas en los símbolos repetidos por la memoria colectiva y relacionándolos con los crímenes que investiga.  La narración transmite el clima húmedo, lluvioso, frío, que enloda las botas y moja los “plumíferos” y que por contraste, hace más amables los ambientes cálidos, con olor a comida y dulces de la casa familiar de la tía Engrasi, la echadora de cartas, donde la espera su enamorado esposo, el escultor norteamericano James Westford, su hijo recién nacido, su hermana Ros. Y también, algunas veces, su hermana Flora. Sus hermanas mayores habían continuado la tradición familiar de seis generaciones de Salazar en Elizondo y habían hecho de “Mantecadas Salazar” una de las fábricas de dulces más exitosas de Navarra y España.

Pero la infancia de Amaia no había sido dulce y sufría de terribles pesadillas consecuencia de las vivencias más tristes que una niña pudo haber tenido.  Ya policía, entró a un programa en Quantico, con el FBI, donde se especializó en métodos, perfiles psicológicos y antecedentes de asesinos. Pero el programa no la prepararó para enfrentarse a asesinos tan poderosos, a perpetradores que se suicidan dejando como mensaje la palabra “Tarttallo” -otra figura proveniente de la mitología vasco-navarra- y a manipuladores capaces de inducir a alguien a cometer crímenes aberrantes como el que ella misma había sido víctima.

La trilogía de Dolores Redondo se nutre de la historia milenaria navarra, del habla euskera, de bosques,  de humedad y lluvia y del río.   Del río  Bidasoa que recibe el nombre de Baztán en su tramo inicial y que es uno de los  protagonistas de esta historia.

*La región Navarra está situada en el norte de España, tiene frontera con Francia. La “Comunidad Foral de Navarra” hace alusión al carácter ancestral de su organización jurídica como una comunidad autónoma y un régimen peculiar basado en derechos históricos.  Región habitada desde la época preromana el nombre de Pamplona, la capital, refleja la presencia romana (originalmente Pompaelo, por el emperador romano Pompeyo).

Autor Dolores Redondo. España. 1969.

Ficha Redondo, Dolores. Trilogía del Baztán. España: Grupo Planeta. 1210 páginas. 2014. Kindle Edition.

Dolores Redondo. El guardián invisible. España: Destino. 2012. 440 páginas.

Dolores Redondo. Legado en los huesos. España: Destino. 2013. 560 páginas.

Dolores Redondo. Ofrenda a la tormenta. España: Destino. 2014. 544 páginas.

Hideo Yokoyama. “Six Four”

Hideo Yokoyama. “Six Four”

Yoshinobu Mikami

Hideo Yokoyama (Japón, 1957) es el autor del thriller Six Four, publicado originalmente en 2012 con el título 64 Rokuyon.  “Six Four” es el nombre de un caso no resuelto, en el que Yoshinobu Mikami, el protagonista y narrador de esta novela, había participado catorce años antes como detective. Con detalle y desesperación y casi al borde la extenuación, Mikami va relatando los diversos e intrincados sucesos acontecidos durante una semana, y los profundos dilemas morales y definición de lealtades a los se vio expuesto.

“Six Four” hace referencia al año 64 del periodo Showa*, año del fallecimiento del último emperador japonés. El 5 de enero de ese año de 1989, una niña de seis años llamada Shoko Amamiya, había sido secuestrada. Luego de que el padre pagara el rescate, había aparecido su cadáver. El caso nunca fue resuelto.

Contra sus deseos el detective Yoshinobu Mikami de 46 años, casado y con una hija de dieciséis años,  había sido recientemente nombrado jefe de prensa y responsable de las relaciones con los medios, de la “Prefectura D” de una ciudad japonesa.  La información que debería recibir para cumplir sus funciones no estaba fluyendo, era incompleta y sujeta a muchas restricciones, situación que le estaba provocando fuertes enfrentamientos con la prensa.  Ante la amenaza de una serie de medidas de protesta, Mikami, como buen detective, decide buscar él mismo la información que no le dan los mandos superiores y así va descubriendo una disimulada, pero muy feroz pugna, entre el Departamento de Asuntos Administrativos del cual él depende como jefe de prensa, y el Departamento de Investigaciones Criminales, donde había sido investigador por más de 20 años.

Además, Mikami y su esposa Minako estaban viviendo una tragedia personal.  Su hija Ayumi padecía de dismorfofobia**, culpaba a su padre por su parecido con él y había desaparecido tres meses antes.  Unas llamadas silenciosas recibidas días antes habían avivado sus esperanzas al pensar que tal vez era la hija que quería escuchar sus voces. Tres llamadas las había contestado la esposa y la última Mikami.

Cuando sus jefes en Asuntos Administrativos le piden que organice la visita del Comisionado General Kozuka, de la Agencia Nacional de Policía de Tokio, con el padre de la niña secuestrada y asesinada catorce años antes, se intensifica la ya la difícil relación con Investigaciones Criminales, responsables de que el caso no se hubiera resuelto.  Mikami visita a Amamiya, recientemente viudo, rinde sus respetos ante el retrato de la esposa en el altar budista, pero no logra convencerlo de recibir al Comisionado General, lo que lo lleva a buscar a los detectives que participaron en el caso catorce años antes encontrando ciertas irregularidades, como una llamada del secuestrador que la policía no grabó.

Los conflictos entre los dos departamentos de policía y el suyo con la prensa, parecen estar a punto de estallar cuando hay un nuevo secuestro, el de una joven, casi idéntico al de catorce años atrás.  Además, otras personas habían estado recibiendo llamadas silenciosas.

Hideo Yokoyama. Japón. 1957.

Hideo Yokoyama.  Six Four: A Novel. USA: Farrar, Straus and Giroux. 2017. 576 páginas. Kindle Edition.

 

*Wikipedia: “…periodo Shōwa, periodo de la historia japonesa correspondiente al reinado del emperador Shōwa (Hirohito) que abarca desde el 25 de diciembre de 1926 al 7 de enero de 1989”.

**Wikipedia: “El trastorno dismórfico corporal (TDC) (anteriormente conocido como dismorfofobia) es un trastorno somatomorfoque consiste en una preocupación fuera de lo normal por algún defecto, ya sea real o imaginado, percibido en las características físicas propias (autoimagen). Si dicho defecto existe, la preocupación y ansiedad experimentada por estas personas es excesiva, ya que lo perciben de un modo exagerado. El afectado puede quejarse de uno o varios defectos: de algunas características vagas, o de su aspecto en general (global), causando malestar psicológico significativo que deteriora su desempeño social o laboral, hasta el punto de manifestar síntomas ansioso-depresivos severos, el desarrollo de otro trastornos de ansiedad y aislamiento social”.

Daniel Silva

Daniel Silva

Detective CHICAGabriel Allon

El tema de la novela The Black Widow  (2016) de Daniel Silva (E.U., 1960) es ISIS. Es la décimo sexta de la serie de Gabriel Allon, restaurador de arte, “la leyenda”, el gran espía israelí, al que todos creen muerto, reclutado por Ari Shamron para colaborar con “Mossad“,“the Office“, la oficina de inteligencia israelí.

“What did Qassam do before he got into the moving business?” “IT.” “Why are so many of them in IT?” “Because they don’t have to study un-Islamic subjects like English literature or Italian Renaissance painting.” “All the things that make life interesting.” “They aren’t interested in life, Eli. Only death.”

Después del brutal ataque terrorista al Centro Isaac Weinberg para el estudio del antisemitismo en Francia, ubicado en la calle de Rosiers, en París, en la Dirección para la seguridad interna de Francia y en el centro de inteligencia israelí “The Office”, en Tel Aviv, estaban seguros de que habría otro ataque terrorista, más brutal, tal vez en América y tal vez en la ciudad de Washington en ocasión de la visita del presidente francés.  Descubren que uno de los terroristas del atentado en París era una mujer francesa de veintinueve años, de nombre Safia Bourihane, convertida en una “viuda negra” por ISIS.  Más de quinientas mujeres occidentales se habían unido a ISIS, una de cada cuatro de esas mujeres se casaban con musulmanes destinados a perpetrar actos suicidas y eran adoctrinadas y envenenadas para convertirse en vengativas “viudas negras”, a las órdenes incondicionales de “Saladino”, en este momento, el jefe máximo de ISIS.

Gabriel Allon, convence a los servicios de inteligencia francés, jordano e inglés, para adelantarse a los acontecimientos y preparar una “viuda negra” e infiltrarla en la red de Saladino, y con ello, tal vez, evitar otra masacre.  La estrategia de infiltrar a una “viuda negra”, significó que había que reeducarla en los fundamentos del islam, que abarcan absolutamente todos los aspectos de la vida de una persona, con un sinfín de “haram”, lo prohibido por la ley islámica.  Y ya infiltrada, significó que la “viuda negra”, tuviera que educarse como terrorista, en un campo terrorista de ISIS.

La mujer que los israelíes reeducaron e infiltraron y que ISIS entrenaba para convertirse en “viuda negra”, era una médico judía de origen francés.  Después de pasar un tiempo en el campamento de entrenamiento de ISIS en la ciudad de Palmira, la trasladan a donde encontraría a un hombre gravemente herido.  Era el hombre al que conocían por Saladino, el jefe máximo de ISIS, el “Islamic State of Iraq and al-Sham” o”Islamic State of Iraq and Syria”, el movimiento islámico terrorista que había declarado la creación de un nuevo califato y que para 2016 incluía partes de Iraq y Siria, con Raqqa como su capital en el noreste de Siria.  La misión de ISIS era redibujar el mapa de todo el Cercano Oriente, el dominio de un estado sunita y, como Saladino en el siglo doce, liberar a la ciudad de Jerusalén.

En su misión de detener a los yihadistas, Gabriel Allon logra que converjan los altos mandos de las agencias de inteligencia de Jordania (“Mukhabarat”, la palabra árabe que se utiliza para designar los servicios secretos en los países árabes), la DGSI francesa, el MI5 y MI6 ingleses, la CIA junto con la NSA, The National Security Agency y “The Office” (“Mossad”).

La historia de los yihadistas parece ser la misma: historias de desilusión y de insatisfacción, perdedores convertidos en radicales, para los cuales el Islam es su salvación y su paraíso, e ISIS su propósito,

“…It was a powerful message for which the West had no antidote…

 ISIS has no need to insert terrorists into Western Europe because the potential terrorists are already there…”

 Daniel Silva. The Black Widow (Gabriel Allon Series Book 16) USA: HarperCollins. 2016. 517 págs. Kindle Edition.

The English Spy

Si bien la novela de Daniel Silva (E.U., 1960) The English Spy (2015) empieza en el Caribe cuando una bomba explota en el yate donde estaba vacacionando la ex esposa del príncipe de Inglaterra, la verdadera trama de esta novela es la venganza: la de Allon, la de Keller, y la del presidente de Rusia.

Graham Seymour, jefe del MI5, reúne al israelí Gabriel Allon y al inglés Christopher Keller con el fin de atrapar al temible terrorista Eamon Quinn: ex IRA; experto en bombas e instructor en Libia; el cerebro del acto terrorista del IRA en Omagh (Irlanda); mercenario a las órdenes del VEVAK, el servicio de inteligencia iraní; del Hezbollah (Líbano), del Hamas (Palestina), de Al-Qaeda (Arabia), y en esta novela al servicio del SVR, el Servicio de Inteligencia Extranjero Ruso.

Gabriel Allon, restaurador de arte, espía y asesino israelí, trabaja para el Mossad “the Office“, la oficina de inteligencia israelí.  Christopher Keller fue miembro del SAS “Special Air Service” y estuvo en Irlanda durante “The Troubles”, cuando esa región era la más peligrosa del mundo. Ambos tienen motivos personales para ver muerto a Eamon Quinn y aceptan la misión de encontrar a la amante del Primer Ministro del Reino Unido.  Gracias a las fuentes y a los recursos de los sistemas de inteligencia inglés, el MI5 y el MI5, con sus complicidades y antagonismos, descubren  que la mujer había sido  secuestrada por Quinn, por encargo del SVR y del mismo presidente ruso. Una cadena de violentos sucesos llevan a Allon y a Keller a perseguirlo por Italia, Portugal, Alemania, Londres e Irlanda.

The English Spy sigue las fórmulas de los best-sellers, transformando sucesos actuales en ficciones que suceden en contextos reales, con conflictos posibles e interesantes descripciones de las colaboraciones o enfrentamientos entre los sistemas de inteligencia de varios países. Mucha violencia, súper-súper espías que están entrenados y especializados en todo, y digamos, son “buenos” asesinos que no fallan; y un malo, malo, malo, a las órdenes de los villanos del momento.  Lamentablemente pudieran reflejar algunas realidades pues parece que no hay semana que no sepamos de algún atentado terrorista con muertos en algún lugar del planeta.

 The English Spy es la decimoquinta novela de dieciséis de la serie de Gabriel Allon. De fácil lectura, con un ritmo rápido porque suceden muchas cosas, y divertida, si uno no se pone exigente tratando de entender cabalmente las varias tramas, los muchos y diferentes lugares, las conexiones entre los personajes y esperando que como best-sellers al final todo se resuelve.

Autor Daniel Silva. Estados Unidos.  1960

FichaDaniel Silva. The English Spy. Estados Unidos: HarperCollins. 2015. 496 págs. Kindle Edition.

Anthony Horowitz. “Magpie Murders”

Anthony Horowitz. “Magpie Murders”

Atticus Pünd – Susan Ryeland

Magpie Murders (2017) de Anthony Horowitz (Inglaterra, 1956) es una novela de detectives doblemente interesante: hay un doble enigma al estilo “whodunnit” y es un casi tratado de las características del estilo clásico de las novelas de detectives.

Hay una trama, dentro de otra trama, una contemporánea y la otra ubicada a finales de los años cuarenta; dos crímenes, dos asesinos y, por supuesto, dos detectives. Y sólo descubriendo al primer asesino, se podrá descubrir al otro asesino.

Hacia la mitad del libro, sabemos que la narradora se llama Susan Ryeland y que es la editora en jefe de ficción de Cloverleaf Books.  Charles Clover, su jefe le había dado el último libro de Alan Conway, el principal autor de la editorial y ambos habían pasado el fin de semana leyendo Magpie Murders, la que sería la última entrega de la serie del detective de origen alemán llamado Atticus Pünd, a quien su autor lo había condenado con una enfermedad terminal.  El lunes siguiente se enteran que Alan Conway se había suicidado, tal vez porque sufría una enfernedad terminal, y que a su novela Magpie Murders le faltaban los últimos capítulos. Susan, contrariando a su jefe Charles Clover, se pone a investigar la muerte del autor para encontrar los últimos capítulos del libro y, por supuesto, descubrir el asesino de la novela.

I grew up on Agatha Christie and when I’m on a plane or on a beach there’s nothing I’d rather read than a whodunnit. I’ve watched every episode of Poirot and Midsomer Murders on TV. I never guess the ending and I can’t wait for the moment when the detective gathers all the suspects in the room and, like a magician conjuring silk scarves out of the air, makes the whole thing make sense. So here’s the bottom line. I was a fan of Atticus Pünd. I didn’t need to be a fan of Alan Conway too.

Horrowitz logra crear dos ambientes paralelos semejantes en muchos aspectos y duplicar el enigma y el suspenso.  Reproduce esa parte íntima de las novelas de detectives inglesas clásicas, las del estilo “whodunnit”, con pocos personajes, pero  complicados;  el mismo contexto de los casi ideales pueblos ingleses; todos con motivo y oportunidad; y en las que al finalizar, siempre se sabe quién es culpable. Porque en el “whodunnit” “absolutamente todo tiene que ser completado”, por eso Susan tiene que encontrar los últimos capítulos y en su búsqueda,  vamos leyendo con ella la novela de Conway, conocemos sus interpretaciones y observaciones sobre todo lo que se debe saber de este estilo, y además, participamos en su investigación de la muerte de Conway.

…you can’t beat a good whodunnit: the twists and turns, the clues and the red herrings and then, finally, the satisfaction of having everything explained to you in a way that makes you kick yourself because you hadn’t seen it from the start…

…the first law of whodunnits that the most likely suspect never turns out to be the killer.

…Why is it that we have such a need for murder mystery and what is it that attracts us – the crime or the solution?

…the detective enjoys a , indeed  a unique relationship with the reader. Whodunnits are all about truth: nothing more, nothing less. In a world full of uncertainties, is it not inherently satisfying to come to the last page with every i dotted and every t crossed? The stories mimic our experience in the world. We are surrounded by tensions and ambiguities, which we spend half our life trying to resolve, and we’ll probably be on our own deathbed when we reach that moment when everything makes sense. Just about every whodunnit provides that pleasure. It is the reason for their existence. It’s why Magpie Murders was so bloody irritating.

…Of course, it’s the first rule of whodunnits that you discard the most obvious suspect.

 Anthony Horowitz. Inglaterra, 1956.

 Anthony Horowitz. Magpie Murders: A Novel. New York: HarperCollins. 2007. 496 págs. Kindle Edition.

!Bienvenidos los comentarios! : losdetectivesdeanapetrook@gmail.com

Pierre Lemaitre

 

Detective CHICACamille Verhœven
English Synopsis

Pierre Lemaitre (France, 1951) is the author of five thrillers. The series of Parisian Commandant Camille Verhoeven, includes 4 titles: Irène, 2010; Alex, 2012; Rosy & John, 2013 and Camille, 2013.  Blood Wedding, 2009; Cadres noirs, 2010.

Even though they are wonderful thrillers, Lemaitre´s best book is not a thriller. In my opinion his best book is a kind of satiric historical novel entitled Au revoir là-haut  (Goodbye until we meet in heaven), published in 2013,  translated into several languages but also not yet into English. With a lot of sarcasm, irony and black humor, this novel tells the story of some French soldiers returning to their normal life after being in the trenches at the end of the First World War.

In the series of the Commandant Camille Verhoeven, the author pays tribute to the criminal fiction developing, masterfully, the suspense, the unavoidable element of the genre. The plots of the four thrillers of the series occur in contemporary Paris; the criminals are people with high intelligence,  evil and sick minds, and usually they commit their infamous crimes against people to whom they are in some way related. The protagonist, Commandant Camille Verhoeven of the Paris Criminal Brigade, is a very peculiar character.  He is a very short man (4’1); he prefers drawing to  writing, and he is a very good detective as is his very rich, cultivated and elegant detective partner, Louis Mariani.

Above all, the author tells the stories through an exceptional ubiquitous narrator, who sees everything, giving – providing what is happening at all times and what the character is thinking and feeling.  This narrator also expresses his points of view and offers the complete background of the situations. It seems that nothing escapes to this narrator, neither the police procedures, nor the criminal mind process, nor the sometimes extreme suffering of the victims.  Reading Lemaitre´s thrillers is like being the criminal, the victim and the investigator at the same time. Whew!!!

Oh, la verdad, la verdad…  Comandante,  ¿quién va a decir lo que es cierto y lo qué no? Al final, lo que importa no es la verdad, sino la justicia, ¿verdad?” (Alex)

El maravilloso narrador de las novelas de Pierre Lemaitre (Francia, 1951) , es más omnipresente gracias al talento del autor: relata lo que ve, piensa, sucede, opina, reflexiona, da antecedentes. Parece no escapársele nada ni de los procesos de la investigación ni del proceso mental del criminal, a veces en primera persona.  Leer los thrillers de Lemaitre es como ser el asesino, la víctima y el detective al mismo tiempo. Ufff!!!!  

  • La serie del Comandante Verhoeven está compuesta de: Travail soigné, “Irène”, 2010. Alex, 2012. Sacrifices, Rosy & John, 2013. Camille, 2013.
  • Robe de marié, “Vestido de novia” 2009 y Cadres noirs, “Recursos inhumanos“, 2010.
  • Au revoir là-haut, “Nos vemos allá arriba”, 2013, es su novela más exitosa.  No es policíaca, tiene algo del género histórico, del romántico y de la picaresca,  pero sobre todo  mucho humor negro.

El Suspenso. Misterio, tensión, suspenso y descubrimientos que  aumentan el suspenso y se transforman sorprendentemente en más misterio, más tensión, más suspenso, y  así una y otra vez hasta el final de sus obras. Con este ritmo Lemaitre transmite su homenaje al género policíaco y concibe crímenes que superan lo atroz, si esto es posible.  Crea personajes muy originales, peculiares, y tal vez el término apropiado sea “pintorescos” porque parece presentarlos “a la manera de un pintor”. Porque el detective de la brigada criminal de París Camille Verhœven, no escribe notas, dibuja y hace bosquejos, como el soldado Péricourt de Nos vemos allá arriba.

 

Pierre Lemaitre. Irene

Irène

En los agradecimientos de su primer novela Lemaitre escribe: “Irène fue mi primera novela. Dado que le debo casi todo lo que soy a la literatura, fue natural que empezara escribiendo una novela que fuera un homenaje a la ficción criminal. De hecho lo hice el tema de mi novela, ya que Irène es la historia de un asesino que recrea asesinatos arrancados de las páginas de las novelas criminales”.

“Como todo el mundo, Camille tendía a juzgar a los demás según su altura”, porque Camille es un hombre muy bajito, un metro cincuenta centímetros “una copia un poco menos deforme que Toulouse-Lautrec”.  El comandante Camille Verhoeven es el jefe de la brigada criminal en París, tiene cuarenta años, arrugado y calvo, estudió Leyes, su madre, ya difunta, fue una pintora con cierta fama, fumadora empedernida que causó la hipertrofia fetal de su único hijo.  Camille está casado con su  muy querida esposa Irene quien tiene ocho meses de embarazo.  Dada su estatura, Camille prefería estar de pie en las reuniones con su equipo: el meticuloso y muy tacaño Armand; el culto, muy rico y elegante Louis Mariani; y Jean-Claude Maleval, a quien Camille le espetará casi al final, “Jean-Claude ¿qué diablos has hecho?

El lunes siete de abril de 2003 se descubre el macabro asesinato de dos jóvenes en un departamento en la zona de Courbevoie en París; la decoración muy sui generis del departamento y la colocación de las víctimas le parecen a Camille que se realizaron siguiendo una representación teatral y con una escenografía muy cuidada. A Camille le llama la atención una huella estampada con sangre de las víctimas en una de las paredes y manda que la rastreen en los sistemas policíacos. Descubren que las víctimas eran dos jóvenes prostitutas de nombre  Evelyne Rouvray y Josiane Debeuf, prostitutas y los sistemas encuentran que la huella está relacionada con un caso de homicidio no resuelto ocurrido en 2001, el caso Tremblay. En este caso la víctima, identificada como Manuela Constanza era también una joven prostituta de origen español. Ante el azoro y la indignación de Camille un periodista de “Le Matin” de nombre Philippe Buisson de Chevesne y de quien se dice que no era el mejor periodista pero muy tenaz para cubrir crímenes brutales, empieza a publicar artículos dirigidos específicamente a Camille en los que sobresale la  información precisa y detallada de sus investigaciones.

Camille reflexiona, sospecha y comprueba su teoría sobre estos tres primeros crímenes. Le cuesta trabajo convencer a sus tres colaboradores, a su muy amigo y jefe, el comisario Le Guen, que contrasta con él por ser muy alto y grueso, a la pragmática jueza Deschamps, quien es la magistrada asignada a la investigación.  Su teoría es que ambos casos reproducen los crímenes de dos novelas paradigmáticas del género policial: los crímenes de Courbevoie son copiados de los crímenes narrados en la novela American Psycho del autor estadounidense Bret Easton Ellis, publicada en 1991 y el crimen de Tremblay es la escenificación del crimen de la novela The Black Dahlia, del también estadounidense James Ellroy, publicada en 1987. Para complicar la situación, aparece otro artículo de Buisson en “Le Matin” titulado “El crimen imita al arte”.

La policía de Glasgow en Escocia, informa que la misma huella fue encontrada en el asesinato de una joven. Y ya sin sorpresa se reconoce que  este crimen es  la reproducción del crimen de la novela Laidlaw del escritor escocés William McIlvanney.  Un cuarto crimen más sin resolver resulta ser la copia de Roseanna de los escritores suecos Sjöwall y Wahlöö.

Camille y su equipo, tarde, descubren que el asesino serial que recrea crímenes de novelas policíacas clásicas, es autor de una novela con un crimen aún más atroz y tienen la terrible certeza que también la quiere escenificar.

FichaPiere Lemaitre.  Irène. New York – London: MacLehose Press. Kindle Edition. 2014. 416 págs.

 

Pierre Lemaitre. Alex

 Alex

Alex es una extraordinaria novela policiaca. El suspenso de la trama ocasiona sorpresas inimaginables que acrecientan cada vez más el suspenso.  La transposición de la víctima en verdugo, de  verdugo en  víctima,  de víctima en verdugo y así hasta la resolución de una venganza muy bien planeada.

La protagonista es Alex, y no quiere morir, no en ese momento, al principio de la narración.  La han secuestrado y colocado en una especie jaula en la que apenas cabe, que está suspendida del techo de algún almacén abandonado y que su secuestrador sube y baja para sacar fotos de su deterioro y dejarle algo de comida para perros y agua; porque necesita que defeque y orine para que las ratas la olfateen.  Alex piensa en su hermano, en su madre y reconoce a su verdugo, es el padre de Pascal Trarieux. ¿Cuántos días puede alimentar su cuerpo a las ratas?

Camille ya tiene cincuenta años, ha estado hospitalizado primero en clínicas psiquiátricas y luego en casas de reposo, y aunque nunca superará la peor tragedia que le puede pasar a un ser humano, ha regresado a su trabajo en la Brigada Criminal. Era un milagro que siguiera vivo, nadie lo esperaba y ahora el Divisionnaire Le Guen le ordena que investigue un secuestro, otro secuestro piensa aterrorizado porque los secuestros son crímenes peculiares en los que a diferencia de los homicidios, la víctima no está presente, hay que imaginarla. Los secuestros requieren planeación. Además no sabían quién era la víctima, los testigos solo vieron a una mujer sometida con violencia e introducida en una camioneta. Nosotros sabemos que es Alex pero no sabremos todavía porqué y quién la secuestró.

La segunda parte del libro trata sobre el  verdugo y la víctima o las víctimas y el uso del ácido sulfúrico para rematar a las víctimas.

En la extraordinaria tercera parte, sobresalen tres puntos: los interrogatorios policiales a cargo de Camille, Louis y Armand; a través de ellos se van descubriendo las conexiones de los crímenes con historias pasadas y vilezas familiares; y al final de los interrogatorios, los lectores llegamos al mismo tiempo a la conclusión y al por qué.

 “Oh, the truth, the truth … Who’s to say what’s true and what isn’t, commandant? As far as we’re concerned , what’s important is not truth, it’s justice— right?” Camille smiles and gives him a nod.

 FichaPiere Lemaitre.  Alex: The Commandant Camille Verhoeven Trilogy. New York – London: MacLehose Press. Kindle Edition. 2013. 384 págs.

 

Pierre lemaitre. Rosy & John

Rosy & John

Rosy & John es una pequeña novela, escrita como folletín,  que narra lo sucedido durante tres días en que Francia estuvo amenazada con la explotación de seis obuses.  Porque el primer obús explotó el primer día de la narración, un 20 de mayo.

Ese maravilloso narrador que es más omnipresente gracias al talento de Pierre Lemaitre, relata lo que ve y piensa el hombre que se hará llamar Jean, pero que se llama John, cuando explota la bomba que colocó en la Rue Joseph-Melin.  28 heridos pero ningún muerto. Los peritos de explosivos identifican el dispositivo que provocó el estallido como un obús de 140 milímetros, de lo que se usaron en la Primera Guerra Mundial. Ese mismo día un joven se presenta en las oficinas de la Brigada Criminal, se identifica como el responsable de la bomba y dice que sólo hablará con el comandante Camille Verhoeven, porque lo ha visto en la televisión.  Mientras llega Camille “un metro cuarenta y cinco de cólera”, el siempre eficiente y muy propio Louis Mariani ya ha realizado investigaciones. El nombre del joven es John Garnier, tiene 27 años y “es el tipo de cliente que no llama la atención y al que nadie recuerda”. Vivía con su madre Rosie Garnier, de cuarenta y seis años, hasta que  ocho meses antes la habían encarcelado en la prisión preventiva de Fleury-Mérgois, acusada del asesinato de Carole, la novia de su hijo.

John le dice a Camille que no le gusta que lo llamen John sino Jean, que ha colocado otros seis obuses y programado para que explote uno cada día a partir del día siguiente. Que si desea saber su ubicación para desactivarlos, deben traer a su madre a las oficinas de la brigada, darles una nueva identidad, cuatro millones de euros y un traslado seguro a Australia.

Parece que no es un secreto que en Francia cada año salen a la superficie decenas de obuses que quedaron enterrados durante la Primera Guerra Mundial.  Y que es fácil hacerlas detonar, sólo hace falta un detonador y un interruptor, le dice John-Jean a Camille mostrándole las facturas del despertador digital con calendario que compró por 3.99 euros en internet. “Es la primera vez que ven a un asesino traer las facturas para demostrar que es el culpable”

Camille se pregunta ¿Es posible aterrorizar a una ciudad comprando despertadores en internet, relés en Leroy Merlin y recogiendo obuses en los arcenes? ¿Todo esto porque quiere mucho a su madre?

FichaLemaitre, Pierre. Rosy & John (Un caso del comandante Camille Verhoeven 3) España: Penguin Random House Grupo Editorial España. 160 págs. 2016. Kindle Edition.

 

Camille

Camille

Camille es la cuarta novela de la serie de Camille Verhœven, comandante de la brigada criminal en París. Se ha quedad solo con Louis pues Armand había muerto unos días, Le Guen esta por retirarse y tiene una mala relación con la nueva comisaria Michard.

Después de su tragedia Camille tiene esperanzas gracias a una relación con Anne, pero una mañana, un evento vuelve a desestabilizar toda su vida y sus reacciones le crean una fuerte oposición de sus superiores.

Todo parecía que fueron las coincidencias lo que hicieron que Anne Forestier acudiera esa mañana a la Galería Monier en el momento en que tres individuos asaltaban una joyería.  Uno de los asaltantes se ensaña golpeándola y disparándole. Los asaltantes huyen y Anne es ingresada en el hospital.  A pesar del violento ataque, no sufrió lesiones graves.  Camille contraviniendo todas las medidas policiacas, solicita le asignen el caso, no revela que tiene una relación con Anne, la visita en el hospital y la cuida.  Anne identifica a uno de los ladrones como Vicent Hafner, un pesonaje que meses atrás logró llevar a cabo varios asaltos un mismo día obteniendo un importante botín.  Camille y Louis revisan ese robo y encuentran muchos detalles semejantes.

Ante el temor a que el asaltante la encuentre y la mate, Camille la lleva al viejo estudio de su mamá, en las afueras de París, que ha remodelado. Ahí, Camille pasaba mucho tiempo dibujando, siempre de memoria, bocetos y retratos de cada arresto, de cada cuerpo, que ha investigado.

Hacia la tercera parte del libro tanto Camille como nosotros los lectores estamos confundidos y no sabemos quién es quién.  Pero Camille si bien no sabe qué pasó, va encontrando las preguntas que debe hacer.  Para él la clave es realizar las preguntas correctas. Buscar cómo se conectan los eventos. La solución está en un nombre, en alguien cercano a él como para conocer dónde está el estudio de su madre, alguien que lo culpa de algo, alguien que quiere venganza.

FichaPierre Lemaitre. Camille. New York, London: Mac Lehose Presss. 201. Traductor Frank Wynne. 2015. 288 págs. Kindle Edition.

 

Pierre Lemaitre. Vestido de novia

Vestido de novia

Sophie. La novela empieza cuando Leo, el niño que Sophie cuida, amanece asesinado y ella huye, está loca.  Recuerda su matrimonio, la muerte de su suegra, el accidente de su esposo Vincent Duguet que lo dejó paralítico y su suicidio. Pero recuerda más cuando su vida era perfecta. Otro asesinato, Veronique, la joven que la ayudó. La prensa pregunta ¿Dónde se ha metido Sophie Duguet?  Huye, planea minuciosamente todos sus actos, sabe que no puede estar en un mismo lugar mucho tiempo, planea una estrategia, una acta falsa, un marido, otra personalidad.

Frantz. Frantz lleva un diario. La primera entrada es del 3 de mayo de 2000.  Sabe todo sobre ella, su esposo, su padre, su trabajo, la vigila, la sigue en moto, enamora a su compañera de trabajo y empieza el más inimaginable acoso.  En internet consigue todo lo que necesita para llevar a cabo su plan, sólo es cuestión de paciencia y de dinero y Frantz tiene las dos cosas.

Dos capítulos más, “Frantz y Sophie” y “Sophie y Frantz”.  Y no voy a escribir de qué se tratan porque la novela está sustentada en el suspenso que la exageración casi increíble de los hechos, va provocando en el lector. Exageración y suspenso que hacen que a veces tengamos que dejar la novela y respirar.  Dicho con otras palabras, Lemaitre (y parece ser una tendencia del género actual en Francia) lleva la exageración hasta lo increíble pero dosificándola para que el elemento suspenso aumente en cada página que se lea. Increíble, tal vez, pero al fin ficción negra.

 FichaPierre Lemaitre. Vestido de novia. Madrid: Alfaguara. 2014. 252 págs.

 

Nos vemos allá arriba_150x230

 

Nos vemos allá arriba

Con sarcasmo, ironía y mucho humor negro, Nos vemos allá arriba empieza unos días antes de finalizar la llamada Gran Guerra, el 2 de noviembre de 1918, en la toma de la cota 113 dirigida por el muy ambicioso teniente Henri d’Aulnay-Pradelle.  Uno de sus soldado, Albert Maillard cae a un hoyo al que poco a poco irá cayendo tierra hasta cubrirlo, y una cabeza de caballo, pero no muere porque el soldado Édouard Péricourt, en una acto heroico lo ayuda a salir pero inmediatamente después es golpeado mortalmente por un trozo de metralla.  Édouard Péricourt tampoco muere ni ahí en el campo de batalla, ni luego en los hospitales por los que irá pasando, porque Albert Maillard se afana en protegerlo y cuidarlo. Porque Édouard había perdido toda la parte inferior de su cara en la cual sólo quedó un hueco en lo que era su boca, se había vuelto adicto a la morfina y cuando lo iban a dar de alta, obligó a Albert a intercambiar su nombre con el de algún otro soldado muerto.  Albert y Édouard con la personalidad de un tal Eugène Larivière llegan a París, se hospedan en un cuarto humilde, aparece una niña Louise, que anima a Édouard y con su talento para dibujar,  fabrican fantásticas máscaras para su cara deforme, mientras Albert se la tiene que ingeniar para mantener su cada vez más fuerte adicción a las drogas.

Cientos de miles de soldados franceses habían muerto en la guerra.  Había que encontrarlos, exhumarlos, identificarlos y tramitar sus papeles, transportarlos, colocarlos en ataúdes, volverlos a enterrar en cementerios nuevos o acondicionados, poner lápidas y finalmente, honrarlos con monumentos.  Una cadena de negocios extraordinariamente productiva para Henri d’Aulnay-Pradelle quien se ha casado con la muy rica Matilde Péricourt, la hermana de Édouard.   Y éste, desde su escondite y con su maravilloso talento para dibujar y gran ingenio inventa la empresa “Recuerdo patriótico” para levantar cientos de monumentos a los caídos a todo lo largo de Francia.

Al final del libro Lemaitre escribe que tomó cosas prestadas de diversos autores, pero que se “consideren esos préstamos como otros tantos homenajes”. Homenaje a la novela picaresca, a la histórica, a la novela romántica, o al género negro.  La historia de la novela es fantástica (en su acepción de maravillosa y de imaginativa) así como lo son todos sus personajes:  Albert, Édouard y Henri. Lo mismo Matilde, el padre Marcel Péricourt y la madre de Albert, la señora Maillard y los militares y funcionarios involucrados en la exhumación, transportación y sepultura de los cadáveres de los soldados franceses que combatieron en la Primera Guerra Mundial.

 

Ficha  Pierre Lemaitre. Nos vemos allá arriba. España: Ediciones Salamandra. 2014. 448 págs. Kindle Edition.

Recursos inhumanos

“…Me llamo Alain Delambre y tengo cincuenta y siete años . Soy un directivo en paro . Llevo cuatro años en paro . Antes era director de recursos humanos en una empresa de casi doscientos empleados….

Pierre Lemaitre terminó su novela Cadres noirs en 2009, fue publicada en francés en 2011 y en español en 2017 con el título Recursos inhumamos. En un “Antes”, un “Durante” y un “Después” Lemaitre retrata la desesperación de una persona que siempre se consideró buen empleado, buen esposo y buen padre, cuando pierde su empleo y con ello va perdiendo todo lo demás.  A la mejor las acciones desesperadas del protagonista son inverosímilmente exageradas, lo que no es exageración es la desesperación que puede provocar el desempleo.

En el “Antes” Alain Delambre empieza diciendo …Nunca he sido un hombre violento….” cuando es despedido injustamente de un “miniempleo” humillante.  Consigue una entrevista de trabajo muy “sui generis” y se obsesiona en prepararse para poder conseguir la vacante de asistente de recursos humanos en una gran empresa.  Investiga a la empresa, se entera que el puesto es para la persona que se encargará del despido de ochocientos veintitrés asalariados,  investiga también a los otros aspirantes “su vida , sus esperanzas , sus sueños , sus puntos fuertes , pero sobre todo sus debilidades, para poder encontrar la mejor manera de derribarlos”, refresca sus conocimientos de las teorías de “managment”, contrata una compañía de detectives privados y a un ex policía que lo instruya en técnicas de manipulación.  Cuando descubre que la entrevista “sui generis” es una farsa porque el puesto ya está dado, todas sus esperanzas se transforman.  En el “Durante”, la entrevista “sui generis” es narrada por el organizador que ha simulado una toma de rehenes para que los directivos de la empresa observen las reacciones de los candidatos, sorprendidos por un comando armado.  Pero la sorpresa va a ser para el organizador, los directivos y los otros candidatos.  En el “Después” Alain sufre las consecuencias.

 …Nicole es muy paciente. Me he vuelto un hombre triste. No siniestro, pero no tengo la alegría de vivir que esperaba, porque, sin Nicole, Nicole, lo cierto es que nada tiene verdaderamente sentido. Sin ella, nada tiene sentido. El otro día recordé algo que me había dicho Charles (él y sus sentencias…): «Si quieres matar a un hombre, empieza por darle lo que más espera. En la mayoría de los casos, con eso basta».

Pierre Lemaitre. Recursos inhumanos. España: Alfaguara. 2017. 424 págs. Kindle Edition.

Autor Pierre Lamaitre. Francia. 1951.

 

Back to top